Pizza de patatas {Pequeños placeres de primavera}

Las mañanas ya van siendo otra cosa. El sol se cuela por las ventanas de la casa, atravesando las cortinas y dibujando en el tejido formas etéreas y caprichosas. Ya no tengo que tomarme mi primer café en la oscuridad de un tímido amanecer. Ahora me siento junto a la ventana, busco los rayos del sol y me dejo mimar con su calor, aún placentero a comienzos de primavera. Recibir la mañana en el salón, ahora bañado de luz, es la mejor terapia para comenzar bien el día.

Hace un par de semanas inauguramos en casa la temporada de terraza. Hicimos la primera visita al vivero, que no la última, donde compramos algunas plantas y unas cuantas hierbas aromáticas. Volver a hacer algo de vida en el exterior nos llena de entusiasmo, sobre todo después de haber pasado los últimos tres años en Suecia, donde comer fuera en el balcón era todo un acontecimiento. Poder sentarnos fuera a desayunar o a tomar el aperitivo me parece un verdadero lujo del que no pienso renunciar por nada del mundo….aunque algunas veces haya tenido que echarme una manta por encima.

Y para estar en sintonía con la primavera, os traigo una pizza de patatas deliciosa, ideal para esas cenitas de picoteo al aire libre, ahora que comienza el buen tiempo. Vi esta receta en el maravilloso blog de Juana, La Cocina de Babel, y nada más verla, me enamoré de esta pizza di patate alla pugliese. La he hecho muchas veces, siempre igual y con muchísimo éxito. La masa, hecha a base de harina y puré de patatas, queda crujiente y muy sabrosa. Para mí fue todo un descubrimiento y os recomiendo probarla.

La próxima vez tal vez cambie un poco los ingredientes… pero es que me gusta tanto así, que me va a costar un poco, lo reconozco.

Querida Juana, ¡mil gracias por la receta! Gracias a ti, este plato se ha convertido en una de nuestras cenas favoritas, por lo rica que queda y lo fácil y rápida que es de preparar. Ya veis, son todo ventajas ;-)

 

 {Guardar & Imprimir Receta}

 

Después de varios años, volvemos a tener en la terraza un arbusto de camelias. Espero podamos cuidarlo bien y que las flores se sientan a gusto en nuestra casa.

Disfrutad del día y de lo que queda de semana. Rodearos de flores, salid a la calle o al campo y dejaos llevar por la espontaneidad del momento. La primavera es un maravilloso regalo y en lo que a mí respecta, quiero estar muy presente para disfrutarla con mis cinco sentidos y emocionarme con su efímera belleza y sin perder la cabeza, que ya sabemos que la primavera, la sangre altera :))))

Sed muy felices y os mando a todos un cálido y primaveral abrazo.

 

Ensalada siciliana de berenjenas y dip de judías cannellini {Al fresco todo sabe mejor}

Buenos días, chic@s. ¡Cuánto tiempo sin pasarme por aquí! Tenía pensado publicar algo la semana pasada, pero al estar en casa con H&M se me hizo imposible. Aunque no hicimos nada del otro mundo juntos, sí quería dedicarles prácticamente todo mi tiempo y disfrutar de estas semanas sin agobios ni obligaciones. Ahora han vuelto a la guardería de verano, y yo vuelvo a tener algo más de tiempo para dedicárselo al blog ;-) Así que aquí me tenéis nuevamente.

Es verano, y por lo tanto tocan platos ligeros, que requieran poca preparación y que sean propicios para llevar de picnic o a la playa. Sentarse en la hierba y cobijarse bajo la sombra de un árbol, mientras disfrutamos de un delicioso bocado, es uno de los grandes placeres de esta época del año. En un entorno así cualquier cosa que probemos tiene la mística particularidad de saber mejor que en casa, no sé si es por el aire fresco que afina los sentidos, o por la brisa que llega del agua o  el canto de los pajaritos que amenizan nuestro modesto banquete al aire libre.

Y lo mejor, es poder tirarme en la hierba una vez finalizada la comida, mientras observo el cielo, a veces teñido de inoportunas nubes, o caliento mis pies bajo el caprichoso sol escandinavo o inhalo el aroma del verano, a tierra y hierba fresca, con cada soplo de aire que por momentos llega. Y si a eso le añado la posibilidad de sacar un libro y perderme en sus páginas sin estar pendiente del reloj, la gloria está servida. En momentos así soy feliz….Ay, ¡si esos momentos duraran para siempre!

Esta ensalada de berenjenas que os traigo hoy es maravillosa. La he preparado dos días seguidos, fue mi cena una noche y también la comida el día después. Os animo a prepararla y disfrutarla donde más os parezca: en el salón de casa, en la terraza, el patio, la playa o el campo. Da igual, os gustará irremediablemente :)

En cuanto al dip de judías cannellini, me parece una opción deliciosa para los aperitivos veraniegos. Fácil de preparar, y con ingredientes de despensa, es una receta a tener en cuenta. Yo no la había hecho nunca y desde luego repetiré. Soy muy amante del hummus (de hecho, nos queda buenísimo, así que os debo la receta), aunque para variar, ésta es una alternativa estupenda y con un toque totalmente diferente. Os la recomiendo :)

{Guardar & Imprimir Receta}

Espero os hayan gustado las propuestas de hoy. Os debo fotos de Córcega y Cerdeña, que aún no me he puesto a editar. Tras dos semanas de viaje, son más de 1600 fotos, una cifra que me intimida un poco, lo reconozco. Sé que cuando me ponga, no podré parar de editar y editar…..

Pero bueno, todo llegará, en su debido momento. Mientras tanto, os dejo con estas dos recetas veraniegas que espero preparéis en casa durante estos meses….o durante todo el año ;-)

Nos vemos pronto. ¡Sed felices!

Torta di mele {Último verano sueco}

Éste va a ser un verano especial. Con él finaliza una gran etapa para nuestra familia, y no puedo evitar sentir cierta pena y zozobra por todo aquello que dejaremos atrás y todo lo nuevo, y no sólo, que nos espera…. A finales de verano termina nuestra aventura sueca. Volvemos a Madrid, donde nos espera nuestra casa, la otra parte de la familia y la vida que dejamos hace ya casi tres años cuando vinimos a Estocolmo. Claro, aquella vida no podrá ser exactamente la misma, pues las cosas, la gente, la vida en general, cambia. Y nosotros a la par con ella, a Dios gracias.

No habrán más noches blancas, ni celebraciones de Midsommar en el campo. No más recogidas de flores silvestres para hacer una corona y lucirla orgullosa, ni picnics en la hierba,  ni bailes, ni canciones alrededor del poste cubierto de flores….. Este Midsommar fue el último y a saber cuándo podrá ser el próximo.

Desde luego, no todo es tan negativo. Volvemos porque queremos, ha sido nuestra la elección y a pesar de todo, la ilusión por el futuro es mayor que cualquier duda que podamos tener. A la vuelta vendrán otras rutinas y rituales, otra realidad a la que amoldarse nuevamente poco a poco.

Aquí me tenéis, con los ojos achinados a más no poder por culpa del sol y la corona que le robé a mi hija durante unos minutos para hacerme un par de fotos. No había llevado una corona desde mi tierna infancia, así que no puedo negar que lucir ésta, que además fue hecha por mi mami, me hizo muchísima ilusión. Aunque en honor a la verdad, a Maia le queda mejor :)

Ya sabéis que adoro las tartas de manzana. Pruebo casi todas las recetas que encuentro, me encantan y las preparo todo el año, sea verano o invierno. Tengo guardada esta receta desde hace meses, cuando aún estábamos a mediados de primavera y había tulipanes en el mercado. No quería dejar de publicarla, así que aquí la tenéis, una torta di mele, o tarta de manzana a la italiana ;-) Deliciosa, aunque sencilla y sin grandes misterios en su preparación. Una buena opción a tener en cuenta.

Guardar & Imprimir Receta

Save & Print the Recipe

Como os podéis imaginar, voy a tener un verano complicado. Preparar una mudanza no es cualquier cosa, y ciertamente, no de las más agradables. Luego vendrán los cambios, el período de adaptación, los nervios y las dudas de si habremos hecho bien… Ahora mismo sólo espero sobrevivir y no morir en el intento. Poco a poco las cosas irán encajando. Ya os iré contando :) Durante julio, agosto y septiembre no podré dedicarle mucho tiempo al blog, aunque espero poder publicar al menos una vez por semana.

Nos vemos en unos días. Que tengáis un feliz fin de semana y disfrutad mucho del verano :)

Risotto de espárragos {Haciendo las maletas}

{Scroll  down for recipe in English}

Adoro el arroz. Blanco, rojo, salvaje, integral…para mí es la guarnición ideal, la más rápida y fácil de preparar. Y cómo plato único, soy una apasionada del risotto, la paella, el arroz negro…en fin, que mi idilio con el arroz es fuerte, sincero y para toda la vida :)

En cuanto a esa maravilla italiana que es el risotto, ¡qué os voy a contar! Las comidas del fin de semana tienen más encanto siempre que pongo la cazuela con un humeante y oloroso risotto sobre la mesa. Casi siempre, en versión vegetariana, aunque tengo pendiente preparar uno con salchichas frescas italianas que no debe estar nada mal. Lo bueno del arroz es eso, que lo puedes hacer de mil maneras y siempre quedar contenta :)))

Hoy os traigo una receta de risotto muy primaveral, con espárragos y puerro. Es sencilla de preparar, no tiene misterio alguno y estoy segura de que os gustará. Cuestiones básicas a tener en cuenta: utilizar un caldo de la mejor calidad, a ser posible, casero, un buen arroz para risotto, añadir el caldo caliente, para que el grano de arroz se cueza de forma uniforme, y hacerlo de forma gradual y sin dejar de revolver, para obtener una textura más cremosa.

No es nada difícil, sólo necesitamos dedicarle algo de tiempo, una media hora para velar el arroz, revolverlo y mimarlo un poquito. Creo que es un plato que se tiene que hacer con cariño y buena disposición. Cariño a los buenos productos de la tierra y a las personas que van a compartir con nosotros la mesa y disfrutar del resultado. Si no estamos de humor o hay falta de tiempo, mejor optar por otra cosa. Al menos es cómo yo lo veo :)

{Guardar & Imprimir Receta}

This asparagus risotto is delicious, simple to make and tastes spring. For the last two weeks I have made it twice. As much as I love the mushroom version during the colder months, this option is perfect when the weather is warmer and days get longer….. Hope you like it :)

{Save & Print the Recipe}

Son las 7 de la mañana, me acabo de tomar mi primer café, y después de publicar esta entrada habrá que ponerse las pilas. Dentro de unas horas nos vamos a Amsterdam y aún no hemos hecho las maletas. Son sólo tres días, así que tampoco hay que llevar demasiadas cosas, pero aún así, alguien tendrá que empacar…Me temo que H&M no lo van a hacer :-)

Ya os contaré qué tal nos va. Estuve en Amsterdam hace muchos años, así que tengo muchísimas ganas de reencontrarme con esta encantadora ciudad, sus canales y tulipanes.

Buen fin de semana a todos!

Migliaccio Napoletano {Con los brazos bien abiertos}

Muy buenas,

¿Qué tal todo? Espero que bien :-)

Éste es el primer post de marzo, así por eso hoy vengo en clave primaveral. A pesar de la nieve que aún queda por ahí, espero que la primavera no tarde mucho en llegar. Ayer vi los primeros brotes y sentí una enorme alegría. A estas alturas del año, y más por estas latitudes nórdicas, cualquier signo de vuelta a la vida es recibido con los brazos bien abiertos y una amplia sonrisa. Aunque en nuestro fuero interno sepamos que pasado mañana puede volver a nevar y que de la noche a la mañana esos incipientes brotes se vean cubiertos de un grueso y gélido manto blanco sin que apenas se vean.

La tarta de queso que os propongo hoy es de origen napolitano y se prepara en Semana Santa. Así que si estáis buscando una receta alternativa a las torrijas (que a mí, por cierto, me vuelven loca), ya tenéis algo nuevo para probar. Tiene un nombre un tanto enrevesado (o al menos a mí me lo parece) y que no logro memorizar por mucho que lo intente… Sé que empieza por “m”, pero es imposible acordarme del resto, ja ja… Bueno, resumiendo, hoy traigo Migliaccio Napoletano, una tarta de sémola y queso ricotta que sabe a pura gloria. Está riquísima, tanto que según mi madre, es de las mejores tartas que he preparado nunca y según otros miembros de la familia, de lo mejor que he hecho últimamente….que no ha sido poco, por cierto ;-)

Es una tarta de aspecto más bien modesto, no es nada despampanante. Sin embargo, no os dejéis engañar por las apariencias. Detrás de esa aparente sencillez, se esconde un intenso sabor a leche, queso, vainilla y limón…Además, la sémola la da un sabor característico, por lo que se diferencia bastante de las tartas de queso más tradicionales o conocidas.

Resumiendo, es una tarta deliciosa y disfruté una barbaridad de cada bocado. Delicada e intensa, es todo un lujo para el paladar. ¡Y es que estos italianos sí que saben, ja ja!

{Guardar & Imprimir Receta}

En otro orden de cosas, le he vuelto a hacer algunos cambios a la cabecera y al logo de Delicious Stories. He seguido trabajando con la imagen de la amapola y aquí está el resultado:

No sé si será el logo definitivo. De momento, me gusta más que el anterior. Como cualquier trabajo creativo, forma parte de un proceso que no siempre sabemos adónde nos puede llevar. Mientras tanto, yo hago lo que puedo e intento aprender y disfrutar por el camino.

¡Hasta pronto! Sed felices :)

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.325 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: