Caponata Siciliana {La vida sigue igual}

¡Muy buenas! Cuánto tiempo, ¿verdad?

Ya estoy de vuelta, después de dos semanas de ausencia. Me parece toda una eternidad… será porque he estado fuera y cuando viajamos la percepción del tiempo varía un poco. En una semana sufrimos cambios en nuestras rutinas y costumbres, convivimos con realidades, entornos y gente diferente. Nos dejamos invadir por sensaciones novedosas, o tal vez simplemente por experiencias un tanto olvidadas. Una semana fuera de nuestro entorno habitual puede llegar a ser tan intensa y tan rica en acontecimientos que ésta podría equivaler a 2 o 3 de las “normales”… De ahí que a la vuelta sintamos la extraña sensación de que con todo el tiempo que hemos estado fuera, con todas las cosas que hemos vivido durante esos días, en casa también tendrían que pasar cosas…. pero en realidad, la vida sigue, pero sigue igual, como en la canción de Julio I, porque no siempre ocurren acontecimientos extraordinarios en una semana y media…. Al menos es lo que me pasa a mí, no sé si siempre, pero casi.

Y en cuando a Madrid, allí también la vida sigue más o menos igual, al menos a grandes rasgos y en las pequeñas cosas… Con tanto compromiso familiar, apenas pude disfrutar de la ciudad, y eso que hizo un tiempo de lujo la mayoría de los días. Madrid nos mimó con su sol invernal y no pudimos estar más a gusto en lo que a temas meteorológicos se refiere.

Como la vida está llena de contrastes y claroscuros, Estocolmo nos recibió con nieve. Ha nevado todos los días desde nuestra vuelta, lo cual me crea una sensación bien extraña. Observando las aceras nevadas desde la ventana, me parece mentira que en otro lugar no tan lejos de aquí haga un tiempo casi primaveral y te puedas tomar un café en la calle. Pero aquí el invierno sigue su curso, ya dejó de jugar con nosotros pues estamos a bajo cero prácticamente todos los días ;-)

Sólo tuve tiempo de dar UN paseo como dios manda por el centro Madrid. Como siempre, comienzo con los lugares más turísticos y emblemáticos, lo siento. Son para mí visita obligada. Me hubiese gustado disfrutar de otros rincones menos expuestos, pero el tiempo no fue suficiente, así que os dejo con el Madrid más céntrico y popular. Es el retrato de una mañana en la capital, un día como otro cualquiera, cuando la ciudad  recién empieza a desperezarse y se dispone a vivir su idilio diario con los habitantes.

En cuanto a la receta de hoy, traigo un plato archiconocido, la Caponata Siciliana. Como su nombre lo indica, tiene sus orígenes en Sicilia, esa isla maravillosa a la que sueño con volver algún día. En verdad, no recuerdo haberla comido durante mi estancia allí (no me lo puedo perdonar), pero la próxima vez (espero que así sea) tendré que probarla sí o sí.

De este estofado de berenjenas existen muchas versiones, así que yo me he compuesto la mía propia, después de consultar unas cuantas fuentes. Me gusta mucho el toque de frutos secos, en este caso de pasas y piñones. También se pueden usar almendras, pero no lo he probado. Las pasas le dan un puntito dulzón muy sugerente. 

Mi caponata quedó un poco pálida, ya que pálidos eran también los tomates que tenía a mano. A pesar de esta palidez, os aseguro que el resultado quedó delicioso y que como muchos platos preparados con verduras, son para repetir una y mil veces.

Ya estamos a jueves, finalizando la semana. Os deseo un muy feliz fin de semana y nos vemos en unos días, seguramente con una receta menos sana y más dulzona :)

¡Hasta pronto!

Guardar & Imprimir Receta