Janssons Frestelse – La tentación de Jansson {soñando con la Navidad}

¡Buenos días y buen lunes a todos! 

Janssons Frestelse (o  lo que es lo mismo, “la tentación de Jansson”) es mi  modesta contribución al día 5 del magnífico Calendario de Adviento que Wholekitchen ha preparado para esta Navidad. Espero os haga mucha ilusión descubrir una nueva receta cada día :)

Como os decía, hoy me ha tocado a mí y para la ocasión, decidí preparar esta sencilla receta que a mí me gusta mucho y que  resulta  indispensable en la mesa navideña de cualquier familia sueca. La tentación de Jansson es un gratén cremoso de patatas, cebolla y anchoas curadas. Un plato simple, sin grandes pretensiones y que se lleva preparando para Navidades desde mediados del siglo pasado. Se dice que debe su nombre a Pelle Janzon, cantante de ópera de principios del siglo XX y amante de la buena mesa. Esta receta también se puede preparar con anchoas “normales”, pues no sé hasta qué punto sea posible encontrar anchoas curadas fuera de Suecia, aunque en IKEA seguramente las tengan. Durante los años que viví en Madrid utilicé anchoas “normales y corrientes” para su elaboración y  os puedo asegurar que el resultado es igual de rico.

El menú navideño sueco se compone de comida casera tradicional y sencilla, presentada en forma de bufé o mesa sueca y en el cual no pueden faltar (además del plato que os presento hoy) el arenque, preparado de mil maneras, el jamón asado a la mostaza, miel y demás especias, las salchichas y albóndigas navideñas, el salmón,  los patés caseros, entre otras cosas.

Hace 17 años aterricé en Suecia desde Cuba y fue entonces cuando realmente descubrí los encantos de la Navidad. Desde el primer año adoptamos con ganas las costumbres y rituales navideños de este país. Por eso, la Navidad para mí está intrínsecamente ligada a Suecia y a sus tradiciones nórdicas, que por otra parte, me parecen muy entrañables. Sin embargo, la comida es otra historia: en casa hacemos un menú navideño mixto y particular, ya que acostumbramos a preparar los platos que más nos gustan de la cocina cubana, rusa, sueca y desde hace unos años también española… en esto cogemos un poquito de aquí y otro de allá y de esta manera vamos creando  nuestra propia tradición festivo-culinaria. Así es mi Navidad, muy poco ortodoxa y multicultural ante todo, y así me gusta vivirla y transmitirla a mis hijos.

Me alegra ver cómo ellos también se van familiarizando con los rituales navideños de aquí.  Ya reconocen al Tomte (el duendecillo que trae los regalos a casa), se vuelven locos por las chocolatinas del Calendario de Adviento y no dejan de tararear canciones navideñas que practican a diario en la guardería y que cantarán el 13 de Diciembre para la celebración de Santa Lucía… La semana pasada ya hornearon con mi mami las primeras galletas de jengibre y espero que  cada Navidad que vivan les sirva para ir sumando recuerdos y experiencias inolvidables. Creo que estos recuerdos son un verdadero regalo para el futuro.

Guardar & Imprimir Receta

Ayer domingo celebramos el segundo Adviento, así que ya son dos las velas que iluminan mi ventana :)

¡Felices Fiestas!