Ensalada templada de col de bruselas, manzana y nueces caramelizadas {Oda a la manzana, la fruta más versátil}

¡Qué sería de mí sin las manzanas! Desde mi punto de vista, es la fruta más versátil y a la que más saco partido en la cocina. Se presta para todo: para comerla al natural, en postres, pasteles, ensaladas y guisos. La de cosas que podemos hacer con una simple manzana, ¿no pensáis lo mismo?

Estas manzanas son además especiales, fueron recogidas del manzano que plantó mi suegro hace años en el pueblo, que en paz descanse, y que este año ha dado unas manzanas enormes. Esta rica ensalada fue de las primeras cosas que me vino a la cabeza, pero seguiré buscando recetas nuevas para darle salida a las manzanas del abuelo Aureliano.
DSC_0019

La de hoy es una receta muy sencilla, rápida de hacer y con un toque diferente. En casa preparamos coles de bruselas  muy a menudo, pues es una verdura con muchísimas propiedades y que además, nos gusta mucho. Me gustan hervidas, con un poco de aceite, sal y vinagre, o limón. O también rehogadas, con un poco de ajo y a veces, bacon. Sé que tienen mala fama y no todos comparten mi opinión, pero yo os animo a darles una oportunidad, sobre todo si preparáis con ellas algo distinto, como es el caso de esta ensalada.

DSC_0006

La receta de hoy es ideal para esta época del año, ahora que los días se han vuelto más fríos y lluviosos. Es una ensalada ligera, por lo que también podría servir de guarnición. Se me ocurre que con bacon crujiente no quedaría nada mal, como tampoco con poco de queso azul troceado por encima. Probaré esta segunda versión la próxima vez :)

Tened cuidado a la hora de caramelizar las nueces. Reconozco que a mí se me quemaron un poco, de ahí el  color tan oscuro que tienen. Se tuestan enseguida, así que hay que estar muy atentos para que no os pase como a mí. Según la receta, hay que tener las nueces un par de minutos, pero yo creo que con menos tiempo ya vale.  En cualquier caso y a pesar de las nueces algo quemadas, la ensalada quedó muy sabrosa, lo prometo.

 

Imprimir Receta

DSC_0024

Por lo demás, la vida sigue su curso y al menos en mi caso, con una actividad frenética. Estoy muy ilusionada con el nuevo proyecto que tengo entre manos. En unos días os lo presento, pero como adelanto, os puedo decir que no tiene nada que ver con la cocina (¿qué será, qué será?).

Mientras tanto, os deseo una feliz semana. Espero volver por aquí con nueva receta más pronto que tarde. Sed felices :)

Pizza de patatas {Pequeños placeres de primavera}

Las mañanas ya van siendo otra cosa. El sol se cuela por las ventanas de la casa, atravesando las cortinas y dibujando en el tejido formas etéreas y caprichosas. Ya no tengo que tomarme mi primer café en la oscuridad de un tímido amanecer. Ahora me siento junto a la ventana, busco los rayos del sol y me dejo mimar con su calor, aún placentero a comienzos de primavera. Recibir la mañana en el salón, ahora bañado de luz, es la mejor terapia para comenzar bien el día.

Hace un par de semanas inauguramos en casa la temporada de terraza. Hicimos la primera visita al vivero, que no la última, donde compramos algunas plantas y unas cuantas hierbas aromáticas. Volver a hacer algo de vida en el exterior nos llena de entusiasmo, sobre todo después de haber pasado los últimos tres años en Suecia, donde comer fuera en el balcón era todo un acontecimiento. Poder sentarnos fuera a desayunar o a tomar el aperitivo me parece un verdadero lujo del que no pienso renunciar por nada del mundo….aunque algunas veces haya tenido que echarme una manta por encima.

Y para estar en sintonía con la primavera, os traigo una pizza de patatas deliciosa, ideal para esas cenitas de picoteo al aire libre, ahora que comienza el buen tiempo. Vi esta receta en el maravilloso blog de Juana, La Cocina de Babel, y nada más verla, me enamoré de esta pizza di patate alla pugliese. La he hecho muchas veces, siempre igual y con muchísimo éxito. La masa, hecha a base de harina y puré de patatas, queda crujiente y muy sabrosa. Para mí fue todo un descubrimiento y os recomiendo probarla.

La próxima vez tal vez cambie un poco los ingredientes… pero es que me gusta tanto así, que me va a costar un poco, lo reconozco.

Querida Juana, ¡mil gracias por la receta! Gracias a ti, este plato se ha convertido en una de nuestras cenas favoritas, por lo rica que queda y lo fácil y rápida que es de preparar. Ya veis, son todo ventajas ;-)

 

 {Guardar & Imprimir Receta}

 

Después de varios años, volvemos a tener en la terraza un arbusto de camelias. Espero podamos cuidarlo bien y que las flores se sientan a gusto en nuestra casa.

Disfrutad del día y de lo que queda de semana. Rodearos de flores, salid a la calle o al campo y dejaos llevar por la espontaneidad del momento. La primavera es un maravilloso regalo y en lo que a mí respecta, quiero estar muy presente para disfrutarla con mis cinco sentidos y emocionarme con su efímera belleza y sin perder la cabeza, que ya sabemos que la primavera, la sangre altera :))))

Sed muy felices y os mando a todos un cálido y primaveral abrazo.

 

Una tarta de boletus y otra de ciruelas {por lo feliz que soy de estar aquí}

El otoño es una época magnífica para estar en Madrid. Me gusta el tiempo que hace, la luz que inunda las calles, el cielo azul celeste que rara vez se encapota y el frío intenso de sus mañanas….En Madrid ver llover me produce una inmensa alegría, aunque ya sé que no todos la comparten…Pero a mí me gusta y llueva o no, me siento feliz de estar aquí.

Y es que en esta época del año no puedo no acordarme de Suecia y de sus otoños nórdicos. Por mucho que me guste esta época del año y la espléndida paleta de colores que la caracteriza, recuerdo haber vivido aquellos otoños con cierta ansiedad y la ligera aunque insistente sensación de que lo peor aún está por llegar, en forma de más frío, oscuridad y ventiscas de nieve.  Aquí me he liberado de esos presentimientos, lo cual me permite disfrutar del frío con gusto y sin sobresaltos. Sé que ni el otoño ni el invierno madrileños van a resultar tan severos y que ninguna tormenta de nieve va a quitarme las ganas de salir a la calle.

Y para celebrar el otoño os traigo dos tartas que espero os gusten. La primera, es una tarta de patatas y setas, adaptada del libro La Tartine Gourmande. La he hecho varias veces y siempre con mucha aceptación por parte de los comensales. Para prepararla en esta ocasión he utilizado boletus, pero la podéis hacer de cualquier otro tipo de setas o usar una mezcla de las variedades que más os gusten. En cuanto al queso,  la he hecho tanto con queso de cabra como con queso azul, y en ambos casos queda el resultado es excelente. Es una tarta ideal para las cenas de fin de semana, os la recomiendo, y mucho.

Y para el postre os traigo una deliciosa tarta de ciruelas. Me encantan las tartas y postres con ciruela, casi tanto como las de manzana. Esta tarta la publicó hace poco Deb Perelman en su blog Smitten Kitchen  y en cuanto la vi la anoté en mi lista de pendientes. Es una tarta sencilla, rápida de preparar y puede que a simple vista no parezca gran cosa… Sin embargo, desde el primer bocado descubrimos una textura diferente, jugosa y crujiente a la vez, y un sabor entre dulce y ácido, tan característico de los postres con ciruela… En pocas palabras, es una delicia de tarta, que se prepara sin complicaciones y que tenéis que probar sin lugar a dudas.

La tarta gana con horas de reposo, por lo que el día después está más rica y jugosa. Doy fe. Aunque os aseguro que el mismo día también está riquísima.

{Descárgate la receta en pdf}

{Descárgate la receta en pdf}

Bueno, es todo por hoy. Espero os hayan gustado las dos propuestas. Ya me contaréis qué os han parecido.

Os deseo un feliz martes y una estupenda semana. Disfrutad del otoño (o la primavera,si es lo que toca) y sed muy felices.

Ensalada siciliana de berenjenas y dip de judías cannellini {Al fresco todo sabe mejor}

Buenos días, chic@s. ¡Cuánto tiempo sin pasarme por aquí! Tenía pensado publicar algo la semana pasada, pero al estar en casa con H&M se me hizo imposible. Aunque no hicimos nada del otro mundo juntos, sí quería dedicarles prácticamente todo mi tiempo y disfrutar de estas semanas sin agobios ni obligaciones. Ahora han vuelto a la guardería de verano, y yo vuelvo a tener algo más de tiempo para dedicárselo al blog ;-) Así que aquí me tenéis nuevamente.

Es verano, y por lo tanto tocan platos ligeros, que requieran poca preparación y que sean propicios para llevar de picnic o a la playa. Sentarse en la hierba y cobijarse bajo la sombra de un árbol, mientras disfrutamos de un delicioso bocado, es uno de los grandes placeres de esta época del año. En un entorno así cualquier cosa que probemos tiene la mística particularidad de saber mejor que en casa, no sé si es por el aire fresco que afina los sentidos, o por la brisa que llega del agua o  el canto de los pajaritos que amenizan nuestro modesto banquete al aire libre.

Y lo mejor, es poder tirarme en la hierba una vez finalizada la comida, mientras observo el cielo, a veces teñido de inoportunas nubes, o caliento mis pies bajo el caprichoso sol escandinavo o inhalo el aroma del verano, a tierra y hierba fresca, con cada soplo de aire que por momentos llega. Y si a eso le añado la posibilidad de sacar un libro y perderme en sus páginas sin estar pendiente del reloj, la gloria está servida. En momentos así soy feliz….Ay, ¡si esos momentos duraran para siempre!

Esta ensalada de berenjenas que os traigo hoy es maravillosa. La he preparado dos días seguidos, fue mi cena una noche y también la comida el día después. Os animo a prepararla y disfrutarla donde más os parezca: en el salón de casa, en la terraza, el patio, la playa o el campo. Da igual, os gustará irremediablemente :)

En cuanto al dip de judías cannellini, me parece una opción deliciosa para los aperitivos veraniegos. Fácil de preparar, y con ingredientes de despensa, es una receta a tener en cuenta. Yo no la había hecho nunca y desde luego repetiré. Soy muy amante del hummus (de hecho, nos queda buenísimo, así que os debo la receta), aunque para variar, ésta es una alternativa estupenda y con un toque totalmente diferente. Os la recomiendo :)

{Guardar & Imprimir Receta}

Espero os hayan gustado las propuestas de hoy. Os debo fotos de Córcega y Cerdeña, que aún no me he puesto a editar. Tras dos semanas de viaje, son más de 1600 fotos, una cifra que me intimida un poco, lo reconozco. Sé que cuando me ponga, no podré parar de editar y editar…..

Pero bueno, todo llegará, en su debido momento. Mientras tanto, os dejo con estas dos recetas veraniegas que espero preparéis en casa durante estos meses….o durante todo el año ;-)

Nos vemos pronto. ¡Sed felices!

Crema de feta y limón & Crema de alcachofas {para estrenar el fin de semana}

Finalmente, es viernes :) Uno de los días más esperados de la semana. Las tardes del viernes son únicas, y como tal, hay que disfrutarlas. Como casi siempre estamos en casa (¡qué lejos quedan aquellos tiempos pre-papás en los que salir a cenar en pareja no era el acontecimiento del mes!), recibimos los viernes con una rica cena. Éstas suelen ser ligeras, aunque con un toque diferente para darle cierto aire de celebración. Son los días ideales para estrenar una tarta o quiche, o una ensalada más original. Nunca falta el pan fresco y cómo no, una buena copa de vino ;-)

Pues pensando en esas cenas de viernes, y por qué no, en los aperitivos del fin de semana, os traigo dos recetas súper fáciles pero muy ricas y resultonas. Son dos cremas para untar ese rico pan: una de feta y limón, y la otra de alcachofas. Estoy segura de que os sacarán de un apuro en más de una ocasión, pues se trata de ingredientes que muy a menudo tenemos a mano, ya sea en la nevera como en la despensa.

Al ser una gran amante del pan, adoro este tipo de cremas para untar. Son tan versátiles y agradecidas. La de feta es absolutamente deliciosa y es que a mí el queso feta me vuelve loca. Lo utilizo muchísimo y es un ingrediente imprescindible en mi cocina. La receta de esta crema salió publicada en la revista Sweet Paul de hace un par de años y por lo visto, se ha convertido en todo un clásico. Totalmente comprensible :)

En cuanto a la otra crema, ésta ha sido todo un descubrimiento. La vi hace meses en el estupendo blog de Ivana Rosario y me llamó la atención por su sencillez y porque nunca había hecho una crema de alcachofas. Ahora que la he preparado un par de veces ya, os digo que está riquísima y que ha pasado a formar parte del repertorio de cremas de esta casa. Me ha gustado mucho, Ivana, así que ¡mil gracias por la receta!

Ambas cremas se hacen en cinco minutos, así que hoy os lo he puesto muy fácil, ¿verdad? Nada de horno, ni tiempos de levado, ni de ingredientes exóticos. Hoy en día el queso feta se puede encontrar en cualquier supermercado de barrio y por otro lado, ¿quién no tiene una lata de alcachofas en su despensa? Espero las preparéis un día de estos.

{Guardar & Imprimir Receta}

{In English}

Today I’d like to share with you two of my favorite dips. Both are quick and easy to make, absolutely delicious and so Mediterranean! Now that spring has come to Scandinavia and we linger outside more a more, enjoying the shy Swedish sun, it’s nice to cook this type of food, so simple and unprententious. A luscious salad, a couple of dips, a fresh crusty bread and a some good wine. I don’t need more to be happy! Well, maybe a pleasant company and a nice conversation :)

The feta and lemon dip comes from Sweet Paul, while the other one, from Ivana’s blog, My little things.

{Save & Print the Recipe}

Feliz fin de semana. Espero lo disfrutéis a tope y como más os guste :)

Wish you all a lovely weekend, enjoy it and be happy :)

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.359 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: