Pollo con mango y coco de Tanzania

El guiso de pollo que os presento hoy tiene su origen en Tanzania y por lo tanto, un toque bastante tropical. Me encanta su sabor agridulce,  la mezcla del dulzor del coco y el mango con el picante de las guindillas. El resultado es sorprendente y muy sugerente. Además, uno mismo puede decidir la intensidad del picante que se desee, añadiendo más o menos guindillas.

En la receta original, en lugar de guindillas, se utiliza salsa piri-piri, una salsa de chile muy picante que se usa mucho en Portugal y que llegó a África a través de los portugueses. Como no tenía salsa piri-piri en casa, decidí adaptar la receta y utilizar guindillas. Además, me tomé la libertad de añadido cilantro, y creo que con el nuevo ingrediente, este guiso de pollo tropical sale aún más sabroso. Ya me diréis qué os parece.

Ingredientes:

  • 1 kg de pechugas de pollo (más o menos 4 pechugas medias)
  • 2 cebollas
  • 2-3 dientes de ajo
  • 3 cdas de aceite
  • 1 lata de tomate triturado
  • 1 lata de leche de coco
  • ¾ dl de mango chutney
  • 2 cdtas de sal
  • 1 cdta de cardamomo molido (se encuentra en tiendas bien surtidas)
  • 1 cda de jengibre fresco rallado
  • 1-2 guindillas
  • cilantro fresco
  • También necesitaremos medio mango y un poco de coco rallado, aproximadamente 1 dl.

Preparación:

  1. Cortar las pechugas en trozos medianos, salpimentar al gusto.
  2. Rehogar en el aceite caliente la cebolla y el ajo picados, incorporar los trozos de pollo y dorarlos ligeramente.
  3. A continuación, añadir el tomate, la leche de coco, el mango chutney, la sal, el cardamomo, el jengibre, las guindillas  y la mitad del cilantro. Remover bien para que se mezclen  todos los ingredientes.
  4. Dejar cocer a fuego medio, revolviendo de vez en cuando unos 15-20 minutos, hasta que el pollo esté hecho por dentro y la salsa espese un poco.
  5. Añadir el mango cortado en pequeños pedazos, el coco rallado y el resto del cilantro fresco. Servir caliente, preferiblemente acompañado de arroz blanco.