Pollo con salsa de almendra y ajo, patatas asadas y naranjas con crema de chocolate blanco {Por el buen camino}

¡Buenos días!

El domingo pasado fue un día tranquilo pero de lo más agradable. Por la mañana dimos un buen paseo a lo largo del lago de más de 4 km. Dicho esfuerzo se vio recompensado  en primer lugar con una parada “técnica” en el café de Vinterviken, la antigua fábrica de dinamita de Alfred Nobel, uno de los sitios con más encanto en la zona donde vivimos. Luego ya en casa, nos dimos un homenaje familiar con una sencilla pero deliciosa comida, que es la que quería compartir con vosotros hoy.

Para preparar este almuerzo me inspiré en una de las últimas entradas de Manger, un blog que me encanta y que os recomiendo, sobre todo si os gusta la comida francesa. Allí di con esta maravillosa salsa de almendra y ajo, que sin lugar a dudas volveré a preparar en el futuro.

En cuanto terminé de leer dicha entrada, tenía claro que no iba a quedarme con ganas de probar esta salsa. Como los caracoles me interesan bien poco (por no decir nada de nada), decidí seguir las recomendaciones de Mimi Thorisson, la autora, y acompañar esta salsa con pechuga de pollo a la plancha y unas patatas asadas que son mi perdición. Un plato sencillo, pero que gracias a esta sabrosa salsa adquiere más personalidad y cierto aire sofisticado. ¡Todo el secreto están en la salsa!

No sé bien si fue por el frío, el cansancio o lo rica que estaba la comida, pero disfrutamos como niños de cada cucharada. Fue todo un éxito.

Y para esos momentos en que necesitamos un postre rápido, sencillo y ligero, os recomiendo esta maravilla invernal: naranjas acompañadas con una rica crema de yogur griego y chocolate blanco. Éste es uno de esos postres que sorprenden por su sencillez, su magnífico sabor y su frescura. Cuando doy con recetas tan fáciles y “resultonas”, siempre me pregunto, no sin un poco de reproche, cómo es que no se me había ocurrido algo así….No puede ser más simple de idear y preparar este postre. Además, es vistoso y de lo más apetecible, ¿no estás de acuerdo?

{Guardar & Imprimir Receta}

Podemos utilizar sólo naranjas o también mezclarlas con pomelos y naranjas sanguinas. Las naranjas que utilicé eran una especie de híbrido entre naranjas sanguinas y las normales, pero estaban deliciosas. Soy una gran amante del pomelo, así que la próxima vez pienso hacer una buena mezcla de cítricos ;-) 

Os deseo a todos un lindo día, celebréis o no San Valentín. La verdad es que no suelo festejarlo mucho, pues no necesito de un día concreto para compartir mi amor. Sin embargo, que haya un día dedicado a San Valentín, a los enamorados o a la gente que queremos tampoco está mal. No le hace daño a nadie.

Yo intento repartir todos los “te quiero” que puedo cada día. Dependiendo de las circunstancias, unos días se me da mejor que otros, pero al menos voy por el buen camino. O al menos lo intento….

El otro día cuando salimos del coche, Maia corrió al lado de su hermano para darle la mano y salir caminando juntos. Entonces Hugo le preguntó a su hermana “¿Maia, tú me quieres?”, a lo cual ella asintió con una gran sonrisa. Agarrados de la mano hicieron el camino a casa. Y yo detrás, feliz y agradecida por tenerlos y con la certeza de que ellos también van por el buen camino.

Feliz día.

Rollitos de azafrán, naranja y chocolate blanco {Temporada navideña inaugurada}

Este fin de semana han abierto los mercados navideños. Signo inequívoco de que la temporada navideña ya está aquí, aunque la inauguración oficial no será hasta el fin de semana que viene, con la celebración del primer domingo de Adviento. Pasearse por uno de estos mercados implica viajar al pasado, a esa Suecia rural de hace más de un siglo y sumergirse en el universo escandinavo, su magia y sus tradiciones. Un estilo de vida sencillo y sin demasiados artificios, aunque a mi modo de ver, con muchísimo encanto.

Ayer domingo fuimos al mercado navideño de Skansen. Pudimos comer al aire libre y degustar productos típicos de la tierra, bailar con los niños alrededor del árbol de Navidad al compás de una banda folclórica de lo más animada, tomar glögg (vino especiado) calentito y acompañarlo con rollitos de canela o galletitas de jengibre, todo un clásico por estas fechas.  

Una de las imágenes más bonitas: chicas con trajes de época paseando por el mercado o bailando y cantando con los niños alrededor del árbol. ¿Estamos realmente a finales del 2012? Por un momento he perdido la noción del tiempo….

Y después de una jornada como ésta, lo ideal es llegar a casa y merendar unos bollitos como los que traigo hoy (momento de felicidad absoluta). Una verdadera maravilla de color amarillo, deliciosos de principio a fin, y que han causado una verdadera sensación entre todos los familiares. No sabéis la ilusión que me hace compartirlos, pues cuando descubres una receta tan buena no puedes sino correr y contársela a medio mundo y repartir así un poquito de felicidad  y calor de hogar :)

Los bollitos de azafrán son muy característicos de los países nórdicos durante la temporada navideña. Tal vez los más representativos sean los lussekatter, unos panecillos que en honor a la verdad, a mí no me gustan demasiado, pues me resultan secos y un poco sosos. Por lo tanto, cuando vi esta versión de rollitos con azafrán, naranja y chocolate blanco me enamoré al instante, a pesar de haber tardado un año en prepararlos. Esta receta la conservo desde las pasadas Navidades, pero como no me entusiasma el azafrán en panes y bollos no me animaba a hacerla. ¡Cuánto tiempo perdido, madre mía! Si hubiera sabido lo ricos que estaban no hubiese esperado tanto, desde luego.

Guardar & Imprimir Receta

Para variar la receta, es posible sustituir el chocolate blanco del relleno por pasta de almendras rallada o mazapán.  Así los haré la próxima vez. Aquí podéis encontrar la receta de la pasta de almendra.

Y si queremos hacer una versión menos Navideña, podemos prescindir del azafrán, concentrándonos en la mezcla de naranja y almendra. El toque de naranja es brutal, le da un aroma y un sabor maravillosos. Y de la masa, qué os voy a decir. Es tan suave y esponjosa, que se derrita en la boca en cuestión de segundos. Quedaréis encantados :)))

Espero os hayan gustado mis rollitos de azafrán y que os animéis a prepararlos un día de estos. Con estos panecillos podréis traer un trocito de Navidad nórdica a vuestras casas y disfrutar del espíritu navideño de estas frías tierras. ¡Y llenar vuestros hogares de un olor maravilloso! ¿A qué estáis esperando?

¡Feliz semana!

Bizcocho de chocolate blanco {Leyendo espero…}

Hoy pensaba publicar una receta más veraniega para compensar el protagonismo que está teniendo el horno, pero ya veis, vuelvo con otra receta de horno una vez más. Esto no tiene remedio, ja ja!!! Sin embargo, en esta ocasión la culpa de mi falta de palabra la tienen Chelo y Silvia con su maravilloso bizcocho de chocolate blanco. Lo vi en el blog de Silvia, quien a su vez lo tomó del blog de Chelo, y y no he podido resistirme a prepararlo cuanto antes. Es un bizcocho absolutamente delicioso, con un textura muy suave y esponjosa, y con ese toque indiscutible de chocolate blanco que a mí me vuelve loca (y eso que jamás como chocolate blanco tal cual, pero en repostería me apasiona).

A mí os aseguro que me encantó y viendo la cara de satisfacción de H&M, puedo asegurar que en casa fue todo un éxito. Devoraron sus  primeros trozos en un pis pas camino de la guardería, y mientras íbamos por nuestro caminito diario, Maia me decía, en ese ruso “indio” que habla y con la boca llena a más no poder: “A Maia le gusta mucho este bizcocho” (aquí pongo cara de se me cae la baba, je je….)

Chicas, mil gracias por la receta. La repetiré en muchas más ocasiones, pues a pesar de lo rico que está, no puede ser más sencillo de preparar. Sois un sol :)

Pues aquí viene la crónica de la espera. Con el maravilloso olor que inundaba la cocina mientras se horneaba, era incapaz de irme a otro sitio. Allí me quedé. Y mientras esperaba, me tomé un café con leche que me supo a gloria y que acompañé de un buen libro. Café  y lectura, una combinación infalible :)

Una vez listo y fuera del horno, el bizcocho pasó a la mesa de la cocina desde donde desprendía un intenso y delicioso aroma que amenazaba en convertir mi dulce espera en desespero total.

Para amenizar el rato, más leche y más café… y alguna que otra fotito ;-)

Una vez listo para ser consumido, me lancé como loca a probar un trocito…

y otro más…y otro chiquitito. Dios mío, ¡qué rico estaba!

{Guardar & Imprimir Receta}

A partir de la semana que viene estaré en casa cuidando de H&M que tienen vacaciones en la guardería. Vamos a estar muuuuuy entretenidos hasta finales del verano. No sé si tendré tiempo para hacer bizcochos, pero para leer mientras éstos se hornean, desde luego que no. Espero me quede algo de energía para hacer alguna que otra foto y publicar de vez en cuando. No sabéis el par de huracanes tropicales con forma de niños que tengo en casa.

En fin, ya os contaré si sobrevivo. Deseadme suerte, que la necesito ;-)

Nos vemos. ¡Feliz fin de semana!

Blondies para Pimienta Rosa

Hoy os escribo para deciros que he publicado un post para Pimienta Rosa, un estupendo blog que sigo desde el primer día que lo descubrí. Quería darle las gracias a Cristina de Pimienta Rosa por darme esta maravillosa oportunidad.

La receta de hoy va de blondies, unos bizcochitos muy ricos, parecidos a los brownies, pero con chocolate blanco y azúcar moreno. Una verdadera delicia, espero que os gusten.


Podéis leer el post aquí, y así de paso conocer Pimienta Rosa, para aquellos que no lo conozcan.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.339 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: