Pizza de patatas {Pequeños placeres de primavera}

Las mañanas ya van siendo otra cosa. El sol se cuela por las ventanas de la casa, atravesando las cortinas y dibujando en el tejido formas etéreas y caprichosas. Ya no tengo que tomarme mi primer café en la oscuridad de un tímido amanecer. Ahora me siento junto a la ventana, busco los rayos del sol y me dejo mimar con su calor, aún placentero a comienzos de primavera. Recibir la mañana en el salón, ahora bañado de luz, es la mejor terapia para comenzar bien el día.

Hace un par de semanas inauguramos en casa la temporada de terraza. Hicimos la primera visita al vivero, que no la última, donde compramos algunas plantas y unas cuantas hierbas aromáticas. Volver a hacer algo de vida en el exterior nos llena de entusiasmo, sobre todo después de haber pasado los últimos tres años en Suecia, donde comer fuera en el balcón era todo un acontecimiento. Poder sentarnos fuera a desayunar o a tomar el aperitivo me parece un verdadero lujo del que no pienso renunciar por nada del mundo….aunque algunas veces haya tenido que echarme una manta por encima.

Y para estar en sintonía con la primavera, os traigo una pizza de patatas deliciosa, ideal para esas cenitas de picoteo al aire libre, ahora que comienza el buen tiempo. Vi esta receta en el maravilloso blog de Juana, La Cocina de Babel, y nada más verla, me enamoré de esta pizza di patate alla pugliese. La he hecho muchas veces, siempre igual y con muchísimo éxito. La masa, hecha a base de harina y puré de patatas, queda crujiente y muy sabrosa. Para mí fue todo un descubrimiento y os recomiendo probarla.

La próxima vez tal vez cambie un poco los ingredientes… pero es que me gusta tanto así, que me va a costar un poco, lo reconozco.

Querida Juana, ¡mil gracias por la receta! Gracias a ti, este plato se ha convertido en una de nuestras cenas favoritas, por lo rica que queda y lo fácil y rápida que es de preparar. Ya veis, son todo ventajas ;-)

 

 {Guardar & Imprimir Receta}

 

Después de varios años, volvemos a tener en la terraza un arbusto de camelias. Espero podamos cuidarlo bien y que las flores se sientan a gusto en nuestra casa.

Disfrutad del día y de lo que queda de semana. Rodearos de flores, salid a la calle o al campo y dejaos llevar por la espontaneidad del momento. La primavera es un maravilloso regalo y en lo que a mí respecta, quiero estar muy presente para disfrutarla con mis cinco sentidos y emocionarme con su efímera belleza y sin perder la cabeza, que ya sabemos que la primavera, la sangre altera :))))

Sed muy felices y os mando a todos un cálido y primaveral abrazo.

 

Una tarta de boletus y otra de ciruelas {por lo feliz que soy de estar aquí}

El otoño es una época magnífica para estar en Madrid. Me gusta el tiempo que hace, la luz que inunda las calles, el cielo azul celeste que rara vez se encapota y el frío intenso de sus mañanas….En Madrid ver llover me produce una inmensa alegría, aunque ya sé que no todos la comparten…Pero a mí me gusta y llueva o no, me siento feliz de estar aquí.

Y es que en esta época del año no puedo no acordarme de Suecia y de sus otoños nórdicos. Por mucho que me guste esta época del año y la espléndida paleta de colores que la caracteriza, recuerdo haber vivido aquellos otoños con cierta ansiedad y la ligera aunque insistente sensación de que lo peor aún está por llegar, en forma de más frío, oscuridad y ventiscas de nieve.  Aquí me he liberado de esos presentimientos, lo cual me permite disfrutar del frío con gusto y sin sobresaltos. Sé que ni el otoño ni el invierno madrileños van a resultar tan severos y que ninguna tormenta de nieve va a quitarme las ganas de salir a la calle.

Y para celebrar el otoño os traigo dos tartas que espero os gusten. La primera, es una tarta de patatas y setas, adaptada del libro La Tartine Gourmande. La he hecho varias veces y siempre con mucha aceptación por parte de los comensales. Para prepararla en esta ocasión he utilizado boletus, pero la podéis hacer de cualquier otro tipo de setas o usar una mezcla de las variedades que más os gusten. En cuanto al queso,  la he hecho tanto con queso de cabra como con queso azul, y en ambos casos queda el resultado es excelente. Es una tarta ideal para las cenas de fin de semana, os la recomiendo, y mucho.

Y para el postre os traigo una deliciosa tarta de ciruelas. Me encantan las tartas y postres con ciruela, casi tanto como las de manzana. Esta tarta la publicó hace poco Deb Perelman en su blog Smitten Kitchen  y en cuanto la vi la anoté en mi lista de pendientes. Es una tarta sencilla, rápida de preparar y puede que a simple vista no parezca gran cosa… Sin embargo, desde el primer bocado descubrimos una textura diferente, jugosa y crujiente a la vez, y un sabor entre dulce y ácido, tan característico de los postres con ciruela… En pocas palabras, es una delicia de tarta, que se prepara sin complicaciones y que tenéis que probar sin lugar a dudas.

La tarta gana con horas de reposo, por lo que el día después está más rica y jugosa. Doy fe. Aunque os aseguro que el mismo día también está riquísima.

{Descárgate la receta en pdf}

{Descárgate la receta en pdf}

Bueno, es todo por hoy. Espero os hayan gustado las dos propuestas. Ya me contaréis qué os han parecido.

Os deseo un feliz martes y una estupenda semana. Disfrutad del otoño (o la primavera,si es lo que toca) y sed muy felices.

Gözleme de cordero, espinacas y queso feta {De contrastes estacionales}

¡Buenos días, chicos!

¿Qué tal? Espero que bien….

 

Ya que es jueves y estamos a las puertas del fin de semana quería compartir con vosotros una receta muy propia para estos días, gözleme de cordero, espinacas y queso feta. Es una especie de pan pita relleno de origen turco, riquísimo, muy popular por aquellos lares como merienda o aperitivo, que se presta al picoteo y con un toque exótico que lo hace un poquito especial. Ideal para las cenas del viernes y el sábado, ¿no os parece?

Se pueden preparar con varios rellenos: espinacas y feta, sólo carne o incluso patata. La variante que os propongo y que combina carne, espinacas y feta queda riquísima, pues en mi opinión son tres ingredientes que casan a la perfección. Se preparan con masa yufka, y es bastante fácil de preparar. No hay que ser “experto” en la materia para atreverse con estos ricos gözleme, os lo aseguro. Y en cuanto al resultado, ¡para chuparse los dedos! Garantizado :-)

A la hora de estirar la masa es importante que no quede demasiado fina para evitar que se rompa una vez que hayamos rellenado el pan. En este caso, salen 4 panes bastante grandes, que se pueden dividir en 2 pedazos. El limón es un ingrediente clave, así que podéis aderezarlos con una buena cantidad de zumo recién exprimido por encima. Y también un poco de yogur griego (o turco) o incluso crème fraîche queda de maravilla.

{Guardar & Imprimir Receta}

Hoy es el último día de febrero…¡cómo pasan los días! Mañana empieza marzo, un mes cargado de más luz, de aires primaverales y de nuevos comienzos. Mientras tanto, ésta es la estampa que tenemos por aquí….

Éste es un lago que está camino de la guardería de H&M y que está completamente helado. Parece mentira que en algún momento todo ese hielo se pueda derretir y que esos barcos puedan navegar por sus aguas como si nada…Estos contrastes estacionales no dejan de asombrarme.

A pesar de las bajas temperaturas, ella no parece tener mucho frío ;-) El sol ya empieza a calentar y todos los habitantes de la ciudad aprovechan cada rayo para llenarse de energía….

Feliz fin de semana. Nos vemos pronto con una receta dulce y deliciosa :)))

Tarta de setas, patata y queso azul {Otoño, tiempo de setas}

Hoy toca una vez más la Receta del 15, que este mes está dedicada a las setas. ¡Cómo me gustan! Para mí es una verdadera delicia poder disfrutar de setas salteadas en mantequilla y aderezadas con perejil, sal y pimienta. Con una buen pan rústico no precisan de nada más para convertirse en una cena ligera y sabrosa. No son baratas, sobre todo si se trata de cantarelas (o rebozuelos), pero de vez en cuando vale la pena darse el gustazo para preparar algo más especial. A ver si algún día aprendo a reconocer las setas comestibles para salir al bosque cada otoño y recoger unas pocas. ¡Con la de bosque que tengo por aquí! Imagino que debe ser un pasatiempo de lo más reconfortante. ¿Habéis recogido setas alguna vez? ¿Qué os ha parecido?

Os recomiendo especialmente la tarta de hoy. Sólo la he preparado una vez, pero me gustó tanto que cualquier día de estos repito. Lleva setas (en mi caso utilicé una variante de cantarelas y champiñones castaños) y queso azul, pero también patatas, un ingrediente que la vuelve más contundente y que a mi modo de ver, equilibra muy bien los sabores. El resultado, una tarta delicada pero con carácter y para nada pesada. Una propuesta que no os podéis perder, siempre que os gusten las setas, claro ;-)

Si el queso azul no es de vuestra preferencia, podéis sustituirlo por queso de cabra. Yo utilicé queso azul danés, tal y como se sugiere en la receta. Por sí solo, no es de los que más me gustan pero que en esta receta ha funcionado de lo mejor.

Guardar & Imprimir Receta

Por aquí ya van quedando pocas setas, pues el otoño ya está muy avanzado. Hace unas pocas semanas podíamos encontrar muchísimas setas a lo largo del camino que lleva a la guardería. A H&M les entusiasmaba encontrarlas, con ese aspecto tan raro que a veces suelen tener. Ya no queda ni una y los peques han dejado de buscarlas mientras hacemos el paseíto diario. Sin embargo, tanto entusiasmo a la hora de buscar setas no ha servido para que se animen a probarlas (evidentemente, no las que encontramos en la calle, sino las comestibles). Por ahora, no tienen intención de iniciarse en el mundo de las setas. Espero que algún día las puedan disfrutar en un salteado con cebolla y patatas fritas a la manera rusa, como me las ha preparado mi mamá toda la vida y que es uno de los platos que más me gustan en el mundo mundial (!!!!) Algún día publicaré la receta :)

Mientras tanto voy a cuidarme un poquito, pues sospecho que me está rondando un resfriado, justo a tiempo para estropear el fin de semana…. Ya veremos si caigo o no en sus redes ;-)

¡Hasta pronto!

Cake de calabaza y queso feta {La receta del 15}

¡Hola, chic@s!

Espero hayáis tenido un estupendo fin de semana (para muchos un poco más largo de lo habitual) y que tengáis por delante una semana llena de cosas buenas. Hoy es lunes 15, y como todos los meses, toca la Receta del 15. Yo llevo meses sin participar, aunque no por falta de ganas, sino más bien de tiempo. Cada mes me hago la promesa de hacerlo, pero luego se me pasan los días sin llegar a todo lo que quisiera.

Bueno, y como ya habréis adivinado, este mes la cosa va de calabazas. Sí señor, os traigo una receta más con calabaza. Con tanta receta vais a terminar odiando seriamente  las calabazas o a la dueña de este blog ;-)

La receta de hoy se trata de una especie de cake o bizcocho salado de calabaza y queso feta. He de reconocer que no me quedó muy bonito, pero a pesar  de su aspecto no tan agraciado, os aseguro que está muy rico. En la foto del libro donde vi la receta (aaay, ese fabuloso libro de Donna Hay, ya os he hablado del mismo) éste sale bastante más chulo. Recuerdo que fue  amor a primera vista: nada más verlo, tuve la certeza de que no iba a tardar muchos días en prepararlo. Y así fue.

Éste es un cake ideal para servir de aperitivo o para acompañar un plato de sopa o crema. La mezcla de calabaza y queso feta es formidable, así que si os gusta este tipo de panes os animo a prepararlo.

Guardar & Imprimir Receta

El sábado hizo un día precioso, así que aprovechamos para irnos a las afueras de Estocolmo y dar un paseo por el campo. Estuvimos en Hellasgården, una reserva natural al este de la ciudad. Estuvimos andando gran parte de la mañana y disfrutando del otoño escandinavo. La última vez que estuvimos allí fue a comienzos del verano, todo estaba verde y había mucha gente bañándose y tomando el sol por doquier…. Ahora el paisaje es bien diferente, aunque todavía podemos encontrar algún que otro bañista en paños menores (por no decir sin paño alguno o al natural) sumergiéndose en las gélidas aguas del lago Källtorp entre una y otra visita a la sauna.

Bueno, es todo por hoy. Os deseo un feliz comienzo de semana. Yo seguiré disfrutando de este otoño que tanto me gusta, de su colorido y de esa luz dorada que todo lo envuelve y que llena de gracia el entorno que nos rodea.

¡Hasta pronto!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.323 seguidores

%d personas les gusta esto: