Tarta de cebolla caramelizada y queso de cabra {Octubre me sienta bien}

                                                                                              {Scroll down for recipe in English}

Octubre me gusta y me sienta bien. Es un mes de equilibrio, que me inspira tranquilidad y sosiego,  y si no fuera porque en las tiendas ya han empezado a sacar los adornos navideños, estaría disfrutando un poco más del ambiente otoñal. Me molesta mucho esta obsesión de empezar la Navidad cada vez más temprano. La semana pasada ya vi los primeros artículos navideños y me entraron ganas de salir corriendo del local (¡estábamos a principios de octubre!) Me encanta la Navidad y toda la parafernalia que la acompaña, pero me molesta mucho que no me dejen disfrutar de estos meses tal y como se merecen. A ver si un día termino rebelándome contra todo y me quedo sin poner el árbol en casa (no sé si seré capaz). Pero bueno, a lo que iba, me encanta este mes y a pesar de que por aquí hace bastante fresquito ya (unos 10 grados durante el día), el tiempo nos está malcriando con unos días bellísimos, soleados y hechos para salir de excursión. Ayer estuvimos paseando en compañía de unos amigos por Sigtuna, un pueblo medieval pequeñito-pequeñito, pero mono-mono, donde pasamos una jornada muy agradable. Prometo publicar algunas fotos de este pueblín para que podáis conocerlo un poquito también, aunque sea desde la distancia.

La semana pasada salí una mañana a caminar por Estocolmo, pues desde que estoy de vuelta por estos lares (hace un año ya) apenas le había hecho fotos. Esta es una ciudad maravillosa, que me enamoró desde la primera vez que la vi,  hace ahora ya más de 17 años.  ¡Era tan distinta a todo lo que había visto antes! Cuando vivía en Cuba allá por los 90, Escandinavia era para mí un sitio bastante lejano, pero a la vez mágico y acogedor, tal vez porque la asociaba al universo descrito por Astrid Lindgren y Carl Christian Andersen, dos de mis escritores infantiles preferidos.  Adoraba sus libros y dibujos animados y cuando pensaba en Estocolmo o Copenhague, me imaginaba ciudades exóticas, frías y con mucha nieve, aunque muy parecidas a las representadas en todos esos libros que había leído desde niña: ciudades repletas de edificios antiguos, callejones adoquinados y tejados abuhardillados,  y en cuyas calles podrías toparte con Karlsson en el tejado o la Reina de las Nieves.… Al mudarme aquí, pude constatar que la ficción no se alejaba demasiado de la verdad, aunque nunca he tenido la suerte de encontrarme con Karlsson  ¡y mira que me hubiese gustado!

Vivir aquí no es un cuento de hadas, claro está, y durante los ocho años que duró la primera parte de mi odisea sueca tuve temporadas muy duras (sobre todo al principio) y otras mucho mejores. La vida real es bastante más complicada que las historias que cuentan los libros infantiles, pero lo que sí es innegable es que Estocolmo tiene mucho encanto y cada vez que me pierdo por su casco antiguo, me enamoro un poco más de esta ciudad y su atmósfera. Los que no la conozcan, espero os animéis a visitarla algún día.

En otro momento hablaré sin falta de Copenhague, una de mis ciudades preferidas. Es una verdadera joyita, totalmente irresistible. Me gusta incluso más que Estocolmo. Pero esto será otro día. Hoy quería compartir con vosotros algunos rincones de la capital sueca. Espero os gusten :)

En cuanto a la receta de hoy, os dejo con una tarta salada muy rica. Es una receta que encontré recientemente en una revista inglesa y que ya he preparado varias veces. Es deliciosa, de sabor muy delicado y muy sencilla de hacer. La mezcla de cebolla caramelizada y queso de cabra es todo un acierto. Además, si preparamos la cebolla con antelación, podemos hacer esta tarta en muy poco tiempo y con un resultado extraordinario. Ya me diréis qué os parece.

Abrir & Imprimir Receta

{In English}

This savory tarte is one the favorites in our family. I’ve done it several times and it has always been such a success. It has a wonderful delicate flavor, and the combination of caramelized onion and goat cheese is simply gorgeous. It’s great with some green salad on the side for lunch or as a light supper. 

It’s a good idea to caramelize the onions in advance;  thus we can prepare this tart in less than an hour, which is quite convenient.

I hope you like it :)

I hope you’ve also enjoyed the pictures of Stockholm  I’ve shared with all of you. This is such a beautiful city, and I’m so happy to have the opportunity to live here for a while and enjoy everything it has to offer!

Open & Print Recipe

Caminando por Estocolmo, no os garantizo que os encontréis con los personajes de cuentos infantiles o de la saga Millenium, pero es más que probable que os topéis con algún duendecillo a la puerta de un comercio. ¿A que dan ganas de sentarse a su lado en el banquito y darle un achuchón? Más vale ser cordial, pues en este país son estos duendecillos los encargados de repartir los regalos de Navidad. A ver si la próxima vez que me encuentre con uno lo invito a un café ;-)

Anuncios

51 thoughts

  1. Una combinación deliciosa, me encanta la cebolla con el ueso de cabra. Tb me gusta mucho la tarta así de finita, debe estar riquísima la masa.
    Unas fotos preciosas, espero poder visitar estocolmo algun dia. Copenhage la conozco, pero no me importa repetir jeje

    Besos!

  2. Pues imagínate que los adornos de Navidad aquí también están ya en los escaparates de las tiendas con la salvedad, en comparación con Estocolmo, que aquí aún vamos en tirantas!
    Es horroroso esto. No puedo ir al supermercado, donde lo que apetecen ver son boniatos, calabazas, setas… y está todo lleno de turrones y hojaldrinas.
    El caso es que me encantaría viajar por Europa, pero por ahora tengo que esperar. Los peques son demasiado peques aún y no aguantarían un buen tute de viaje, pero me encanta ver tus fotos. Es un sitio idílico.
    Y tu tarta? Tiene dos de los ingredientes que más me gustan, cebolla y queso. De tus fotos mejor no hablo. Me vuelven loca.
    Besitos.

  3. Elena querida, Cuánta razón tienes al reclamar un otoño sin interferencias! Yo lo siento igual… La semana pasada colocaron YA! las luces de Navidad porque Sinterklass llegará a finales de Noviembre y hay que estar preparados… Y yo misma me lancé el miércoles a comprar el preciado trineo de madera porque para cuando nieve ya ni los venden ni queda uno en toda la ciudad… A los holandeses les gusta anticiparse, cosa que me parece aceptable siempre y cuando permitan un ritmo acompasado con el momento… Pero eso no ocurre… Cuando llegue Navidad, la gente ya tiene comprado los juguetes y empiezan las rebajas (a mi me viene bien porque nosotros celebramos los Tres Reyes Magos), cuando nieve ya no habrá botas ni trineos, cuando haga falta un chaquetón gordo, no habrá porque ya estarán pensando en la primavera…
    Por aquí abajo también hemos disfrutado de días preciosos de sol, pero fríos de unos 13º. Dicen que esta semana se acaba lo bueno y entramos en picado al invierno.
    Yo también voy enamorándome más de este país, aunque no ha sido un amor a primera vista porque los primeros 3 años creí morir con este clima tan horrible. Tu eres medio caribeña y lo habrás sentido igual: la gente del Sur de verdad necesitamos el sol y el calor para vivir, para estar felices… Nunca sentí tanta amargura como esos primeros años y creí que no lo soportaría… Ahora yo estoy curtida y disfruto de Leiden, de sus colores, de su olor a hierba mojada, de sus canales…
    Me quedo con la tarta y la hago esta mismita semana! Gracias por toda la inspiración que nos regalas!
    Espero que estés ya bien de tu sinusitis… A mí me tuvo bien fastidiada también!
    Un besazo, reina!

  4. Tienes razón, por todas parte ha llegado la Navidad y como dice Zerogluten, aquí estamos aun a 30 grados así que no apetece nada nada, independientemente de que te guste o no.
    Lo llevaremos lo mejor que podamos, para nosotros en casa Navidad no empieza hasta el 8 de Diciembre y es lo que hay.

    Después de ver tus fotos, apetece ir a conocer Estocolmo, aunque haga frío para mi.

    La tarta estupenda.

    Besos y buena semana.

  5. Que ciudad más bonita… tengo que ir a visitarla! No sé cuando podré ir, pero espero, y deseo que sea muy pronto!

    Sobre lo de navidad te entiendo perfectamente, cuando estuve en Mauricio en agosto allí ya había cosas de navidad en las tiendas! Me resulto increíble… No sabía si habían olvidado retirarlos del año pasado o si estaban demasiado temprano!! Cada año empiezan a vender / decorar para navidad más temprano, aquí en Málaga aún no hay nada, ni en las tiendas ni en las calles, pero no sé si en Madrid aún no lo están haciendo.

    Y bueno, mientras voy a Estocolmo y disfrutar de su belleza en directo, la disfruto por aquí, a través de tus preciosas fotos!

    Besos

  6. Elena, estás de vuelta recuperada y entras por la puerta grande con esta receta. Riquísma y, como es costumbre en tu blog, de las mías. Es de las que pediría si la viera en la carta de un restaurante.

    Lo de las navidades que comienzan en octubre es tremendo. En España, como ya sabes, no es tan exagerado y la decoración no llega hasta noviembre. Pero en lso países de centro y norte Europa la cosa es distinta. También es cierto que una vez celebrado el 25 de diciembre se han acabado mientras que aquí se alargan hasta el 6 de enero. A mí me encantan pero se me hacen eternas y me satura toda la parafernalia que se monta alrededor. Y eso sin meterme a hablar del consumismo, que este es un tema que da para mucho. Lo dejaremos para otra ocasión :)

  7. No he tenido la suerte de visitar Estocolmo, pero todo llegará. Me alegro que te siente bien octubre, y tienes todoa la razón, ¿por qué no nos dejan disfrutar un poco más de cada estación???? no lo soporto!. Las tartas saladas son ideales para todo el año! no me cansaría de tomarlas. Besitos

  8. Helena qué fotos más bonitas! Em encanta como nos enseñas las cosas a través de tus ojos!
    La tarta muy rica y el pueblecito que nos presentas, se ve fantástico.
    Tengo pendiente algun viaje a ciudades nórdicas. Copenhage hace tiempo que quiero visitar, ahor ame apunto también Estocolmo!!

    Muchos besitos!

  9. La tarta se ve divina pero lo que me ha cautivado de verdad hoy son las fotografías de Estocolmo, una ciudad que no conozco pero que siempre está ahí (todo el norte) esperando que encontremos el momento para visitarla, porque me niego a un viaje de pocos días deprisa y corriendo con la lengua fuera para verlo todo y terminar no viendo nada y quedarme con las ganas, pero la otra manera, la buena, no es tan sencilla de cuadrar.
    Octubre es mi mes favorito del año pero este en que aún no se ve bien lo que es el otoño no me está dejando disfrutarlo como acostumbro, y si, aquí también están ya en los comercios las cosas de Navidad, lo de todos los años, aquí en manga corta y las estanterías llenas de turrones y demás. Horrible. ¿Por qué no nos dejan disfrutar de lo mejor de cada momento sin agobiar con lo que vendrá después? Quiero una Navidad en diciembre y el otoño ahora y no ver anunciarse la vuelta al cole a finales de julio ni la llegada del verano en abril.
    besos.

  10. Se percibe a través de tus fotografías una ciudad acogedora, romántica y con rincones encantadores. Me han maravillado sobre todo esas casas de sobria fachada y ventanas cuadriculadas, qué belleza tan sencilla.

  11. Yo estoy loquita por ir a Estocolmo…bueno, me iría de maravilla un toursito escandinavo la verdad…pero por el momento me quedo con tus hermosísimas fotos y espero las otras :) La tarta me ha fascinado también…donde digan cebolla caramelizada con queso de cabra, ahí me tienen!
    Viste que ya casi consigo las naranjas? Incluso aquí en Mallorca es posible! Estoy de un contento!
    Un besote!

  12. No conozco la ciudad y no sé por qué, no me seduce.
    A mi marido le apetece muchísimo, pero es que yo tengo una querencia casi dolorosa por los paisajes desérticos y el calor, las especias y el tono tostado en la piel.
    Este año ha sido Sicilia, pero el que viene considero que el peque, con sus 6 años, ya podrá caminar bajo el sol de Egipto sin desfallecer ;)
    Y Estocolmo seguirá esperando…
    Aunque si me paso a verte y me esperas con una tarta así, entonces voy mañana!!

  13. Me encanta tus paseo Elena y estoy deseando ver ese pueblo medieval tan mono, mono jajaja yo tambien tengo unas fotos sin editar de un paseo por un pueblo de ese tipo, las hice este verano y todavía no he tenido tiempo de nada ¡con los niños ya tengo bastante!!! Ya veo que ultimamente te estás animando con la cámara, es estupendo! así podemos ver desde aquí lo que tu ves allí. Y la receta ¿que te voy a decir? “queso” y ya se me nubla la mente jajaja
    Besitos

  14. Ya veo que el Otoño te sienta fenomenal Elena, menudas fotos preciosas que nos has traido!! Son espectaculares!! Si ya tenía ganas de conocer Estocolmo, ahora muchas más, y estoy deseando ver las fotos de Copenhague!!

    En cuanto a la tarta, el queso de cabra junto con la cebolla caramelizada es una de mis combinaciones preferidas, así que me encanta la receta!! Además tiene una pinta exquisita!

    Un besito y feliz semana!

  15. Elena, como me gusta leerte. Fijate que yo si que me terminé rebelando y la navidad es una época de muchas contradicciones para mi. Por un lado adoro la nieve y las decoraciones de las casa para esas fechas (no para la mia), también los mercadillos de navidad que son maravillosos, pero jamás, desde que estoy aquí, he puesto un solo adorno navideño, de hecho árbol no tenemos nunca, detesto la navidad y todo lo que encierra, es una época que prefiero pase rápido.
    Aquí ni te cuento, los primeros dias de Oct. ya estaba todo con arreglos de navidad, me parece demasiado, concuerdo contigo. A mi el otoño no me gusta para nada, sólo me gusta por el frío, pero el otoño suizo es por lo general con mucha niebla y de dias grises, a diferencia del invierno que es muy soledado, hermoso para mi, mi mejor época.
    Las fotos que publicaste son muy lindas, me recuerdan a la parte antigua de la ciudad donde vivo. Esperamos el pueblito medieval.
    Tu tarta se ve exquisita, pero en casa no tengo nada que hacer con la cebolla caramelizada y tan rica que es…
    Disculpa el medio rollo :)
    Besos.

  16. Navegando por diferentes blogs he encontrado el tuyo. ¡Qué preciosidad de fotos realizas!, los bodegones que montas elegantísimos y resultan tan cálidos…. Tu reportaje de Estocolmo me ha hecho revivir mi viaje durante el pasado junio. Uno de mis hijos ha pasado allí un curso y está prendado y con ganas de irse nuevamente. Qué vuelco ha dado mi corazón al ver ese callejón del kebab, hice la misma foto… Me encanta.

    Bueno, que me pasaré cada vez que hagas una entrada. Cuando le diga a mi hijo que he dado contigo le va a encantar. ¿Sabes? a falta de reno, hago el guiso con ternera, pollo … qué rico está!

    Un beso

    1. Muchas gracias, Carmen! Qué ilusión me ha hecho tu comentario!!! Y sí, ese callejón es fabuloso, es imposible pasar por ahí sin pararte a hacerle una foto ;-)
      Un beso y espero verte por aquí más veces!

  17. Ay Elena que envidia me da leerte ( sana,eh?) cuando hablas de esas ciudades y esos pueblos que estan tan cerca de donde vives.
    Yo creo que en otra vida debi de ser nordica porque me atraen muchisimo esos paises. Y en cuanto a la navidad que te voy a contar, no me gustan nada ni los adornos ni las fiestas en general y pido como tu que me dejen disfrutar del otoño un poquito mas.
    Tus fotos de hoy me encantan y esa tarta creo que me gustaria, normalmente hago poco con cebolla pues no me sienta muy bien en el estomago, pero hay que reconocer que la cebolla confitada me parece exquisita.
    Te escribo mañana a tu correo para hablarte de una cosdita que tenemos a medias.
    besos mil

  18. Ei Elena, nos enamoras con tus posts, tus relatos y tus maravillosas fotos y recetas! Estocolmo es una ciudad que tengo pendiente (como tantas otras!), de hecho aún no conozco los países nórdicos y les tengo muchas ganas, será cuestión de buscar unos días…
    La tarta me parece fantástica, una combinación excelente de sabores, aunque reconozco que no soy mucho de comer queso, tengo que intentarlo más porque no me gusta cerrarme a los ingredientes!
    Te esperamos el próximo dia 15! jijiji
    Besos
    Sandra

  19. Tu post de hoy ha sido precioso. Yo también soy una enamorada del otoño, de las ciudades frías, y de los días soleados de invierno. Encantadoras fotos de gran belleza.
    La tarta se ve superapetecible, pero el paseo, lo mejor.
    Saludos

  20. Que bello post… Recién puedo leerlo todito y me has hecho pasear un poquito y salir de Santander, cosa que me encanta porque por ahora no tengo planes de moverme de acá jeje.
    Me encantaron las fotos y quiero probar esa tarta de todas maneras!
    Y estoy de acuerdo con el tema de la navidad… cada año empieza antes!! Debería esperar hasta fines de noviembre XD

  21. Hola Elena! No te preocupes, yo estuve en septiembre en la tienda Paperchase de Londres y en la planta de arriba ya tenían colocadas las postales, los adornos para el árbol, los papeles, las cajas de regalo… y nosotros en manga corta. ¡Increíble! A mí también me molesta (y me da pánico) esta manera de pasar por el tiempo corriendo sin tiempo a disfrutar de nada, habrá que abstraerse.

    Respecto a la receta, como siempre, una maravilla. Un beso grande y a aprovechar este octubre tan atípico (por lo menos aquí, que seguimos en manga corta)

  22. Elena, precioso post..eres muy buena en todo lo que haces!!!:)
    Yo conocí Estocolmo y me gustó, la verdad es que me gustó..tenia una idea de los países Escandinavos que me alegro de que cambiase al conocerlos, porque ahora me gustan más…y aunque seguro que la vida no sea tan idílica como nos quieren hacer ver..seguro que es muy bonito y con ventajas respecto a nosotros, no???
    tu tarta es de las que me gustan..cebollas y queso de cabra, algo exquisito mi linda!!!!
    espero más fotos, vale???
    cariños!!!!!

  23. Elena qué preciosidad!!! ya me gustaría conocer toda aquella zona. Siempre me ha gustado.

    Me ha encantado esta tarta, una combinación de las que me gustan a rabiar, además las fotos te quedan tan bonitas, que todavía llama más la atención.

    Un beso guapa,

  24. Ay Elena, qué fotos más preciosas. Me he enamorado de tu ciudad.
    Tengo muchas ganas de conocer Estocolmo, pero ya sabes, nunca es un buen momento con niños pequeños.
    Me gusta mucho como te ha quedado esta tarta salada, la probaré.
    Besos

  25. Yo aprendí hace pocos años a querer al mes de octubre. Me identifico muchísimo con todo lo que nos cuentas, con las sensaciones y los sentimientos que te desperta esta época. También te comprendo en lo que dices de la Navidad; a mi me encanta, soy muy navideña y disfruto las fiestas como una niña, pero no me gusta nada que las tiendas y la publicidad cada vez se adelanten más. Justo hoy me he encontrado con los primeros escaparates y he salido huyendo! Al menos la moda de Halloween hace que en algunos comercios la parafernalia navideña se atrase un poco, pero jo, al menos esperar a finales de noviembre…

    Me encantan las fotografías que nos traes siempre; tengo muchas ganas de visitar esa tierra algún día. Me alegra saber que a pesar de haber pasado malos momentos, has aprendido a disfrutar de la vida en Estocolmo y a saborear sus encantos, que como nos enseñas siempre parece que son muchos :) Y todo aderezado con tus ricas recetas, qué buena pinta tiene esta tarta salada! Con queso de cabra, el que mejor me sienta :)

    Un abrazo

  26. Pero bueno…precioso Estocolmo (tus fotos sensacionales) y esta tarta de cebolla caramelizada tiene que estar deliciosa. Me encanta la cebolla y cómo la combinas con el queso de cabra me parece genial!!!!!que perfección de torta…difícil nos lo pones a las que nos hemos apuntado ya tu receta, seguro que no me sale tan bonita, pero buena seguro que sí, con esos ingredientes tan interesantes!!!!besos

  27. Una tarta ideal, todo lo que lleva cebolla caramelizada me encanta, no lo puedo evitar… Las fotos son una pasada! Que lugar tan bonito y encantador.. Y las de la tarta tambien preciosas!!!
    Besitos!
    Hoy he estado en los centros comerciales y tambien he visto todos los adornos de navidad, pero que agobio con el calor que hace aun…

  28. Qué delicia! Me estoy imaginando el sabor, suave pero bien definido… ¡se me hace la boca agua! Estocolmo no lo conozco pero aún así, me tiene enamorada! Espero visitarla algún día, está en mi lista de viajes, en primeros puestos. Muy buenas fotos.

  29. QUe hermosisimas fotos! contagias mucho lo que sientes y escribes con tus imagenes, me gusta mucho mucho. Hago una tarta de cebolla que me gusta mucho y se parece bastante pero esta tiene ese toqeu de queso que me vuelve loca!!! ya se que variante utilizare la proxima vez que haga esta tarta! besitos!!

  30. Hola, mi querida paisana…

    Nunca dejas de sorprenderme!!! Eres la cubana mas atípica que he conocido (después de mí… jejeje!!). Eres una excelente comunicadora!! Nos llevas de paseo a ese mundo maravilloso donde vives de momento, y nos agasajas con una maravillosa receta, que me copio y me llevo porque sé que va a triunfar en casa y con los amigos (que no son precisamente cubanos).

    Qué placer entrar en esta cocina y llevarme un poquito de ese humor y alegría con el que nos sabes contar lo que ocurre a tu alrededor!!

    Buen fin de semana y un beso enorme!!!
    IDania

  31. Hola!!! vaya descubrimiento que hago contigo!!! tienes un blog precioso!!! me gustan tus recetas y tus fotos y como no esta tarta, suelo hacer muchas por que nos gustan sobre todo para la cena. besotes y hasta pronto.

  32. Llevo unos días desconectada y casi me pierdo esta maravilla, esto va a inmediatos, vaya como la de higos…que maravilla.

    Que lugar más acogedor, este verano estuve en Estocolmo unos días, me quede con las ganas de ver más, pero el destino era Noruega.

  33. Debe ser muy duro abandonar tu país para marcharte muy, muy lejos de él. Con lo mal que andan las cosas en España, mi marido me ha llegado incluso a plantearme el marcharnos a Noruega. El tiene su trabajo, pero la crisis le ha tocado mucho, y yo, profesora de inglés, no lo veo nada fácil en España, y ni siquiera con salida. Pero solo con pensar en tener que marcharme de mi país, arrastrar a mi marido y a mi hija, y dejar aquí a mis padres y a mi hermano, me entra un escalofrío y unas ganas de llorar horribles.

    Menos mal que después de haber leído la nostalgia de tus líneas nos puede quedar un buen sabor de boca. Porque es que la cebolla caramelizada y el queso de cabra quedan tan, tan bien, que solo se puede disfrutar de sabores tan ricos. Me quedo con tu receta. ¡Es fantástica!

    Y por cierto, que al igual que a ti, me encanta el verano, y llevo también fatal que los comercios adelanten tanto la Navidad.

    ¡Besos!

  34. Acabo de descubrir tu blog a través de esta entrada, me gusta mucho!!
    Tengo una duda de la receta, la nata es para montar o nata para cocinar? como es una receta salada me ha extrañado que fuera para montar, ya me dirás algo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s