Galletas de almendra {Buenos y mejores propósitos}

¡¡¡Muy buenas y Feliz Año a todos!!! 

Un nuevo año, un nuevo comienzo y una nueva oportunidad para hacer planes, soñar un poquito más de la cuenta y redactar listas con nuestros buenos propósitos para el año que recién comienza. Es época de energías renovadas, a pesar del bajón post festivo, de ilusiones y algún que otro miedo ante la incertidumbre del mañana, pero sobre todo es época de esperanza. Un acto tan simbólico como es despedir el año que termina y celebrar la llegada del nuevo (y digo simbólico, porque ¿qué importancia tiene un año más en la historia del universo, que tiene unos cuantos añitos y que además es infinito , o al menos se supone?) une a la mayor parte de todos los habitantes de nuestro planeta. Somos muchos los que esperamos el año nuevo y lo recibimos con las manos abiertas y el corazón repleto de esperanza, aunque salgamos de fiesta o nos quedemos en casa como cualquier otro día. Da igual cómo decidamos vivir el acontecimiento, creo que es una noche un poco mágica, ¿no os parece? 

Ayer me senté a escribir mi lista de buenos propósitos para el 2012. Me salió una lista bastante larga, de una página entera, así que no me podréis negar que pongo un poquito de empeño en ser mejor persona, ja ja ;-) Desafortunadamente, no puedo compartirla aquí, pero seguramente tenemos en común muchos planes y aspiraciones, pues al final del día a todos nos preocupan más o menos las mismas cosas. Lo que sí hice este año fue no sólo escribir el propósito sino también la manera de alcanzarlo y los pasos más inmediatos a dar. Al menos así le doy un poco de estructura a mis planes y me voy trazando pequeñas metas. Este año quiero hacer tantas cosas, que no sé bien por dónde empezar, pero al menos espero que el 2012 sea un año intenso,  productivo y de grandes cambios. 

Y vosotros, ¿acostumbráis a hacer una lista de buenos propósitos? ¿ Os ponéis metas o simplemente os dejáis llevar?

Para empezar el año traigo una de mis recetas favoritas. Estas galletas de almendra, las encontré en Simply Recipes, un blog realmente estupendo, en el que puedo pasarme horas buscando recetas interesantes. Las hay muchas, y para todos los gustos. Como me encantan las galletas, y en especial las de almendra, he hecho estas pastitas muchísimas veces. Me gustan porque saben a gloria y porque son muy fáciles y rápidas de hacer. Esta última vez me hacía especial ilusión hacerlas con mis peques, así que pasamos una tarde muy divertida horneando galletas, una actividad que suele entusiasmar bastante a casi todos los niños. 

Guardar & Imprimir Receta

Casi todas las galletas fueron hechas por Hugo y Maia, que aún no han cumplido los tres años, así que espero les perdonéis la forma un tanto imperfecta de algunas de ellas. En cualquier caso, no creo que sea lo más importante, sobre todo si recuerdo sus caritas de felicidad al trabajar con los moldes y el interés que pusieron en cada paso…o cuando Hugo, ante mi insistencia al ayudarle a la hora de darle forma a las galletas, una y otra vez me detenía con la mano y me decía, muy serio él: “No, mama, yo solito, yo solito”… ¿Por qué no pondrán ese mismo empeño e interés en todo? Nuestra vida de padres sería mucho más fácil, ¿verdad? Pero quién dijo que criar y educar a los hijos es una tarea sencilla….

Os dejo con las galletas de mis pequeñajos, espero os gusten ;-)

PD: Ay, que se me pasó ayer por la noche, cuando escribí esta entrada: para todos los que se sientan un poco niños hoy y estén esperando la llegada de los Reyes Magos con algo de impaciencia, les deseo que Sus Majestades les traigan muchos regalitos!!!!!