Bizcochitos crujientes de cardamomo {Esperando al Tomte}

¡Buenos días!

Ésta es mi última entrada pre-navideña. Voy un poco rezagada en cuanto a cenas, comidas y demás preparativos. Aún no me he sentado a hacer mi lista ni tengo muy definidos algunos detalles de las comidas y cenas principales. Este año soy la anfitriona para Nochebuena y Nochevieja, por eso de tener niños pequeños que se acuestan antes que los mayores (al menos espero que así sea, ya veremos…). Aunque no es la primera vez que me toca serlo, no puedo dejar de sentir un poco de responsabilidad, aún cuando estaremos en petit comité, o lo que es lo mismo, la familia más cercana.

Lo que sí ya están más que preparados  son mis regalos, que ya han encontrado un lugar calentito bajo el árbol y que esperan (im)pacientemente ser descubiertos la tarde noche del 24…. muy pronto ya, en  tan sólo unos días….

Como ya os conté en algún post anterior, descubrí  de verdad la Navidad aquí en Suecia, así que en mi casa seguimos la tradición sueca del Tomte, el duende-gnomo que pasa por cada casa  la tarde del 24 de diciembre dejando sus regalos. Como no somos suecos de nacimiento, le hemos hecho alguna adaptación horaria a esta linda costumbre. Por estas tierras, el Tomte pasa por la tarde, muy temprano para mi gusto, pasadas las 3…. A mi casa llega unas horas después pues así lo hemos acordado y él, tan encantador como siempre, no ha tenido ningún inconveniente ;-)

Y cuando el Tomte venga a vernos, le ofreceremos unos cuantos bizcochitos crujientes de cardamomo hechos en casa y tan propios por estas fechas. Los de cardamomo, al igual que los de azafrán, son unos panecillos muy populares en Suecia y donde se suelen preparar en casi todos los hogares. Como se conservan bien durante bastante tiempo, se dice que antaño los soldados se los llevaban a la guerra en grandes cantidades y que a veces los mojaban en algún que otro licor bien fuerte para poder resistir mejor el frío y los altercados del combate.

Si os gusta el sabor del cardamomo (a mí me encanta), es una estupenda receta para preparar en casa. Son unos bizcochitos ideales para estas fechas, cuando aromas como el de la canela, el clavo, la vainilla o el cardamomo, inundan estos días nuestras casas llenándola de calor. 

Guardar & Imprimir Receta

Les deseo a todos una fabulosa Navidad. Que sean días llenos de reencuentros felices, de paz y disfrute… y cómo no, de buena comida. Y aunque muchos no puedan evitar pensar en todos aquellos que hoy ya no pueden acompañarles, espero que a pesar de todo prevalezca la alegría y la ilusión por los que sí están y que lo disfruten juntos :)

Nos vemos nuevamente antes de que termine el año. No podría dejar de felicitarlos nuevamente ;-)

 ¡Feliz Navidad! Y a disfrutar se ha dicho!!!