Risotto de espárragos {Haciendo las maletas}

{Scroll  down for recipe in English}

Adoro el arroz. Blanco, rojo, salvaje, integral…para mí es la guarnición ideal, la más rápida y fácil de preparar. Y cómo plato único, soy una apasionada del risotto, la paella, el arroz negro…en fin, que mi idilio con el arroz es fuerte, sincero y para toda la vida :)

En cuanto a esa maravilla italiana que es el risotto, ¡qué os voy a contar! Las comidas del fin de semana tienen más encanto siempre que pongo la cazuela con un humeante y oloroso risotto sobre la mesa. Casi siempre, en versión vegetariana, aunque tengo pendiente preparar uno con salchichas frescas italianas que no debe estar nada mal. Lo bueno del arroz es eso, que lo puedes hacer de mil maneras y siempre quedar contenta :)))

Hoy os traigo una receta de risotto muy primaveral, con espárragos y puerro. Es sencilla de preparar, no tiene misterio alguno y estoy segura de que os gustará. Cuestiones básicas a tener en cuenta: utilizar un caldo de la mejor calidad, a ser posible, casero, un buen arroz para risotto, añadir el caldo caliente, para que el grano de arroz se cueza de forma uniforme, y hacerlo de forma gradual y sin dejar de revolver, para obtener una textura más cremosa.

No es nada difícil, sólo necesitamos dedicarle algo de tiempo, una media hora para velar el arroz, revolverlo y mimarlo un poquito. Creo que es un plato que se tiene que hacer con cariño y buena disposición. Cariño a los buenos productos de la tierra y a las personas que van a compartir con nosotros la mesa y disfrutar del resultado. Si no estamos de humor o hay falta de tiempo, mejor optar por otra cosa. Al menos es cómo yo lo veo :)

{Guardar & Imprimir Receta}

This asparagus risotto is delicious, simple to make and tastes spring. For the last two weeks I have made it twice. As much as I love the mushroom version during the colder months, this option is perfect when the weather is warmer and days get longer….. Hope you like it :)

{Save & Print the Recipe}

Son las 7 de la mañana, me acabo de tomar mi primer café, y después de publicar esta entrada habrá que ponerse las pilas. Dentro de unas horas nos vamos a Amsterdam y aún no hemos hecho las maletas. Son sólo tres días, así que tampoco hay que llevar demasiadas cosas, pero aún así, alguien tendrá que empacar…Me temo que H&M no lo van a hacer :-)

Ya os contaré qué tal nos va. Estuve en Amsterdam hace muchos años, así que tengo muchísimas ganas de reencontrarme con esta encantadora ciudad, sus canales y tulipanes.

Buen fin de semana a todos!

Gratén de pollo con patatas y puerro {Una primavera agitada}

Muy buenas,

Llevo una semana perdida, lo sé, pero últimamente los días no me dan para mucho. Llevo desde marzo haciendo unos cursos que me tienen, literalmente, con la lengua fuera y sin mucho tiempo para el blog. A finales de mes termino, así que  a partir de entonces espero poder dedicarle a mi querido blog el tiempo que se merece y también visitar los vuestros, que os tengo un poco abandonados, lo sé… Lo siento mucho, aunque espero me entendáis!

El plato que os traigo hoy ha sido todo un descubrimiento. En las últimas semanas lo he preparado un par de veces, por lo rico que está y por lo cómodo que resulta cuando tenemos que darle de comer a más personas de lo habitual. Y si ése no fuera el caso, nos puede quedar una buena cantidad para repetir al día siguiente ;-)

Soy una gran amante del puerro. Me gusta su suave y delicado sabor y la textura cremosa que le aporta a los platos. Procuro tener siempre puerro en casa pues más de una vez me ha sacado de apuros. Además, todavía estamos en temporada, así que hay que aprovechar antes de que ésta termine, ya muy pronto. Espero os guste y os animéis a preparar en casa este rico gratén, ahora que todavía no ha empezado el calor, al menos por aquí :)

{Guardar & Imprimir Receta}

{In English, please}

Hello friends,

I’ve been having a couple of quite busy months and that’s why I haven’t had the time to update my darling blog as often as I’d like to. Hopefully May will be somehow lighter and less intense.

Regarding today’s recipe, I really recommend you to try it. It’s not that sophisticated, but it’s really good and I’ve already prepared it twice for the last few weeks. It’s comfort food at its best and a true crowd pleaser.

Hope you like it :)

{Click to Save or Print the Recipe}

Os deseo a todos una estupenda semana. Ésta es una semana especial para mí, en unos días os contaré el porqué.

Nos vemos pronto, sed felices.

I wish you all a wonderful week. This week is quite special for me, in few days I’ll share with you why. See you soon guys and don’t forget to be happy.

Sopa cremosa de pollo y puerro {De placeres invernales}

El invierno nórdico tiene sus encantos. Aunque haga mucho frío, tiene cosas que enamoran, y cada día me convenzo más. Sobre todo, si se sabe disfrutar de ellas como lo hacen por estas tierras. 

El sábado por la tarde di un paseo alrededor del lago que está cerquita de casa y a pesar de los -15 grados, volví feliz, con la mente despejada y las pilas bien cargadas….y tiritando de frío también, para qué nos vamos a engañar…. Sacar fotos era todo un reto, así que después de tirar unas pocas, decidí dejar el reportaje fotográfico para un día algo más cálido.

La mera visión del lago congelado y la gente paseando, patinando o esquiando por la superficie me parece bella y de lo más curiosa. En días de sol como éste, el lago se llena de muchísimas personas que vienen de los alrededores a pasar un buen rato al aire libre. Muchos se traen la comida o merienda, o al menos el termo de café. Llegué incluso a ver a una familia que disfrutaba de un verdadero picnic tumbados sobre el hielo encima de una manta…. Y  los que no traen de casa tentempié alguno, pueden comprarse un perro caliente en un carrito que se instala en el medio del lago. Todo facilidades, aunque ya que estamos, un carrito vendiendo chocolate caliente tampoco estaría de más.

Hugo tuvo ayer su primera experiencia con los patines. Fue un fracaso total, no le gustó mucho y tanto el padre como él volvieron un poco frustrados. Pero es normal,  no se aprende a patinar en cinco minutos y será cuestión de volver a intentarlo. Maia está enferma y todavía no ha vivido la experiencia. Ya veremos qué tal le va, aunque primero tendremos que comprarle unos patines…

Llegar a casa después de un paseo como éste y entrar en calor con un cuenco de sopa es un placer casi indescriptible. Nada se agradece más que un plato calentito y “con sustancia”, como es el caso de esta sopa de pollo y puerro, sobre todo si se acompaña con un buen pan rústico y un vino tinto con carácter. Para mí, es éste también uno de los placeres del invierno.

Preparé esta sopa pensando sobre todo en mi pequeña Maia, que enferma como está, es de las mejores cosas que  le puedo ofrecer, aunque su apetito no sea el mejor en estos días. Sin embargo, no hay que estar enfermo para disfrutar de esta deliciosa crema; en casa gustó mucho a toda la familia.

Dicen que con pan y vino se hace el camino, ¿no? Doy fe de que es así :)

Guardar & Imprimir Receta

Sopa cremosa de pollo y puerro

Bueno, espero os haya gustado la receta de hoy. Ya me contaréis. Gracias mil por esta ahí :)

Os deseo un feliz comienzo de semana.

Crema de puerro con azafrán y Pan en cocotte con polenta {Un dos por uno muy invernal}

Hoy vuelvo a comenzar con un “¡buenos y muy nevados días!” No sabéis la tormenta de nieve con la que ha amanecido Estocolmo, y que a estas horas de la mañana sigue in crescendo. No ha parado de nevar en toda la noche, pero lo peor es el viento que acompaña la nieve. Incluso estamos en alerta, noticia que me comunicó mi mamá por teléfono a las 7 de la mañana.

Creo que las ventiscas es lo que menos me gusta del invierno. Todo se complica tanto, la calle se vuelve tan poco hospitalaria que da miedo asomarse a la ventana. En días así, el invierno pierde ese halo de romanticismo que sin lugar a dudas puede llegar a tener. Sin embargo, hoy no, hoy no hay cabida para el romanticismo ni diversiones invernales. Al otro lado del cristal sólo veo frío, potentes ráfagas de viento polar, incomodidad, montículos de nieve que aún no ha dado tiempo limpiar y complicaciones en las carreteras y en el transporte público. Ufff, no es un buen día.

En días como hoy no hay mejor plan que estar en casa y cocinar, al menos para mí. Calentar el cuerpo con un buen cuenco de sopa humeante y acompañarlo con una rebanada de pan es uno de esos pequeños placeres que dan mucha satisfacción y que está al alcance de cualquiera. Y más cuando se trata de un pan estupendo como el que traigo hoy, hecho en casa y con bastante poco esfuerzo durante su preparación. Lo que sí necesitamos es tiempo para el levado, pero por lo demás, es de los panes más sencillos que he hecho nunca.

En cuanto a la crema, es la típica de puerro y patata que seguramente muchos han preparado en más de una ocasión. El elemento “novedoso” es el toque de azafrán y nuez moscada, algo que le sienta genial. El resultado es una crema sabrosa y de color vibrante. Muy recomendable, si queremos variar un poquito esos platos clásicos de toda la vida.

Guardar & Imprimir Receta


Guardar & Imprimir Receta

Pan en cocotte con polenta

Y ahora hablemos un poco de este maravilloso pan, que se hornea en cazuela y que es ideal para iniciarnos en el mundo del pan casero, ya que apenas requiere de amasado y con unos resultados estupendos. La polenta le aporta una corteza crujiente y un bonito color,  mientras que la miga es jugosa, suave y esponjosa. 

Por el largo tiempo de levado que requiere este pan (entre 12 y 18 horas), recomiendo comenzar con su elaboración la tarde noche del día anterior. A la mañana siguiente podremos continuar con el proceso. Es importante que la masa repose en un cuenco grande, tapada con un film plástico en un sitio a temperatura ambiente, donde no haya corrientes de aire ni haga mucho frío. Os animo a prepararlo, veréis que con algo de tiempo pero poco esfuerzo podemos disfrutar de una rica hogaza de pan que, al ser casero, a mí me sabe mejor todavía ;-)

Bueno, pues espero que os hayan gustado las dos recetas de hoy. No concibo tomar un plato de sopa o crema sin pan, así que decidí publicarlas a la vez, sobre todo porque ésta fue mi comida de ayer :)

¡Hasta pronto!

Mac ‘n’ cheese, o macarrones con queso {Comiendo a solas}

Hoy hemos amanecido con una mañana espléndida, después de haber sufrido un fin de semana lluvioso, oscuro y algo triste. Han sido dos días tranquilos, con pocas actividades al aire libre, aunque ayer aprovechamos para dar un agradable paseo por las afueras de la ciudad, a pesar de los cielos encapotados y la constante amenaza de lluvia. 

Terminé con las manos heladas y  las botas enfangadas a más no poder, Hugo, con los pies mojados, y Maia, bastante cansada de tanto caminar. Sin embargo, la inolvidable imagen de ese bosque exuberante y multicolor, la merienda a la luz de las velas con gofres recién hechos que nos esperaba al final del paseo y el irresistible olor a leña que salía del café donde paramos hizo que estas pequeñas adversidades bien valieran la pena. Son esos momentos mágicos que nos salvan de la monotonía y el tedio un día cualquiera.

Ideal para reconfortar cuerpo y alma un frío día de otoño puede resultar un cuenco de mac ‘n’ cheese, o macarrones con salsa de queso. Bien caliente y humeante, cremoso en su interior y crujiente en el exterior y con ese inconfundible olor a queso, a cocina resguardada de la lluvia y el viento, a mimos de madre cariñosa y a calor de hogar….

Pocas razones veo yo para que no os guste este plato (bueno, siempre que nos guste el queso). Un clásico de toda la vida, sencillo, adaptable a vuestros gustos y preferencias (léase con/sin bacon, con/sin puerro, con/sin setas, con/sin verduras, etc….) Hay miles de posibilidades, sólo tenemos que poner un poquito de ganas e imaginación.

Guardar & Imprimir Receta

Una vez terminada la sesión de fotos para esta entrada, cogí mi cuenco, lo calenté unos minutos en el horno y me lo comí todito sin tan siquiera sentarme a la mesa. Envuelta en una manta y acurrucada en el sillón de la cocina, disfruté de cada cucharada como una niña. Afuera llovía, el gato ronroneaba perezoso y entonces me di cuenta de que comer a solas puede tener su encanto.

¡Feliz comienzo de semana!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.293 seguidores

%d personas les gusta esto: