Picadillo a la Habanera {Preparándonos para el Adviento}

No sé bien por qué, pero hasta ahora no había publicado ni una sola receta cubana (mea culpa). No sé incluso si todos los lectores de Delicious Stories saben que nací en Cuba, aunque dejé mi pequeña isla buscando un futuro mejor hace ya 18 años. Llevo mucho tiempo sin ir por allá, más de 15 años, y aunque soy muy feliz fuera de Cuba, la nostalgia de mi tierra y de la gente que he dejado atrás resulta a veces dolorosa y difícil de soportar.

La otra noche soñé que estaba de visita en Cuba, en el pueblo de mi padre,  en casa de la señora que me cuidaba de pequeña y a quien yo llamaba “mama Esther”. La escena toda parecía tan real y las personas tan auténticas, al igual que la inmensa tristeza que sentí durante todo el sueño y  el llanto desconsolado que sufrí al verme nuevamente en aquella casa, tantos años después. Hoy me pregunto si Esther y su familia están bien y si el sueño que tuve acaso quería decirme algo… No es que crea demasiado en estas cosas, pero a veces los sueños te dejan sensaciones tan raras e inquietantes, que interpretarlos y encontrarles un sentido puede llegar a convertirse en una verdadera necesidad. No sé si me explico.

Pues con la mente puesta en Cubita la bella y con la melancolía a flor de piel,  cociné ayer este picadillo a la Habanera, uno de los platos más típicos de la gastronomía cubana. Ése que tantas mujeres cubanas han preparado durante generaciones y generaciones. No es un guiso sofisticado ni complicado de hacer, es un plato más bien simple, aunque contundente y con mucho sabor criollo. Es un clásico en nuestra casa y a mi marido le encanta. Siempre se pone muy contento cuando preparo mi versión del picadillo a la Habanera. Hoy la comparto con todos vosotros y os regalo un trocito de mi Cuba.

Se acompaña con arroz blanco y si es posible, con plátanos maduros fritos….y una cervecita bien fría. Carbohidratos por todos lados, lo sé, pero así es la comida del Caribe ;-) Espero os guste.

Guardar & Imprimir Receta

Pues cambiando de tema y de continente, esta semana ha estado dedicada a los preparativos para el primer domingo de Adviento. Hemos confeccionado en familia nuestro calendario de Adviento, que este año estará compuesto de 24 sobres que hemos decorado todos juntos y que colgaremos en la cocina. 24 paquetitos bien monos que guardarán alguna sorpresita paraH&M, siempre que se porten bien, claro está ;-)

También tengo la intención de decorar esta corona, a ver qué tal me sale. No soy muy ducha en el terreno de las manualidades, es un mundo bastante nuevo para mí. A ver si mañana la termino y en mi próxima entrada os enseño el resultado.

Habrá que ir sacando los candelabros de Adviento, los adornos de Navidad, las tacitas para tomar  glögg y los moldes para preparar las galletas de jengibre. ¡Tengo muchos planes para H&M estas Navidades! 

Todo trabajo manual resulta más reconfortante con algo para merendar, ¿verdad?.  Unos rollitos de canela sientan de maravilla, sobre todo si son hechos en casa. Si os interesa, aquí podéis encontrar la receta (el de la foto está relleno de mantequilla, azúcar, canela y pasta de almendra). ¡Maravilloso, no digo más!

Bueno, es todo por hoy. Este fin de semana a nosotros se presenta movidito. Que el vuestro sea estupendo de principio a fin. Pasadlo bien :)

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.334 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: