Estampas urbanas de Munich y unas madeleines para el café de la tarde

Hoy os traigo unas pocas imágenes de Munich, aunque pasadas por agua, eso sí…. Desde Salzburgo fuimos en tren hasta esta preciosa ciudad del sur de Alemania que yo aún no conocía y que desde hace tiempo quería visitar.

Salimos de Austria con sol y temperaturas cálidas para llegar a Baviera, que a pesar de la jovialidad de sus habitantes, nos recibía con nubarrones y una lluvia fría y poco acogedora. Pero a pesar de la lluvia y de las obras que se han apoderado de gran parte del centro urbano nuestra pequeña aventura bávara bien valió la pena. La ciudad es una monada, con esas fachadas alegres y multicolores, sus mercados callejeros y un impresionante ayuntamiento neogótico que literalmente quita el hipo nada más verlo.  

No se puede visitar Munich sin visitar Hofbräuhaus, una mítica y antigua cervecería donde las jarras de cerveza más pequeñas son de medio litro, donde se toca música tradicional en vivo y donde el ambiente que impera es festivo y divertido. Mis hijos H&M  la pasaron genial, bailaron  y cantaron al compás de la música mientras comían salchichas, uno de los platos que más les gusta. Los papis comieron y bebieron también, cómo no, sobre todo por no hacerle un desaire a la gastronomía local  y sobre todo al producto estrella de la región, la cerveza ;-) Resumiendo, el rato que pasamos en ese local fue sin duda el momento estrella de la tarde. Muy recomendable en todos los sentidos :) 

Bueno, y para la merienda de hoy os traigo unas ricas madeleines francesas, ideales para acompañar el té o el café a media tarde….o a cualquier hora ;-). A mí me encantan, sobre todo cuando están recién hechas y todavía conservan  esa textura crujiente por fuera. Uffff, podría comerme muchas, son mi perdición.

Guardar & Imprimir Receta

Les deseo a todos una estupenda semana. Aquí ha salido el sol, a ver si durante el día se acaba de derretir toda esa nieve que cayó durante el sábado….por pura equivocación. Espero no volver a tener sustos o equivocaciones de este tipo en lo que queda de primavera ;-)

Nos vemos el jueves, un día que para mí va a ser muy especial. Ya os contaré el por qué.

¡Hasta pronto!

Film & Food: Dónuts de chocolate

Hoy es la primera vez que participo en el reto que cada mes nos propone Film & Food y por lo tanto estoy muy ilusionada. Este mes estaba dedicado al chocolate, y la propuesta que me tocó fue la de dónuts de chocolate, sugerida por Beatriz, autora del blog Con una gota de aceite. Hasta ahora no conocía su blog, así este reto también me ha servido para descubrir este maravilloso espacio. ¡Enhorabuena, Beatriz, por tan buen trabajo!

Llevo diciendo desde el principio que la receta va de dónuts y así es, a pesar de que mis dónuts tienen más bien forma de muffins. Lo sé, y lo siento mucho, pero creedme si os digo que he recorrido medio Estocolmo buscando un molde para dónuts y no lo he podido encontrar… Al final,  saben a dónuts, y están riquísimos, así que la forma es lo de menos, digo yo….

Esta receta es de Lara Ferroni, que además de ser fotógrafa y de tener un estupendo blog de cocina, ha publicado un libro dedicado en exclusiva a los dónuts. Podría decirse que Lara sabe del tema, ¿no? Los dónuts que os propongo [Baked Chocolate Cake Doughnuts] y que encontré en su blog, son un tanto diferentes, pues tienen una masa un poco más líquida que el dónut tradicional y lo mejor de todo es que se hacen en el horno, una alternativa más mucho más sana, la verdad. 

En honor a la verdad,  nunca he sido muy de dónuts, y todavía menos si son de chocolate. Sin embargo, esta receta me pareció interesante y el resultado superó mis expectativas con creces. Estos pequeños muffins con sabor a dónut me conquistaron con la textura suave y esponjosa de su masa, con su intenso sabor a chocolate y el toque de nuez moscada, la encargada de ese “sabor a dónut” tan característico… Gracias a Lara Ferroni, he descubierto el universo de los dónuts, y me temo que de aquí a unos días, me veré de nuevo en la cocina  preparando alguna que otra propuesta suya… Eso sí, a ver dónde puedo comprar un molde de esos… ¿alguien puede darme una pista, por favor?

Examinar & Imprimir Receta

Muffins de chocolate y frambuesa

Los dos últimos posts que he escrito van de magdalenas (0 muffins). Es que me gustan mucho, ¡qué le vamos a hacer! Los muffins de hoy son, junto con los de manzana y canela, los que más me gustan de todos. Combinan dos ingredientes estrella: la frambuesa y el chocolate, y creo que se convertirán en los favoritas de muchos de vosotros cuando los hayáis probado.

Podéis encontrar la receta de estos fabulosos muffins en el espléndido libro Bourke Street Bakery, de Paul Allam y David McGuinness, y que se ha convertido en una de mis mejores adquisiciones en cuanto a libros de cocina se refiere. Bourke Street Bakery es el nombre de una de las pastelerías más famosas de Sydney, y con este libro los autores (y también dueños de esta pastelería) comparten con nosotros muchas de sus mejores recetas y algún que otro consejo profesional para elaborar mejores panes y pasteles en nuestras casas.

La receta que os dejo es la misma que sale en el libro, la cual da para 12 muffins bastante grandes. Si de lo contrario tenéis en mente unos muffins de tamaño “normal” o mediano, como los de mis fotos, por ejemplo, os recomiendo hacer menos cantidad. En este caso, utilizamos simplemente  la mitad de todos los ingredientes nombrados, y de esta manera, nos salen como mínimo 12 muffins de chocolate y frambuesa para chuparse los dedos. ¡Espero los disfruten!

Ingredientes:

  • 400 gr de harina de trigo
  • 2 cucharadas de levadura química
  • 300 gr de azúcar blanca
  • 310 gr de mantequilla sin sal
  • 4 3/4 dl de yogur natural
  • 3 huevos
  • 225 gr de chocolate negro (mínimo 55% de cacao), cortado en trozos no muy pequeños
  • 225 gr de frambuesas frescas o congeladas. No es necesario descongelar.
  • 55 gr de azúcar integral de caña o azúcar demerara (es un tipo de azúcar de caña moreno, sin refinar)
  • Azúcar glacé para espolvorear por encima

Preparación:

  1. Precalentar el horno a 200°C.
  2. En un bol, mezclar bien la harina tamizada con la levadura química y el azúcar.
  3. Derretir la mantequilla a fuego lento en una cazuela. Una vez derretida, echamos el yogur y a continuación los huevos, batiendo bien la mezcla.
  4. Para finalizar, incorporamos la harina, revolvemos bien y luego el chocolate en trocitos y la frambuesa. En caso de utilizar fruta congelada, removemos antes de todo la frambuesa sin descongelar en un poco de harina.
  5. Distribuir la mezcla en un molde de muffins. Echamos por encima azúcar de caña integral o demerara, que les dará un textura crujiente, y bajamos a 175° C la temperatura del horno. Hornear durante 25-30 minutos. Si observamos que los muffins cogen demasiado color con mucha rapidez debido al azúcar, puede que sea necesario reducir la temperatura del horno unos 10 minutos antes de terminar.
  6. Una vez listos, sacar el molde del horno  y dejar reposar 10 -15 minutos. Espolvorear con azúcar glacé antes de servir.


Magdalenas saladas de pera, nueces y queso Roquefort

Encontré estas deliciosas magdalenas en el libro Chocolate and Zucchini, escrito por la bloguera Clotilde Dusoulier. A quienes no les suene su nombre, les diré que Clotilde es la autora del famoso blog Chocolate and Zucchini y que a través de este espacio, esta joven parisina ha saltado a la fama, tanto en su Francia natal, donde escribe una columna en la revista francesa Ella à table, como más allá de sus fronteras. Chocolate and Zucchini fue uno de los primeros blogs de cocina que descubrí y espacios como éste fueron los responsables de introducirme en este apasionante mundo.  Cautivada por el blog de Clotilde, sus magníficas recetas, la naturalidad y cercanía de su estilo, no dudé en comprar el citado libro, algo de lo cual me alegro sobremanera. Se lo recomiendo a todos aquellos que sientan curiosidad conocer a esta parisina y sus propuestas.

Este viernes mis padres nos hicieron una visita más o menos espontánea. Después de inspeccionar tanto la nevera como la despensa, mi marido y yo llegamos a la conclusión de que no teníamos mucho que ofrecer a nuestros queridos invitados. Inmediatamente, me vino a la cabeza esta receta, pues unas horas antes había estado ojeando el libro de Clotilde Dusoulier. En quince minutos preparé estas ricas magdalenas, mientras conversábamos animadamente en la cocina.  Son fáciles y rápidas de hacer, y las podéis servir como aperitivo o acompañando una fresca ensalada.

Lo que más me entusiasma de estas magdalenas es la diversidad de sabores que encierran: la intensidad del queso Roquefort combina de maravilla con la dulzura de la pera y la textura crujiente de las nueces. Todo un mundo de sensaciones diferentes resumidos en una pequeña magdalena. Honestamente, me han parecido todo un descubrimiento y volveré a repetir sin falta en un futuro cercano. Desde luego, conquistaron a mi madre, quien reconoció que hacía tiempo no probaba algo tan exquisito. Me dijo que estaría esperando esta entrada con impaciencia para anotar la receta, y a ella le dedico este post con todo mi amor. Espero que os guste tanto como a ella.


Ingredientes:

  • 150 gr de harina de trigo
  • 1 cucharada de levadura química
  • 3 huevos grandes
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra recién molida
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • 125 gr de nata para cocinar o yogur natural
  • 100-125 gr de queso Roquefort o algún otro tipo de queso azul desmenuzado
  • 1 pera madura, pelada y cortada en pequeños dados
  • 30 gr de nueces, cortadas en trozos no demasiado pequeños

Preparación:

  1. Precalentar el horno a 180° C.  Engrasar un molde de magdalenas.
  2. Mezclar la harina y la levadura en un bol pequeño.  En un molde más grande, batir los huevos, la sal  y la pimienta. A continuación, añadimos el aceite, la nata (o el yogur) el queso desmenuzado y seguimos batiendo.
  3. Echar poco a poco la harina en la mezcla de huevos y revolvemos cuidadosamente con una cuchara de madera hasta que todos los ingredientes se hayan mezclado bien. Por último, añadimos los trocitos de pera, las nueces y revolvemos una vez más.
  4. Hornear de 12 a 16 minutos hasta conseguir un color dorado. Una vez listas, dejar reposar en una rejilla unos minutos, sacar las magdalenas del molde y servir cuando se hayan enfriado un poco.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.339 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: