Bizcocho de manzana y almendra {preparándome para un nuevo hogar}

Hola a tod@s, ¿qué tal? Espero que estéis teniendo una buena semana. Para muchos seguramente estos días estén siendo más tranquilos que para mí, pues a finales de esta semana tenemos mudanza, la tercera ya en tan sólo unos meses. Gracias a dios, ésta es la casa donde se supone viviremos durante el resto de nuestra estancia en Estocolmo, un hogar algo más “permanente”, con todo lo poco permanente que tiene nuestra existencia en este país…. No me importa demasiado esta sensación de temporalidad, así que no me quejo, pues como todo en la vida, tiene un lado bueno y otro malo. Además, creo que a pesar de todo es posible crear un hogar acogedor en casi cualquier sitio, incluso en casas desconocidas y extrañas, donde podemos llegar a vivir vidas que a veces no nos pertenecen del todo. Un hogar es  donde te sientes bien y adonde te apetece volver después de una agotadora jornada, en el que puedes simplemente ESTAR y del que no tienes la necesidad de HUIR, en el que te quedarías todo el día si fuese posible, inmerso en aquellos pequeños placeres que te hacen feliz, ya sea dormir, leer, bordar, hacer bricolaje o cocinar, y el sitio ideal para COMPARTIR. 

Hay miles de sensaciones  que se viven y se recuerdan de la misma manera, independientemente del tiempo y el espacio, momentos que nos han marcado para siempre y olores que nos acompañan desde la niñez adondequiera que vayamos. El aroma de un bizcocho de manzana recién salido del horno, por ejemplo, pertenece a ese tipo de detalles que hacen que un lugar nuevo y desconocido empiece a sentirse ya como nuestro desde el principio. El olor de un horno en actividad….. Y no es sólo un bizcocho, hay tantas otras cosas, pero a menos para mí, la idea de hogar está directamente ligada a la cocina, al placer de cocinar y de compartir alrededor de una mesa. Imagino que cada uno tendrá la suya, me gustaría mucho conocerla. 

Si soy totalmente sincera, cuando me siento a escribir una entrada, no tengo ni la menor idea de cómo la voy a enfocar y sobre qué quiero escrbir. Lo dejo a la improvisación y me gusta que ésta me sorprenda a veces, como ahora. Sólo quería comunicarles que esta semana me mudo, que estoy ocupadísima, que lo estaré aún más en los días venideros y que por eso me veréis un poco ausente en general. Al final me he extendido un poco más de la cuenta sobre el concepto de hogar, algo que por otro lado es un tema que me toca de cerca. Soy una persona muy hogareña, puedo pasarme un fin de semana entero sin salir de casa, no me aburro para nada y adoro mi territorio. Soy como los gatos. Adaptando un poco el dicho, mi casa es mi refugio, mi castillo y yo soy la reina, je je…. Sin embargo, por circunstancias varias de la vida, me he visto obligada a cambiar de casa muchísimas veces, más de las que hubiese querido. Esto no ha hecho sino más que aumentar aún más mi amor por el hogar y la necesidad de crear un lugar confortable y acogedor allá donde vaya. Pura supervivencia, imagino… 

En fin, el mar.… (como dicen en Cuba para terminar con un tema y pasar a otro)…..

El bizcocho de hoy es bastante sencillo y sabroso. Sabe a manzana y almendra y huele a gloria cuando se esta haciendo en el horno. ¿Qué más puedo decir? He querido acompañar las fotos del bizcocho con unas de Sigtuna, el pueblicito medieval del que os hablé en mi último post. Por falta de tiempo, sólo he podido editar unas pocas fotos y tampoco sale mucho el pueblo. Por cierto, la casita roja de la foto (más arriba) es la casa de madera más pequeña y antigua del pueblo y allí se encuentra Tant Brun, el café más famoso de Sigtuna. El café es una monada, de los sitios más chulos que he visitado. Me hubiese gustado haberle hecho unas cuantas fotos, sobre todo por la colección de objetos vintage que hay dentro, una joya tras otra. Había mucha gente y muy poca luz en el interior, así que otro día será. Además, servían una tarta de manzana realmente deliciosa, ¡qué pena no tener la receta! Tal vez en mi próxima visita tenga suerte y me la quieran contar ;-)

Espero me perdonéis por un post tan largo, el próximo seguro será más cortito ;-) Entre cajas y más cajas no tendré demasiado tiempo para reflexionar y escribir, je je….

Un beso a todos y que tengáis buena semana y buen finde!!!! Nos vemos a la vuelta desde mi nuevo piso :)

Abrir & Imprimir Receta