Un dos en uno de color naranja

Lo prometido es deuda y hoy traigo no sólo un plato salado, sino dos ;-) Son dos de mis platos preferidos, de esos que hago regularmente, sea invierno o verano y que le gustan a toda la gente que los prueba. Decidí hacer este dos en uno pues ambos platos tienen dos cosas en común: son vegetarianos y de color naranja.

La ensalada es muy sencilla de preparar y una verdadera delicia. Es de origen ruso y mi mamá la ha preparado desde que tengo uso de razón… de hecho, la he llamado con su nombre, Galia, desde que una de mis cuñadas la bautizó así durante una cena en nuestra casa madrileña. Asumió que mi madre había hecho la ensalada, y como además ella también es rusa… decidió llamar la ensalada con su nombre. Ya han pasado unos cuantos años desde aquella cena, y desde esa noche esta ensalada de zanahoria y manzana se convirtió para mí en Ensalada Galia, en honor a mi madre, que fue la que me enseñó a hacerla, después de todo ;-)

En cuanto al segundo plato, no es una realmente una receta, sino más bien una sabrosa manera de preparar el boniato. Para los que no lo conocen, el boniato (también llamado batata) es una tubérculo, como la patata, pero de sabor más dulce y delicado. Existen varios tipos: el de color naranja y luego otro, que es morado por fuera y gris por dentro… Actualmente es posible comprarlo en en mercados y  supermercados bien surtidos. Se consume muchísimo en Latinoamérica, y Cuba no es una excepción. He comido boniato toda mi vida, hervido, frito y asado al papillote, aunque la receta de boniato asado que os presento hoy, es desde luego mi preferida. Yo casi siempre lo hago como guarnición, acompañando cualquier tipo de carne, ave o pescado. 

Sin más, os dejo con las recetas. Espero que estos sencillos platos os gusten tanto como a mí ;-)

Examinar & Imprimir Receta