Pan rústico de frutos secos

Hoy os traigo la receta de un pan de frutos secos muy sabroso y fácil de hacer. Lleva harina de trigo y de centeno y muchos frutos secos, como orejones, pasas, nueces, avellanas y semillas de girasol… y todos los frutos secos que le queráis añadir. En lugar de levadura de panadería lleva bicarbonato, que funciona muy bien en masas que llevan yogur, como es en este caso. Lo mejor de este pan es que no es necesario amasarlo, por lo que sólo tenemos que mezclar los ingredientes secos, añadir la fruta, luego el yogur y ¡listo!Es un pan denso y compacto, pero al tener tanta fruta resulta muy sabroso.  De corteza crujiente, sabe especialmente bien con mantequilla y queso amarillo o con mermelada, o simplemente solo. Esta vez le he dado forma de hogaza, pero le podéis dar la forma que os apetezca: redondo, alargado o como panecillos individuales, lo cual a veces es más práctico.

Ingredientes:

  • 5 dl de harina de trigo
  • 1,5 dl de salvado de avena
  • 2 dl de harina de centeno
  • 2,5 dl de frutos secos: orejones, uvas pasas, avellanas, nueces, semillas de girasol, etc…
  • 1 cdta de sal
  • 1 cdta de bicarbonato
  • 4 dl de yogur natural

Preparación:

  1. Precalentar el horno a 200°C. Engrasar y enharinar un molde (o si queremos hacer panecillos individuales, podemos utilizar moldes de magdalenas).
  2. En un bol, mezclar las harinas, el salvado, la sal, el bicarbonato y todos los frutos secos.
  3. A continuación, añadir el yogur. Mezclamos bien todos los ingredientes y echamos la masa en el molde.
  4. Hornear durante 50-60 minutos. Una vez listo, sacamos el pan del molde y lo dejamos reposar sobre una rejilla.