Tarta de nectarinas y frambuesas

Hola a todos!!! Qué tal el verano, las vacaciones? Espero que bien y que aquellos que aún están disfrutando del descanso estival, lo estén pasando genial. Ya estoy de vuelta después de un mes de silencio, que no de calma, y no sabéis las ganas que tenía de volver a cuidar de mi blog y de retomar esta actividad, tan apasionante y enriquecedora a la vez. He echado de menos muchas cosas: el visitar los blogs que me gustan, el sentarme en mi cocina de Estocolmo (la más amplia y luminosa que he tenido nunca) y hojear libros y revistas de recetas mientras me tomo un cafecito o una taza de té… y alguna que otra galletita, cómo no …. En fin, que tenía “mono” de blog, así que he vuelto con mucha ilusión y con una lista de extraordinarias recetas que me muero por preparar ya mismo!!!

Para que tengáis una idea de lo estresante que ha sido mi mes de julio, os cuento, que en mes y medio hemos vivido en 3 casas diferentes,  hemos realizado dos mudanzas (y nos falta una), que hemos hecho 3300 km hasta Estocolmo en coche desde Madrid con dos peques de dos años, que a nuestra llegada aquí estamos viviendo en una casa temporal y que para rematar, mis hijos tienen cambio de guardería la semana que viene… me imagino que es imposible entender nada de toda esta retahíla, así que aquí va mi escueta explicación: vinimos a Estocolmo en octubre pasado, pues a David, mi marido, vino aquí por trabajo. El contrato terminaba este verano, pero al final le ofrecieron quedarse 1 o 2 años más… Por este motivo tuvimos que ir a Madrid, hacer miles de gestiones, preparar nuestra mudanza y volver a Estocolmo en coche. En junio tuvimos que dejar el piso donde vivíamos aquí y ahora a la vuelta estamos  en otro temporal, a la espera de que nos busquen una casa definitiva. En fin, que ya estamos más relajados y tranquilos… hasta que toque mudarse de nuevo ;-)

Siento haberos contado toda esta película, pero me apetecía explicar un poco mi existencia aquí y el porqué estamos en Estocolmo, espero no haberos aburrido demasiado. Al final, esto es un blog de cocina, así que allá vamos con la receta, que es lo más importante!

El otro día, hojeando una de las revistas de cocina suecas más importantes, Allt om Mat, me topé con esta fabulosa tarta de melocotones y frambuesas. Llevaba días buscando una tarta de combinara estas frutas, así que en cuanto vi esta receta, no me lo pensé dos veces y me puse manos a la obra. Utilicé nectarinas en lugar de melocotones y el resultado ha sido espectacular. De verdad os recomiendo esta tarta, tan rica y veraniega y en la que la fruta es la gran protagonista. 

Espero os guste; ya me contaréis qué os parece. Nos vemos pronto que en nada estoy de vuelta con un plato salado muuuy rico, preguntadle a mi marido ;-)

Un beso :)

Examinar & Imprimir Receta