Tarta de naranja y almendra {Recuperándome de todo un poco}

¡Buenos días, gente! ¿Qué tal se presenta la semana?

Aquí sigue nevando, con algún parón entremedias, pero ha caído tanta nieve que ya puede no caer ni un triste copo más en lo que queda de invierno. ¡Estamos más que servidos!

Yo he tenido un fin de semana de comer y comer…. Con invitados a cenar en casa viernes y domingo, bufé típico sueco navideño el sábado en un restaurante bien chulo (¡con amigos y sin niños!) y el horno encendido a todas horas. Desde luego, ha sido un fin de semana muy casero y de lo más gastronómico, menos mal que no todos son así ;-) Ahora a ver qué hago con el exceso de bollos y dulces que tengo en casa y de los que debería mantenerme alejada… ¿alguien que quiera venir a tomar un café?

La tarta que hoy es traigo hoy es una de las más ricas que he comido últimamente. Me enamoró con su colorido nada más verla en las páginas de un libro del que ya he hablado mil veces  y que no voy a mencionar nuevamente, y me enamoró aún más e irremediablemente después de haberla probado. Es sencillamente sensacional y con un aroma y sabor a naranja, vainilla y almendra que es difícil quedar indiferente. Ahora que estamos en plena temporada de cítricos, no tenéis excusa para no prepararla. Además de bonita y sabrosa, es fácil de hacer. ¿Necesitáis más argumentos para no correr a la cocina y hacerla ya?

Acompañamos la tarta con nata montada, y aunque no necesita de ningún acompañamiento, el de la nata le sienta de lujo y no puedo dejar de recomendarlo. Imagino que con una crema de mascarpone debería quedar igual de bien y ya que estamos, con un buen helado de vainilla haría las delicias de más de uno.

Guardar & Imprimir Receta

Hoy estoy en casa con Hugo y Maia, que están un poco enfermos. Hemos estado pintando con acuarela y para la tarde toca sesión de manualidades. Para no aburrirme (en caso de que eso fuese posible), estoy escribiendo esta entrada y a la vez haciendo un pan con masa madre que me tiene algo intrigada. A ver qué tal me sale. Toma casi todo el día hacerlo, y no veré el resultado hasta dentro de unas horas. Por ahora no sabría decir si voy por buen camino. Ya os contaré.

Bueno, los peques me reclaman. Os dejo con un trocito de esta tarta y una tacita de la bebida que más os apetezca. Espero os animéis a prepararla. ¡Triunfaréis!

Que tengáis una estupenda semana. ¡Hasta pronto!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.325 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: