Swedish Summer Cake de Nigella Lawson

El viernes pasado toda Suecia estaba de fiesta. Se celebraba el solsticio de verano y la llegada de la estación más calurosa del año, tan esperada por todos. Junto a las Navidades, el Midsommar es la fiesta más querida por los suecos, algo que se puede comprobar viendo el entusiasmo masivo con que se prepara y se festeja. La celebración más importante tiene lugar el día de la víspera  y consiste en dar vueltas alrededor de una especie de poste en forma de cruz, revestido de hojas y flores silvestres, a la par que se cantan canciones mayormente sobre el verano y se bebe bastante snaps (o aquavit). Las chicas adornan sus cabezas con coronas de flores silvestres recién recogidas y no es raro ver a gente vestida con los trajes típicos suecos, sobre todo en el campo y en pueblos pequeños. Hace años tuve la suerte de celebrar el Midsommar en un  pueblo del sur de Suecia y no exagero cuando digo que fue una de las experiencias más lindas que he tenido, en cuanto a festejos populares, claro está… Fue una experiencia emocionante, única e inolvidable.

Lo más importante del Midsommar es celebrarlo fuera de casa: los parques se llenan de gente haciendo picnics y todos los que pueden, se van a sus casas de campo o del archipiélago. Y en cuanto a la comida, lo típico es disfrutar del arenque en todas sus modalidades, de la patata nueva con mantequilla y eneldo y de comer mucha, mucha fresa…. La tarta de fresas que os traigo hoy no puede ser más típica y para mí es casi una metáfora del verano escandinavo. 

Estuve buscando la receta de esta tarta en libros y revistas suecas, pero todo lo que encontraba eran variaciones de la tarta tradicional… Y yo quería hacer la tradicional, con un bizcocho suave, con esa crema de vainilla tan rica y la nata montada…. Al final la encontré en el libro Kitchen, de Nigella Lawson. Creo que acaba de salir en español y os animo a comprarlo pues es un libro realmente estupendo. Creo que se llama “La cocina de Nigella Lawson”, si no me equivoco.

El bizcocho de esta tarta es una maravilla, muy suave y delicado, una verdadera delicia. Sin embargo, debido a lo suave de la masa, hay que tener mucho cuidado para que no se rompa… El mío se rompió un poco por los costados al echarle la nata montada y las fresas, pero viendo el de Nigella, que también se rompió, no me avergüenza demasiado reconocerlo ;-) ….. En la receta, ella habla de cortar el bizcocho en tres capas. A mí esto me parecía una misión imposible, así que me conformé con dos. Pero si algún valiente se anima… bienvenido sea!!! Ya me contaréis qué tal os ha quedado ;-)

Espero os haya gustado la propuesta de hoy y buen verano a tod@s!!!!

Examinar & Imprimir Receta