Espaguetis con anchoas y salteado de verduras

Ayer fue un día difícil, a pesar de que era domingo y supuestamente, los domingos son días dedicados mayormente al disfrute familiar y al dolce far niente. Desde que soy madre, no me acuerdo mucho de esos domingos de descanso, cuando desayunábamos con toda la tranquilidad del mundo, leíamos el periódico y nos dedicábamos a disfrutar del día sin prisas. Ser madre de dos niños de dos años (Hugo y Maia, que aunque a veces pueden parecer pequeños diablitos, son mi mayor tesoro) implica correr desde que te levantas, desayunar con mil interrupciones, descansar más bien poco y aprender a disfrutar de muñes matutinos a las 6 de la mañana. No obstante, hay días y días… Ayer fue una de esas jornadas en las que todo resulta cuesta arriba y en las que nada parece funcionar. Aunque los domingos me gusta cocinar y también hornear, el día de ayer no me sentía para nada inspirada. En estos casos recurro a menudo a la pasta, pues este maravilloso alimento me ha salvado la vida en más de una ocasión. Sospecho que mucha gente comparte la misma opinión. Así las cosas, decidí preparar un sencillo plato de espaguetis, para el agrado de mi marido, que es un admirador incondicional de mis platos de pasta ;-)

En cualquier caso, me encanta la pasta. Podría comerla a diario, como muchos italianos. Esta receta es bastante espontánea, pues cuando no tengo mucho tiempo (ni inspiración), suelo improvisar bastante, sin pensármelo mucho. Las verduras y hortalizas pueden variar, dependiendo del estado de mi nevera, pero el principio es el mismo. Podéis también probar con otros ingredientes, como berenjenas, zanahorias o brócoli. Es cuestión de gustos y de lanzarse a la aventura improvisando un poco. Espero os guste.

Pinchar aquí para ver el pdf con la receta