Tarta cremosa de chocolate y avellanas


El chocolate es uno de esos alimentos que desata pasiones y vuelve loco a más de uno. La receta de hoy va dedicada sobre todo a los amantes del chocolate, pero también a todos aquellos capaces de apreciar los encantos de un buen postre.

Hay muchos tipos de tartas de chocolate, aunque a mí me pierden las que llevan poca harina y son de consistencia más ligera. La tarta de hoy es una de mis favoritas y os aseguro que a pesar de su sencillez, es el broche de oro perfecto para una cena o comida especial. La receta original, que encontré en la revista francesa Cuisine et Vins de France, no llevaba ningún tipo de frutos secos. Por lo tanto, es un ingrediente totalmente prescindible en caso de padecer alergia. Sin embargo, me gusta mucho la mezcla de avellanas y chocolate, pues creo que la tarta resulta más interesante. Aunque como todo en la vida y más aún en la cocina, es una cuestión de gustos. En lugar de avellanas, también se pueden añadir nueces. El efecto es similar, aunque con un ligero cambio en el sabor.

Es importante que la tarta se enfríe bien antes de servirla. Yo la suelo dejar en la nevera por lo menos dos o tres horas. También puede prepararse el día antes, muchos dicen que el día después, incluso sabe mejor. Es deliciosa tal cual, aunque servida con nata montada o helado de vainilla sabe a gloria bendita. Dicen que el chocolate nos hace sentir mejor y más felices. Después de saborear una tarta como ésta, soy capaz de entender un poco más el porqué…. Espero os guste.

 

Ingredientes:

  • 200gr de chocolate negro (al menos 50% de cacao)
  • 200 gr de mantequilla a temperatura ambiente+ un poco para engrasar el molde
  • 5 huevos
  • 150 gr de azúcar glacé
  • 30 gr de harina + un poco para el molde

Preparación:

  1. Precalentar el horno a 180 grados. Engrasar el molde y espolvorear con harina.
  2. Cortar la mantequilla en trozos. Fundir el chocolate y la mantequilla  en el microondas o a baño de María. Una vez fundidos, añadimos los huevos uno a uno, mientras batimos todos los ingredientes con una batidora de mano eléctrica.
  3. A continuación, añadimos la harina y el azúcar. Removemos bien y vertimos la mezcla en el molde.
  4. Hornear unos 20-25 minutos. Esperar 10-15 minutos antes de sacar la tarta del molde.
  5. Enfriar en la nevera al menos una hora antes de servirla, con nata montada o helado de vainilla.