Pastel de pera y almendra

Me encantan las peras. Creo que es una fruta más sofisticada que su prima hermana la manzana. Y no es por desmerecer a esta última, que sobre todo en pasteles me parece realmente extraordinaria, pero a mi modo de ver, la pera destaca por su delicado sabor y suave textura, que le confieren ese toque sensual y refinado. Es una fruta muy versátil y que puede disfrutarse de mil maneras: al natural, asada, en pastelería, en ensaladas, acompañando quesos fuertes y curados… En fin, sirva este post para expresar mi profunda fascinación por la pera!


El pastel de hoy podéis elaborarlo también con manzanas, pero creo que con peras queda aún más rico todavía. Al tener muy poca harina, es bastante ligero y  de textura muy sedosa. La receta original no lleva nada de harina, pero yo decidí añadirle un poquito para darle más consistencia a la masa de almendras. Creo que el pastel quedó muy rico, y lo mismo pensaron nuestros amigos Sonia y Rubén, que esa misma tarde de viernes vinieron a casa a tomar un café a media tarde. Ese café se prolongó unas cuantas horas hasta convertirse en una apetitosa y divertida sesión de pizzas caseras, pero ésa es ya otra historia… y otro post ;-)

En cuanto al pastel de pera, os puedo asegurar que no sobró ni un trocito… Espero os guste.

Ingredientes:

  • 100 gr de almendras molidas
  • 4-5 peras
  • 75 gr de mantequilla
  • 5 cdas de azúcar
  • 2 huevos medianos
  • 30 gr de harina de trigo
  • 2 cds de zumo de limón

Preparación:

  1. Precalentar el horno a 200 grados. Engrasar un molde con mantequilla. Pelar y cortar las peras en rodajas no muy finas para que no se partan. Rellenamos la base del molde con las peras cortadas en una o dos capas, según el tamaño del molde.
  2. Meter el molde con las peras en el horno unos 15-20 minutos hasta que éstas se ablanden un poco. Mientras tanto, vamos preparando la masa de almendras.
  3. Para ello, batimos primero la mantequilla (que tiene que estar algo blanda, o sea, a temperatura ambiente) con el azúcar, para luego añadir  las almendras molidas. A continuación, echar los huevos, uno a uno. Mezclamos bien la masa entremedias. Por último, añadimos la harina, revolvemos bien todo y finalizamos con el zumo de limón.
  4. Sacar del horno el molde con las peras y echar la masa de almendras por encima de la fruta. Volver a meter en el horno y dejar unos 20 minutos a 200 grados.
  5. Podéis servir el pastel tibio o a temperatura ambiente, tal cual o con un poco de nata montada fría. También se puede acompañar con helado de vainilla.