Buttermilk Cake con ciruelas para curar un resfriado

¡Buenos días! Hoy voy a ser un poco breve pues tengo un catarrazo impresionante. Como era de esperar, después de haber sufrido el catarro de mis hijos, ahora ha llegado mi turno (y seguramente luego el de marido). Y qué os voy a decir, ¡me siento fatal! Sin embargo, a pesar del catarro y del malestar general, ayer tuve la necesidad de preparar algún bizcocho para aliviar mis penas y acompañar todas esas tazas de té con limón caliente que ahora necesito más que nunca. Llevaba tiempo queriendo preparar el buttermilk cake que vi en el libro Super Natural Every Day, escrito por Heidi Swanson, la creadora de 101 Cookbooks, un extraordinario blog que seguramente muchos ya conocen. 

Me ha encantado este bizcocho, tanto por su sabor a ciruela como por su textura tan esponjosa. Recomendable al 100 %. La receta original lleva harina integral, pero yo fui más “tradicional” y utilicé harina refinada, pues aunque suelo tener todo tipo de harinas en la despensa, ayer no tenía la harina integral de toda la vida en casa (ironías de la vida). Además aumenté un poquito la cantidad de azúcar recomendada, pero en cualquier caso, es un bizcocho con poca azúcar y mantequilla, y sí bastante buttermilk, o suero de mantequilla. Si no podéis conseguir buttermilk, en la receta explico cómo hacer nuestra versión casera. Por otro lado, mis lectores en Suecia pueden utilizar filmjölk, que es muy parecido en sabor y consistencia. 

Este rico bizcocho no me ha curado el catarro, claro está, pero al menos me está ayudando a sobrellevarlo mejor y a endulzarme un poco la existencia un tanto miserable que llevo en estos momentos ;-) 

Espero os guste y que lo preparéis aunque no tengáis catarro ni nada por el estilo, je je… 

No sé si publique algo en los próximos días dado mi estado. Os deseo a tod@s un feliz fin de semana! 

Abrir & Imprimir Receta