Curry de coliflor y calabaza de Jamie Oliver

¡Muy buenas a tod@s! Ya estoy de vuelta, después de unos días de silencio y retiro forzado debido al fuerte catarro que he tenido y del que aún no me he librado, muy a mi pesar. Para resumir, se me ha complicado con una sinusitis, así que he estado bastante malita y pobrecita… gracias a mi marido por estar ahí siempre, por cuidarme y quererme tanto. Eso siempre ayuda ;-) Ya estoy algo mejor, pero todavía me falta un poco para estar estupenda, ja ja… Por ahora toca seguir con mis antibióticos… 

Y ahora, hablemos un poquito del plato vegetariano que os traigo hoy: un curry de coliflor y calabaza absolutamente delicioso. Me gusta mucho la cocina asiática, con toda la variedad que implica esta afirmación, aunque disfruto más que nada con la gastronomía de la India, Tailandia y Japón, por nombrar sólo algunos ejemplos. Los currys me encantan y para mi gusto, los guisos al curry indios y tailandeses son mis preferidos. 

Podéis encontrar la receta original en  Jamie’s 30 minute meals, un excelente libro, más que recomendable para todos los seguidores de Jamie Oliver (ese chico tan majo) y también para todos aquellos que quieran preparar una buena cena o comida en poco tiempo  y triunfar en la cocina. He de decir que vi la serie de programas de televisión inspirada en el libro y que la disfruté muchísimo. Recuerdo haber visto a Jamie preparar este curry en concreto y desde aquella noche me entraron unas ganas tremendas de hacerlo en casa. No suelo hacer currys vegetarianos, y éste ha sido todo un éxito. Ahora que estamos en plena temporada de calabaza, lo volveré a preparar sin falta. Y por qué no, con otras verduras y hortalizas también.

Espero os haya gustado mi propuesta de hoy y que os animéis a prepararlo. Ya me contaréis qué tal fue ;-)

¡Hasta la próxima!

Abrir & Imprimir Receta

Stifado para Film & Food

El reto de Film & Food para Junio consistía en preparar una receta griega en honor a la película Mi gran boda griega, que salió hace unos años y que me pareció una comedia muy divertida, dicho sea de paso ;-) Pero también había que incorporar un ingrediente secreto, que creo tiene que ser el higo… Espero no haberme equivocado, chicas!!!

El reto de este mes no podía venirme mejor. Además de que me encanta la cocina griega, hace unas semanas estuve en la isla de Corfú, así que tengo la memoria muy fresquita… Después de pensar y pensar, de mirar y buscar en libros, me decidí por un plato contundente y no muy veraniego, lo reconozco, pero no por eso menos rico. En este viaje a Grecia probé el stifado, un estofado de carne que nunca había probado, y que me gustó muchísimo. Como no es un plato demasiado conocido, al menos no como la moussaka, he querido hacerle mi homenaje particular. Y para acompañarlo, nada mejor que una ensalada bien fresquita de peras, higos y rúcula… deliciosa también!

Para preparar el stifado, seguí la receta de Jamie Oliver que encontré en su libro Las Escapadas de Jamie. Él propone mezclar carne de ternera y de cerdo, pero yo lo hice sólo de ternera. Tuve la carne en adobo toda la noche y qué decirles, ¡quedó divina! Tierna y muy sabrosa, con una mezcla explosiva de sabores varios: vino, clavo y canela.

En cuanto a la ensalada, es muy fácil de preparar. Para 4-6 personas, cogemos 5 higos secos, 2 higos frescos, 1 pera, 2 cucharadas de nueces machacadas en pedazos no muy pequeños, un poco de rúcula, 1 cucharada de aceite de oliva, 2 cucharaditas de zumo de limón, sal gorda y pimienta negra recién molida. Cortamos a los largo los higos y la pera y lo mezclamos en un cuenco con la rúcula y las nueces machacadas. Echamos el aceite de oliva y el zumo de limón, y finalizamos con la sal y la pimienta.

¡Buen provecho!

Examinar & Imprimir Receta

Pimientos rellenos con arroz

Me encantan las verduras rellenas, así que cuando vi esta apetitoso plato en el libro Las escapadas de Jamie, enseguida me entraron unas ganas enormes de probar esta receta. Además, me pareció el plato perfecto para participar en el Concurso Chef Pimienta Rosa, que este mes de abril está dedicado al arroz.

La receta original de Jamie es de pimientos y tomates rellenos. Sin embargo, yo me he limitado a los pimientos, así que la receta que os presento hoy es mi versión personal. He hecho pimientos rellenos otras veces, pero siempre a la manera rusa, en cazuela, con abundante salsa de tomate, rellenos de carne y arroz. Es como siempre lo ha hecho mi madre y es una receta más que recomendable. Algún día os contaré cómo prepararlos.

Por otra parte, esta receta de Jamie tiene orígenes griegos y por lo tanto un sabor muy mediterráneo gracias a la mezcla de arroz, verduras y hierbas. Me encanta el toque que le da el queso feta,  uno de los grandes protagonistas de la cocina helena. Le proporciona carácter y cierta osadía a estos pimientos, y en mi opinión, su fuerte sabor combina a la perfección con el dulzor de las uvas pasas y los pistachos. Me interesaba explorar un poco más la mezcla de dulce y salado, así que decidí hacer mi pequeño aporte a esta receta, que fue añadir uvas pasas al relleno. Sinceramente, creo que fue una buena idea, y os puedo asegurar que el relleno quedó jugoso y muy rico en sabores y texturas.

Como bien dice Jamie en su introducción a esta receta, “la verdura cede sus sabores al relleno y el relleno cede los suyos a la verdura. Nacidos el uno para el otro.” Creo que no se puede describir mejor, así que os animo a preparar este delicioso plato griego, ideal para las noches de primavera o verano. Al probarlo, es probable que más de uno caiga en la tentación de revivir algún que otro recuerdo: tal vez esos inolvidables paseos por las callejuelas de Plaka o Monasteraki y las increíbles cenas al aire libre en cualquiera de sus tradicionales tabernas, tal vez la intensidad y dinamismo de la noche ateniense o la profunda emoción al contemplar el Acrópolis por primera vez, como me pasó a mí un verano hace algunos años. Para otros, tal vez sea el preludio de un maravilloso viaje, cuando tras saborear unos sencillos pimientos rellenos de arroz, comiencen a soñar y a planear su visita a tierras helenas. Espero que el viaje a Grecia no os defraude, ni que mis pimientos tampoco. Buen provecho!


Ingredientes:

  • 6 pimientos grandes, preferiblemente de varios colores
  • 100 de pistachos pelados
  • aceite de oliva
  • 2 cebollas, peladas y picadas finas
  • 4 dientes de ajo, pelados y picados finos
  • 200 gr de arroz de grano largo
  • 1 cucharadita de orégano seco
  • 1 guindilla fresca, sin las semillas y picada fina (opcional)
  • sal marina y pimienta negra recién molida
  • 600 ml de caldo de pollo o vegetal
  • 200gr de queso feta, desmenuzado
  • un manojito de menta fresca
  • un manojito de perejil fresco
  • 1-2 cucharadas de tomate triturado

Preparación:

  1. Precalentar el horno a 200°C.  Cortar los pimientos en dos, a lo largo, intentando conservar los tallos enteros. Con una cuchara, sacar las semillas y tirarlas. A continuación, colocamos los pimientos con la abertura hacia arriba en una fuente de modo que queden bastante ajustados.
  2. En una sartén grande, tostar los pistachos durante unos pocos minutos, removiéndolos de vez en cuando. Echarlos en un mortero y machacarlos un poco, deben quedar trozos gruesos. Luego, echamos un chorro de aceite de oliva en un sartén y cuando se haya calentado, añadimos echamos la cebolla y el ajo. Sofreímos durante 10 minutos hasta que se hayan ablandado pero sin adquirir color. Entonces añadimos el arroz, el orégano, ña guindilla (opcional) y unos buenos pellizcos de sal y pimienta. Añadimos también 300 ml de caldo y dejamos cocer 7-10 minutos, sin dejar de remover, hasta que el arroz esté bien embadurnado de todos los jugos y no se haya pegado a la sartén. Retiramos todo de la sartén y mezclamos con el queso feta desmenuzado, las hierbas frescas y los pistachos machacados.
  3. Con la mezcla de arroz aún caliente, rellenar los pimientos con la misma. A continuación, regamos con un poco de aceite de oliva, mezclamos el tomate triturado con el resto de caldo y lo echamos en la fuente, rodeando las verduras por el exterior. Cubrimos la fuente con papel de aluminio, ajustándolo muy bien a los bordes. Meter la fuente en el horno y dejar cocer durante 1 hora y 15 minutos o hasta que el arroz esté bien tierno y el pimiento esté suave. Se puede retirar el papel 15 minutos antes de que los pimientos estén en su punto. Con esto le damos más color al plato, mientras que el arroz adquiere una textura más crujiente.
  4. Para finalizar, sacamos los pimientos del horno y los servimos de inmediato, aún calientes y riquísimos, con una porción de ensalada y mucho pan del bueno con corteza bien crujiente.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.333 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: