Una tarta de boletus y otra de ciruelas {por lo feliz que soy de estar aquí}

El otoño es una época magnífica para estar en Madrid. Me gusta el tiempo que hace, la luz que inunda las calles, el cielo azul celeste que rara vez se encapota y el frío intenso de sus mañanas….En Madrid ver llover me produce una inmensa alegría, aunque ya sé que no todos la comparten…Pero a mí me gusta y llueva o no, me siento feliz de estar aquí.

Y es que en esta época del año no puedo no acordarme de Suecia y de sus otoños nórdicos. Por mucho que me guste esta época del año y la espléndida paleta de colores que la caracteriza, recuerdo haber vivido aquellos otoños con cierta ansiedad y la ligera aunque insistente sensación de que lo peor aún está por llegar, en forma de más frío, oscuridad y ventiscas de nieve.  Aquí me he liberado de esos presentimientos, lo cual me permite disfrutar del frío con gusto y sin sobresaltos. Sé que ni el otoño ni el invierno madrileños van a resultar tan severos y que ninguna tormenta de nieve va a quitarme las ganas de salir a la calle.

Y para celebrar el otoño os traigo dos tartas que espero os gusten. La primera, es una tarta de patatas y setas, adaptada del libro La Tartine Gourmande. La he hecho varias veces y siempre con mucha aceptación por parte de los comensales. Para prepararla en esta ocasión he utilizado boletus, pero la podéis hacer de cualquier otro tipo de setas o usar una mezcla de las variedades que más os gusten. En cuanto al queso,  la he hecho tanto con queso de cabra como con queso azul, y en ambos casos queda el resultado es excelente. Es una tarta ideal para las cenas de fin de semana, os la recomiendo, y mucho.

Y para el postre os traigo una deliciosa tarta de ciruelas. Me encantan las tartas y postres con ciruela, casi tanto como las de manzana. Esta tarta la publicó hace poco Deb Perelman en su blog Smitten Kitchen  y en cuanto la vi la anoté en mi lista de pendientes. Es una tarta sencilla, rápida de preparar y puede que a simple vista no parezca gran cosa… Sin embargo, desde el primer bocado descubrimos una textura diferente, jugosa y crujiente a la vez, y un sabor entre dulce y ácido, tan característico de los postres con ciruela… En pocas palabras, es una delicia de tarta, que se prepara sin complicaciones y que tenéis que probar sin lugar a dudas.

La tarta gana con horas de reposo, por lo que el día después está más rica y jugosa. Doy fe. Aunque os aseguro que el mismo día también está riquísima.

{Descárgate la receta en pdf}

{Descárgate la receta en pdf}

Bueno, es todo por hoy. Espero os hayan gustado las dos propuestas. Ya me contaréis qué os han parecido.

Os deseo un feliz martes y una estupenda semana. Disfrutad del otoño (o la primavera,si es lo que toca) y sed muy felices.

Arroz al horno con setas {El tiempo dirá}

Las cosas siempre pueden ir a peor….si el otro día tenía enferma a Maia, ahora también lo está Hugo, así que ahora somos tres en casa, compartiendo más que cariño. Parece que hoy la fiebre comienza a remitir y ciertamente, los chicos se ven más animados. Ya tienen energía incluso para pelearse y discutir por tonterías, algo que ayer era del todo impensable. En fin, como os podéis imaginar, estoy de lo más entretenida y aprovecho el rato de la siesta, bendita sea, para publicar esta entrada.

En días así, además de hacer de mami amorosa y enfermera abnegada, también necesito encontrar un hueco para otro tipo de tareas. Desconectar un rato, aunque sea frente a la pantalla del ordenador, o bajar al súper a hacer la compra en cuanto mi marido aparece por la puerta, hace que conserve mi salud mental…al menos, la que todavía me queda, ja ja…  Imagino que a muchas madres les pasa lo mismo, ¿a que sí?

Por consiguiente, en vez de echarme yo también la siesta, aquí estoy, compartiendo un ratito con todos vosotros. Y por cierto, con muchísimo gusto :-)

La receta de hoy es otra que tenía guardada desde hace semanas. No me gustan las fotos, las hice un día raro en el que no me sentía muy inspirada y nada parecía salirme bien (con excepción de este arroz, eso sí). Sin embargo, no podía dejar de publicarla por culpa de las fotos, pues un plato tan rico no se merece ese tratamiento. Es sano, sabroso y contundente, ideal para una comida invernal de fin de semana. Cada vez que recuerdo su textura cremosa y la costra crujiente que se forma gracias al queso y las setas, me dan ganas de llorar. Cualquier día de estos repito la receta, aunque tal vez incorporando algún ingrediente nuevo, ya veremos…

Este plato lo encontré en el estupendo libro de Heidi Swanson, Super Natural Every Day, que sé que muchos conocen. He hecho algunas recetas suyas, aunque son más las que tengo pendientes. (Creo que voy a crear una base de datos con todas las recetas que tengo dispersas por ahí y que quisiera preparar. Son tantas que he perdido la cuenta desde hace rato y me cuesta horrores la búsqueda de alguna en concreto). 

Hace tiempo ya publiqué su bizcocho de buttermilk y ciruelas, que está bien rico y que por supuesto, también os recomiendo preparar. 

Guardar & Imprimir Receta

Arroz al horno con setas

Tal y como explico en la receta, podemos utilizar arroz salvaje, o bien mezclarlo con otras variedades, como son el arroz marrón y/o integral. Yo lo hice con una mezcla de estos tres arroces, que últimamente consumo mucho y que en mi opinión, es todo un disfrute para el paladar. De más está decir que soy una amante incondicional del arroz en todas sus modalidades. Para mí es un alimento imprescindible en mi dieta. 

Bueno, espero que a partir de hoy  las cosas vayan a mejor…. también cabe la posibilidad de que sea yo la próxima en caer con fiebre, justo antes del fin de semana….

En fin, no voy a adelantarme a los acontecimientos. El tiempo dirá. 

Coq au vin blanc {¿Blanco o tinto?}

Buenas, ¿qué tal? Espero que bien.

¿Hace frío dónde vivís? Aquí todavía no está haciendo mucho frío (bueno, el concepto de frío es muy relativo), pero no creo que se haga esperar demasiado. Por ahora estamos por encima de cero, y eso ya es algo. Así que pensando un poco en estos días de otoño-invierno os traigo un plato estupendo, de mis preferidos para preparar el pollo y que queda tan rico que es difícil no repetir y rebañar la cazuela ;-) Ideal para preparar este fin de semana. ¡Comfort food a raudales!

El coq au vin es un clásico de la cocina francesa y seguro que un viejo conocido para muchos de vosotros. He preparado esta plato antes, aunque en su variante más tradicional, léase en salsa de vino tinto. Aquellas vez preparé el pollo al horno, cosa que también se puede hacer para esta versión (aproximadamente hora y media a 150 grados C). Toma un poco más de tiempo, pero el resultado es exquisito. 

Llevaba tiempo queriendo preparar la variante alsaciana, que implica la utilización de vino Riesling de Alsacia (un vino blanco estupendo, por cierto). He de decir que aunque ambas versiones son deliciosas, definitivamente prefiero la receta con vino blanco. Me parece más ligera, con ese sabor algo más afrutado y delicado. Pero bueno, en esta vida todo es cuestión de probar y llegar a nuestra propia conclusión.

Recetas de coq au vin hay muchas y bastante variadas. Esta receta es mi propuesta, una síntesis de las que más me han gustado y que me han servido de inspiración y ayuda. Espero os guste :)

Si no tenéis a mano vino Riesling, podéis utilizar un buen vino blanco seco. Un Chardonnay viene de maravillas. Y no olvidéis un buen pan, por favor, ¡es totalmente imprescindible!

Guardar & Imprimir Receta

Bueno, es todo por hoy. Ando liada preparando unos bollitos de azafrán. Es la primera vez que los hago y estoy un poco nerviosa por cómo va a responder la masa. Ya os contaré  qué tal ha ido y si salen bien compartiré la receta en el blog, cómo no….

Nos vemos pronto. Un abrazo y gracias por estar ahí :)

Tarta de setas, patata y queso azul {Otoño, tiempo de setas}

Hoy toca una vez más la Receta del 15, que este mes está dedicada a las setas. ¡Cómo me gustan! Para mí es una verdadera delicia poder disfrutar de setas salteadas en mantequilla y aderezadas con perejil, sal y pimienta. Con una buen pan rústico no precisan de nada más para convertirse en una cena ligera y sabrosa. No son baratas, sobre todo si se trata de cantarelas (o rebozuelos), pero de vez en cuando vale la pena darse el gustazo para preparar algo más especial. A ver si algún día aprendo a reconocer las setas comestibles para salir al bosque cada otoño y recoger unas pocas. ¡Con la de bosque que tengo por aquí! Imagino que debe ser un pasatiempo de lo más reconfortante. ¿Habéis recogido setas alguna vez? ¿Qué os ha parecido?

Os recomiendo especialmente la tarta de hoy. Sólo la he preparado una vez, pero me gustó tanto que cualquier día de estos repito. Lleva setas (en mi caso utilicé una variante de cantarelas y champiñones castaños) y queso azul, pero también patatas, un ingrediente que la vuelve más contundente y que a mi modo de ver, equilibra muy bien los sabores. El resultado, una tarta delicada pero con carácter y para nada pesada. Una propuesta que no os podéis perder, siempre que os gusten las setas, claro ;-)

Si el queso azul no es de vuestra preferencia, podéis sustituirlo por queso de cabra. Yo utilicé queso azul danés, tal y como se sugiere en la receta. Por sí solo, no es de los que más me gustan pero que en esta receta ha funcionado de lo mejor.

Guardar & Imprimir Receta

Por aquí ya van quedando pocas setas, pues el otoño ya está muy avanzado. Hace unas pocas semanas podíamos encontrar muchísimas setas a lo largo del camino que lleva a la guardería. A H&M les entusiasmaba encontrarlas, con ese aspecto tan raro que a veces suelen tener. Ya no queda ni una y los peques han dejado de buscarlas mientras hacemos el paseíto diario. Sin embargo, tanto entusiasmo a la hora de buscar setas no ha servido para que se animen a probarlas (evidentemente, no las que encontramos en la calle, sino las comestibles). Por ahora, no tienen intención de iniciarse en el mundo de las setas. Espero que algún día las puedan disfrutar en un salteado con cebolla y patatas fritas a la manera rusa, como me las ha preparado mi mamá toda la vida y que es uno de los platos que más me gustan en el mundo mundial (!!!!) Algún día publicaré la receta :)

Mientras tanto voy a cuidarme un poquito, pues sospecho que me está rondando un resfriado, justo a tiempo para estropear el fin de semana…. Ya veremos si caigo o no en sus redes ;-)

¡Hasta pronto!

Tostas de setas cantarela y queso pecorino

Es bien sabido que el otoño es época de setas… de recogerlas, de prepararlas y disfrutarlas de mil maneras. No suelo recoger setas porque no conozco nada del tema, así que me conformo con comprar mis setas en el super o los mercados callejeros, donde hay una gran variedad de ellas, a dios gracias.

El plato de hoy no es una receta como tal, sino más bien una deliciosa manera de preparar las cantarelas (también llamadas rebozuelos, según tengo entendido). Esta sugerencia la vi en Tartalette, uno de mis blogs favoritos y de muchos de vosotros, estoy segura. Me encantan las recetas que nos trae Helene y qué decir de su fotografía…. que es un referente y una fuente de inspiración. 

La idea de saltear las setas en mantequilla con ajo, cebolla y perejil no es demasiado original, pero el punto de queso pecorino me pareció interesante. Y en cuanto al resultado, es más que interesante, es exquisito. En cuestión de un mes he hecho estas tostas al menos tres veces. En una ocasión usé queso parmesano y el resultado fue igual de bueno. Ambos quesos son una maravilla y cada uno contribuye con su sabor particular. Podéis probar cualquiera de las dos opciones a ver qué os parece.

Bueno, y hablando de otras cosas, ya es viernes. Se ha pasado la semana con una rapidez increíble, una semana más de nuestras vidas… Ayer nos levantamos con la noticia del fallecimiento de Steve Jobs, y tengo que reconocer que me impresionó bastante. A pesar de saber que estaba bastante enfermo, el anuncio de su muerte no dejó de sorprenderme… Era un hombre especial, creador de unas de las empresas más importantes del mundo, pero sobre todo era un visionario, alguien que amaba profundamente su vida y su trabajo. Fiel a sí mismo, auténtico. Y esto es lo que más he admirado en su persona, no tanto su éxito profesional, su riqueza o los productos y gadgets de Apple, todos tan chulos y estupendos.  Siento haberme desviado con este tema, pero la noticia es muy reciente y no podía quedarme callada al respecto. Era una figura que siempre me ha inspirado una gran admiración. 

Os dejo con unas frases del famoso discurso que dio a los graduados de la Universidad de Stanford y que resumen de forma extraordinaria la que era su filosofía de vida y que en mi opinión son la clave para vivir una vida plena y acorde con nuestra naturaleza:

“Tienes que encontrar lo que te gusta de verdad. Si aún no lo has encontrado, sigue buscando. No pares.”

“Ten el coraje de seguir tu corazón y tu intuición.”

“Tu tiempo es limitado, así que no lo malgastes viviendo la vida de otra persona.”

Pequeñas pero grandes verdades, ¿no os parece? 

Que tengáis todos un feliz y enriquecedor fin de semana.

Sed felices :)

Abrir & Imprimir Receta

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.359 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: