Vinegret, una típica ensalada rusa

Ya estamos en primavera, aunque aquí en Estocolmo su entrada  se hace esperar y a veces parece que no va a llegar nunca… En cualquier caso, empieza a ser la época ideal para preparar ensaladas y comida más fresca y ligera. El plato de hoy nos lleva a Rusia, país para mí muy especial, ya que mi madre es rusa, he vivido muy de cerca la cultura y la gastronomía de esa tierra y allí he pasado varios años de mi vida.


La comida rusa se caracteriza, entre otras cosas, por una gran variedad de ensaladas, tanto frías como templadas, y generalmente muy ricas. La ensalada Vinegret es la ensalada rusa típica por excelencia, así que os animo a prepararla. Es un plato vegetariano, de mucho colorido gracias a  la remolacha. Toda una alegría para la vista y el paladar! Según he podido observar, en España no se usa demasiado este alimento, mientras que Europa del Este se utiliza con más frecuencia, sobre todo en sopas y ensaladas. En cualquier caso, esta ensalada tampoco sabe mucho a remolacha, pues el sabor predominante se lo dan los pepinillos y  la alcaparra. Además, es muy sencilla de preparar. En España la remolacha se suele vender ya hervida, lo cual es una suerte, pues tarda mucho en cocinarse. En caso contrario, habría que hervir la remolacha, claro está. Espero os guste!


Ingredientes:

  • 5 patatas grandes
  • 5 remolachas (siempre la misma cantidad que las patatas)
  • 2-3 zanahorias
  • 5-6 pepinillos en salazón
  • 1 cebolla morada grande (o dos pequeñas)
  • 1 manzana mediana o grande
  • 1,5 – 2 dl de alcaparras aproximadamente (depende de lo mucho que nos gusten)
  • Para aderezar: un poco de eneldo, sal, pimienta al gusto y aceite de oliva

Preparación:

  1. Hervir las patatas, las zanahorias (y las remolachas en caso de que estén crudas).
  2. Cortar en pequeños dados la patata, la zanahoria, la remolacha, los pepinillos, la manzana y la cebolla.
  3. Añadir la alcaparra y el eneldo, cortado muy fino.
  4. Aderezamos con aceite de oliva, sal y un poco de pimienta según el gusto. Dejar enfriar en la nevera unas horas. Servir fría.