Crema de puerro con azafrán y Pan en cocotte con polenta {Un dos por uno muy invernal}

Hoy vuelvo a comenzar con un “¡buenos y muy nevados días!” No sabéis la tormenta de nieve con la que ha amanecido Estocolmo, y que a estas horas de la mañana sigue in crescendo. No ha parado de nevar en toda la noche, pero lo peor es el viento que acompaña la nieve. Incluso estamos en alerta, noticia que me comunicó mi mamá por teléfono a las 7 de la mañana.

Creo que las ventiscas es lo que menos me gusta del invierno. Todo se complica tanto, la calle se vuelve tan poco hospitalaria que da miedo asomarse a la ventana. En días así, el invierno pierde ese halo de romanticismo que sin lugar a dudas puede llegar a tener. Sin embargo, hoy no, hoy no hay cabida para el romanticismo ni diversiones invernales. Al otro lado del cristal sólo veo frío, potentes ráfagas de viento polar, incomodidad, montículos de nieve que aún no ha dado tiempo limpiar y complicaciones en las carreteras y en el transporte público. Ufff, no es un buen día.

En días como hoy no hay mejor plan que estar en casa y cocinar, al menos para mí. Calentar el cuerpo con un buen cuenco de sopa humeante y acompañarlo con una rebanada de pan es uno de esos pequeños placeres que dan mucha satisfacción y que está al alcance de cualquiera. Y más cuando se trata de un pan estupendo como el que traigo hoy, hecho en casa y con bastante poco esfuerzo durante su preparación. Lo que sí necesitamos es tiempo para el levado, pero por lo demás, es de los panes más sencillos que he hecho nunca.

En cuanto a la crema, es la típica de puerro y patata que seguramente muchos han preparado en más de una ocasión. El elemento “novedoso” es el toque de azafrán y nuez moscada, algo que le sienta genial. El resultado es una crema sabrosa y de color vibrante. Muy recomendable, si queremos variar un poquito esos platos clásicos de toda la vida.

Guardar & Imprimir Receta


Guardar & Imprimir Receta

Pan en cocotte con polenta

Y ahora hablemos un poco de este maravilloso pan, que se hornea en cazuela y que es ideal para iniciarnos en el mundo del pan casero, ya que apenas requiere de amasado y con unos resultados estupendos. La polenta le aporta una corteza crujiente y un bonito color,  mientras que la miga es jugosa, suave y esponjosa. 

Por el largo tiempo de levado que requiere este pan (entre 12 y 18 horas), recomiendo comenzar con su elaboración la tarde noche del día anterior. A la mañana siguiente podremos continuar con el proceso. Es importante que la masa repose en un cuenco grande, tapada con un film plástico en un sitio a temperatura ambiente, donde no haya corrientes de aire ni haga mucho frío. Os animo a prepararlo, veréis que con algo de tiempo pero poco esfuerzo podemos disfrutar de una rica hogaza de pan que, al ser casero, a mí me sabe mejor todavía ;-)

Bueno, pues espero que os hayan gustado las dos recetas de hoy. No concibo tomar un plato de sopa o crema sin pan, así que decidí publicarlas a la vez, sobre todo porque ésta fue mi comida de ayer :)

¡Hasta pronto!

Rollitos de azafrán, naranja y chocolate blanco {Temporada navideña inaugurada}

Este fin de semana han abierto los mercados navideños. Signo inequívoco de que la temporada navideña ya está aquí, aunque la inauguración oficial no será hasta el fin de semana que viene, con la celebración del primer domingo de Adviento. Pasearse por uno de estos mercados implica viajar al pasado, a esa Suecia rural de hace más de un siglo y sumergirse en el universo escandinavo, su magia y sus tradiciones. Un estilo de vida sencillo y sin demasiados artificios, aunque a mi modo de ver, con muchísimo encanto.

Ayer domingo fuimos al mercado navideño de Skansen. Pudimos comer al aire libre y degustar productos típicos de la tierra, bailar con los niños alrededor del árbol de Navidad al compás de una banda folclórica de lo más animada, tomar glögg (vino especiado) calentito y acompañarlo con rollitos de canela o galletitas de jengibre, todo un clásico por estas fechas.  

Una de las imágenes más bonitas: chicas con trajes de época paseando por el mercado o bailando y cantando con los niños alrededor del árbol. ¿Estamos realmente a finales del 2012? Por un momento he perdido la noción del tiempo….

Y después de una jornada como ésta, lo ideal es llegar a casa y merendar unos bollitos como los que traigo hoy (momento de felicidad absoluta). Una verdadera maravilla de color amarillo, deliciosos de principio a fin, y que han causado una verdadera sensación entre todos los familiares. No sabéis la ilusión que me hace compartirlos, pues cuando descubres una receta tan buena no puedes sino correr y contársela a medio mundo y repartir así un poquito de felicidad  y calor de hogar :)

Los bollitos de azafrán son muy característicos de los países nórdicos durante la temporada navideña. Tal vez los más representativos sean los lussekatter, unos panecillos que en honor a la verdad, a mí no me gustan demasiado, pues me resultan secos y un poco sosos. Por lo tanto, cuando vi esta versión de rollitos con azafrán, naranja y chocolate blanco me enamoré al instante, a pesar de haber tardado un año en prepararlos. Esta receta la conservo desde las pasadas Navidades, pero como no me entusiasma el azafrán en panes y bollos no me animaba a hacerla. ¡Cuánto tiempo perdido, madre mía! Si hubiera sabido lo ricos que estaban no hubiese esperado tanto, desde luego.

Guardar & Imprimir Receta

Para variar la receta, es posible sustituir el chocolate blanco del relleno por pasta de almendras rallada o mazapán.  Así los haré la próxima vez. Aquí podéis encontrar la receta de la pasta de almendra.

Y si queremos hacer una versión menos Navideña, podemos prescindir del azafrán, concentrándonos en la mezcla de naranja y almendra. El toque de naranja es brutal, le da un aroma y un sabor maravillosos. Y de la masa, qué os voy a decir. Es tan suave y esponjosa, que se derrita en la boca en cuestión de segundos. Quedaréis encantados :)))

Espero os hayan gustado mis rollitos de azafrán y que os animéis a prepararlos un día de estos. Con estos panecillos podréis traer un trocito de Navidad nórdica a vuestras casas y disfrutar del espíritu navideño de estas frías tierras. ¡Y llenar vuestros hogares de un olor maravilloso! ¿A qué estáis esperando?

¡Feliz semana!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.343 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: