Salade Niçoise {Fin del Capítulo Sueco}

Queridos amigos,

No sé cómo comenzar esta entrada…. Temo haber perdido soltura y facilidad de palabra tras estos casi dos meses de silencio. No sé bien qué decir ni por dónde tirar,  ya que estas últimas semanas han tenido un ritmo bastante vertiginoso.

Suecia ya forma parte del pasado y el día que dejamos para siempre nuestro piso, vacío y un poco huérfano, pusimos un punto y final al capítulo sueco de nuestras vidas. No sin pena, para qué negarlo, aunque también con mucha ilusión por el futuro que nos espera por estas tierras.

Madrid nos ha recibido con los brazos abiertos y el cariño de siempre. Adoro esta ciudad y aquí me siento como en casa. Al volver, he tenido una sensación rara de la cual aún no he podido desprenderme: por un lado, hemos vuelto a nuestra vida de antes, aunque  por otro, ya nada es como hace tres años. No es que sea mejor o peor, es más bien distinto. Yo también he cambiado, así que no es de extrañar que ahora vea muchas cosas con otros ojos.

Toda la familia está en período de adaptación. Yo me he reincorporado a mi antiguo trabajo; los niños comenzaron a ir al colegio. Además, el ritmo de vida que llevamos aquí no puede ser más distinto al que teníamos en Suecia. Son muchos cambios para todos, así que por ahora, sólo espero salir a flote y dejarme llevar. Ya veremos adonde me lleva esta nueva corriente ;-)

De momento quería celebrar la vuelta con una sabrosa salade niçoise. En Madrid todavía tenemos bastante calor, así que las ensaladas están a la orden del día.

Llevo haciendo esta ensalada desde hace años y no hay verano que no la prepare. Espero os guste y que os animéis a prepararla. Sabrosa, sencilla y nutritiva. ¿Qué más se puede pedir?

Guardar & Imprimir Receta

{In English}

{Save & Print the Recipe}

Estoy feliz de estar de vuelta. De vuelta en Madrid, en mi barrio, en mi blog…. Os he echado muchísimo de menos, a pesar de lo liada que he estado últimamente. Muchas gracias por vuestros emails. Aún no he podido responder, pero prometo hacerlo en breve y de forma personalizada. Dadme un poquito de tiempo y tened paciencia, por favor, que aún estoy intentando ubicarme y encontrar mi lugar.

¡Hasta pronto y feliz semana!

Ensalada siciliana de berenjenas y dip de judías cannellini {Al fresco todo sabe mejor}

Buenos días, chic@s. ¡Cuánto tiempo sin pasarme por aquí! Tenía pensado publicar algo la semana pasada, pero al estar en casa con H&M se me hizo imposible. Aunque no hicimos nada del otro mundo juntos, sí quería dedicarles prácticamente todo mi tiempo y disfrutar de estas semanas sin agobios ni obligaciones. Ahora han vuelto a la guardería de verano, y yo vuelvo a tener algo más de tiempo para dedicárselo al blog ;-) Así que aquí me tenéis nuevamente.

Es verano, y por lo tanto tocan platos ligeros, que requieran poca preparación y que sean propicios para llevar de picnic o a la playa. Sentarse en la hierba y cobijarse bajo la sombra de un árbol, mientras disfrutamos de un delicioso bocado, es uno de los grandes placeres de esta época del año. En un entorno así cualquier cosa que probemos tiene la mística particularidad de saber mejor que en casa, no sé si es por el aire fresco que afina los sentidos, o por la brisa que llega del agua o  el canto de los pajaritos que amenizan nuestro modesto banquete al aire libre.

Y lo mejor, es poder tirarme en la hierba una vez finalizada la comida, mientras observo el cielo, a veces teñido de inoportunas nubes, o caliento mis pies bajo el caprichoso sol escandinavo o inhalo el aroma del verano, a tierra y hierba fresca, con cada soplo de aire que por momentos llega. Y si a eso le añado la posibilidad de sacar un libro y perderme en sus páginas sin estar pendiente del reloj, la gloria está servida. En momentos así soy feliz….Ay, ¡si esos momentos duraran para siempre!

Esta ensalada de berenjenas que os traigo hoy es maravillosa. La he preparado dos días seguidos, fue mi cena una noche y también la comida el día después. Os animo a prepararla y disfrutarla donde más os parezca: en el salón de casa, en la terraza, el patio, la playa o el campo. Da igual, os gustará irremediablemente :)

En cuanto al dip de judías cannellini, me parece una opción deliciosa para los aperitivos veraniegos. Fácil de preparar, y con ingredientes de despensa, es una receta a tener en cuenta. Yo no la había hecho nunca y desde luego repetiré. Soy muy amante del hummus (de hecho, nos queda buenísimo, así que os debo la receta), aunque para variar, ésta es una alternativa estupenda y con un toque totalmente diferente. Os la recomiendo :)

{Guardar & Imprimir Receta}

Espero os hayan gustado las propuestas de hoy. Os debo fotos de Córcega y Cerdeña, que aún no me he puesto a editar. Tras dos semanas de viaje, son más de 1600 fotos, una cifra que me intimida un poco, lo reconozco. Sé que cuando me ponga, no podré parar de editar y editar…..

Pero bueno, todo llegará, en su debido momento. Mientras tanto, os dejo con estas dos recetas veraniegas que espero preparéis en casa durante estos meses….o durante todo el año ;-)

Nos vemos pronto. ¡Sed felices!

Ensalada de quinoa, boniato y pecanas caramelizadas & brownies a los tres chocolates {La primavera en casa}

Buenos días, chic@s:

¿Qué tal? ¿Cómo estáis?

Yo bien, corriendo todo el día y con la sensación de no llegar a nada…. o a mucho menos de lo que me gustaría. Seguimos con mucho frío y según los pronósticos, seguiremos así hasta finales de mes. En fin, que sólo me queda llenarme de mucha paciencia.

Como la primavera no acaba de desembarcar en Estocolmo, he decidido traerla a casa y disfrutar de los primeros brotes a mis anchas. Adoro las ramas en flor, me causan una sensación de alegría y bienestar difícil de describir.

Para celebrar la llegada del viernes os traigo hoy dos ricas recetas. La primera, una ensalada exquisita, ligera e ideal para mantener la línea. La quinoa es de lo más nutritiva por su alta cantidad de proteínas y por otro lado, la baja cantidad de hidratos de carbono que tiene. Sola no es que tenga un sabor espectacular, pero como guarnición o mezclada en ensaladas es un ingrediente más que agradecido. Yo la consumo muchísimo y os recomiendo hacer lo mismo, vuestra línea os lo agradecerá :-)

La receta de esta ensalada la encontré en un maravilloso blog que descubrí hace poco. Me encanta el trabajo de su creadora, la fotógrafa y estilista Chantelle Grady, que suele colaborar con publicaciones que me gustan muchísimo, como son Kinfolk Magazine, The Simple Things Magazine, Real Living Magazine, entre otras. Os invito a visitar su blog, si es que no lo conocéis.

{Guardar & Imprimir Receta}

El resultado, una ensalada sencilla pero deliciosa. El arándano y las pecanas caramelizadas le dan un punto original muy interesante. Además del perejil, yo le añadí un poco de ensalada mixta para hacerla más fresca todavía y darle una textura más crujiente. Un día de estos repito sin falta :-)

Y bueno, para compensar este primer plato tan sano y ligero, os traigo un pequeño capricho para el postre o la merienda. Un clásico de toda la vida que levanta pasiones entre los amantes del chocolate. Brownie a los tres chocolates, un postre sencillo como pocos y rápido de preparar. Me gustan los brownies con algún detalle especial, como pueden ser los frutos secos, frambuesa, queso fresco o distintos tipos de chocolate, como en este caso. Me queda pendiente probar el brownie con dulce de leche o crema de cacahuete. ¿Los habéis probado?

{Guardar & Imprimir Receta}

Preparar brownies no tiene misterio. Lo más importante es el tiempo de horneado, ya que hay que evitar que éste se haga demasiado. Un brownie seco y muy hecho es de las cosas menos afortunadas que hay, pues además, no tiene mucho remedio ;-)

Espero tengáis un estupendo fin de semana. Para aquellos afortunados que estén ya de vacaciones, pasadlo bien y disfrutad mucho. Nosotros aún tenemos que esperar hasta el viernes para hacer nuestra escapada de Semana Santa, que este año será a Gotland. A ver qué encontramos por allá ;-)

Nos vemos antes para compartir con vosotros alguna receta para esos días. Hasta pronto :-)

Ensalada de coliflor asada con avellanas y Latkes {Empezando de nuevo}

¡Buenos días, queridos amigos!

Ya estoy de vuelta…¡cuánto tiempo sin asomarme por aquí y qué ganas tenía de volver! Espero que hayáis tenido una feliz entrada de año y que este 2013 que acabamos de estrenar sea un año estupendo para cada uno de vosotros :-)

Un año más y ya estamos otra vez la cuesta de enero, las dietas tras los excesos, los ambiciosos planes para el año nuevo y esos propósitos bien intencionados que a menudo se quedan a medio camino…. Esta vez no me he planteado grandes metas ni he elaborado listas de buenos propósitos. Tras unos meses difíciles en ciertos aspectos, ser feliz por sobre todas las cosas, vivir el presente sin agobiarme por el futuro y afrontar las adversidades sin perder la visión global de las cosas ya me parece tarea suficiente.

Y soñar cada día sin perder la ilusión….. no quisiera dejar de soñar jamás.

Pasamos en Madrid unos días muy agradables. Intensos, como siempre, y ajetreados, aunque en su justa medida. Hubo tiempo para todo, o casi todo, pues siempre te quedas con ganas de más….

Para compensar mi prolongado silencio navideño, hoy traigo dos ricos platos con un marcado sabor a Medio Oriente. Para ser más exactos, con sabor a Jerusalén, un destino importante en mi lista de viajes pendientes y que me encantaría visitar algún día. Jerusalén, una de las ciudades más antiguas del mundo, testigo de innumerables encuentros y desencuentros, de larga y compleja historia y con una mezcla de culturas que la hace aún más fascinante. Si os interesa conocer esta ciudad desde el punto de vista de su gastronomía, os recomiendo la lectura de Jerusalem, de Yotam Ottolenghi y su socio Sami Tamimi. Un fabuloso libro que no me canso de hojear y en el que cada receta tiene su historia, su origen y su razón de ser.  Con esta obra ambos cocineros, que actualmente residen en Londres, le rinden un sincero y cariñoso homenaje a su ciudad natal y a su esencia multicultural. Un libro delicioso e inspirador de principio a fin.

Para empezar, tenemos una sencilla ensalada de coliflor asada y avellanas. Riquísima y muy sana, a mí me sorprendió su extraordinaria mezcla de sabores. Es fresca, con ese punto ácido que aporta la granada, pero a la vez contundente. Me gusta mucho la coliflor e intento prepararla al menos una vez por semana, ya que tiene muchísimas propiedades. Esta ensalada es una propuesta magnífica que no tardaré en repetir.

Y por otro lado, tenemos unas ricas frituras, llamadas latkes, y que a mí me han encantado. Según he podido leer, son una especialidad típica de los judíos Ashkenazis y que se prepara para la fiesta de Hanukkah. Recién fritas y crujientes, acompañadas de crème fraîche os aseguro que son deliciosas. Se pueden preparar de dos formas, saladas y dulces. Yo me decanté por la primera opción, aunque la próxima vez probaré la versión dulce. En ese caso, se rebaja la cantidad de sal, se excluye el cebollino y una vez fritas, se espolvorean con azúcar glass.  

Guardar & Imprimir Receta

 

Espero que mis propuestas de hoy os hayan parecido interesantes. Estoy encantada de volver a la rutina del blog, la he echado de menos, aunque es saludable desconectar de vez en cuando.

Volveré pronto con más cosas. Mientras tanto, no paséis mucho frío y abrigaos bien :)

¡Hasta la vuelta!

Ensalada de quinoa y calabaza {Estos primeros diez años}

Hola, ¿qué tal? ¿Qué tal ha ido ese fin de semana? Espero que bien :)

Por Estocolmo hemos tenido unos espléndidos días de otoño, limpios, frescos y soleados. A ver hasta cuándo nos dura, ya que poquito a poco vamos entrando en la época más oscura del año, y para muchos la más inhóspita y difícil….

No sé si vais a odiarme, pero yo sigo trayendo recetas con calabaza. Lo siento, pero es que últimamente he visto tantas recetas estupendas que no puedo evitar sentir ganas de prepararlas todas toditas ;-)

Hoy os invito a una ensalada muy apropiada para esta época del año. En cuestión de tres días la he preparado dos veces. Es realmente maravillosa, os lo prometo. Es sana, contundente y muy sabrosa. Una simple cucharada recoge los cálidos sabores del otoño, mientras que  su aspecto me hace pensar en la dorada luz de octubre y en las hojas ocres y multicolores que poco a poco van inundando las calles.

Guardar & Imprimir Receta

Espero que preparéis sin falta esta maravillosa ensalada; es imposible que no os guste. En casa todos quedamos enamorados, inclusive los invitados del viernes, mis padres, y que tuvieron la suerte de probarla. Estoy segura de que mi mamá no tardará mucho en prepararla ;-)

Y cambiando un poco de tema, hoy mi marido y yo cumplimos diez años juntos. Nuestra primera década unidos y la más importante de nuestras vidas. Lo conocí cuando él recién había cumplido los treinta y cuando los mayores cambios de nuestras vidas aún estaban por llegar. Juntos hemos afrontado y desarrollado más de un proyecto vital importante. Espero poder seguir disfrutando de su amor y compañía por varias décadas más y que éstas sean igual de emotivas y enriquecedoras como la primera. Muchas gracias por estar ahí, mi amor, por quererme y cuidarme tanto.

{Me vais a perdonar este pequeño paréntesis sentimental, pero David es un pilar muy importante en mi vida y sin su apoyo, muchas de las cosas que hago, entre ellas este blog, no podrían ser posibles}.

Pues es todo por hoy. Disfrutad de vuestros seres queridos, repartid besos y “te quieros” indiscriminadamente. Hasta luego :)

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.325 seguidores

%d personas les gusta esto: