Tarta de almendra y pera {Triste final para una tarta}

El 12 de febrero pasado fue un día especial. Cada año lo es ya que es el cumpleaños de mi padre y también el de mi hermano. El 12 de febrero de 1979 mi madre le ofreció a mi padre el mejor regalo de su vida, nada más y nada menos que un hijo,  un precioso y saludable niño a quien, en caso de ser varón,  ya le habían reservado el nombre de Víctor, en honor a mi tío materno. Sin embargo, al nacer mi hermano un día tan señalado, mi madre no tuvo otra  opción que cambiar de planes y llamar al recién nacido Antonio, por petición expresa de mi padre, quien casualmente también se llama así, como ya lo habréis podido adivinar.  Gracias a este nacimiento tan casual, tenemos a dos Antonios en la familia, sin contar al hermano gemelo de mi abuelo paterno, que también se llamaba Antonio Álvarez.

Bueno, la cuestión es que los dos hombres de mi familia cumplen el mismo día. Un acontecimiento digno de celebrar todos juntos siempre que sea posible. Este 12 de febrero, mientras mi hermano hacía treinta y pocos, mi padre cumplía los sesenta y cinco. Una edad considerable, aunque en el fondo, él sigue siendo un niño grande, nada que ver con la edad que marca el calendario.

Como casi siempre, me ofrecí a preparar el postre para la merienda-cena de celebración. Unos días antes, había visto esta estupenda tarta de almendra y pera en el blog de Heidi León, Aromas y Sabores, y de la que me había enamorado perdidamente. Ya sé que no es la típica tarta de cumpleaños, pero este detalle me daba un poco igual al tratarse de cumpleañeros adultos, así que opté por esta variante  menos convencional.

El estupendo pastel hubiera sido el broche ideal para este doble cumpleaños, si no hubiese sido porque mis hijos se las ingeniaron para destrozar la tarta hasta convertirla más bien en un puré de almendra y pera. Dicho destrozo debió de ocurrir en tan sólo unos minutos, durante el trayecto en coche de nuestra casa a la de mis padres, mientras la tarta viajaba en el asiento de atrás, entre Hugo y Maia. Antes de salir del coche, nos detuvimos unos minutos para rellenar unas postales de felicitación que acababa de comprar. Durante este ratito, los niños lograron zafarse el cinturón y sacar así al exterior ese pequeño diablillo que llevan dentro: en unos segundos, ya estaban dando vueltas por la parte trasera del coche, brincado, subiendo y bajando de los asientos…en fin. Jamás pensamos en la pobre tarta, tan ansiosos estábamos por terminar con las postales para salir del coche que por momentos parecía una casa de locos, o más bien una jaula de grillos. Una vez fuera, me percaté de mi falta de previsión, asumí los riesgos y me enfrenté a la bolsa de plástico que contenía el pastel no sin un poco de angustia. Desgraciadamente, mis sospechas no me defraudaron. En su interior estaba la tarta, o lo que quedaba de ella, seriamente dañada, cruelmente machacada y totalmente irreconocible. Os podéis imaginar cómo me sentí en ese momento y todo lo que me pasó por la cabeza, no voy a profundizar en los detalles. Sólo puedo decir que nada bueno.

Como era de esperar, ni mi padre ni mi hermano se afligieron demasiado por el destrozo de la tarta. Después de todo sólo era una tarta. Lo más importante era que nos habíamos reunido para festejar una fecha tan importante. No podía no estar de acuerdo, así que al menos hasta el instante de soplar las velas logré olvidarme del tema. Y cuando llegó el momento de repartir la tarta, se hizo lo que se pudo y cada uno de nosotros recibió un pequeño pedacito, que aunque bastante machacado, sabía divinamente.

Hugo y Maia no probaron la tarta, no sé si por vergüenza o porque aún no se acaban de animar con el mundo de la repostería. Cuando volvimos a casa mi marido me contó que al preguntarle a nuestra hija qué había pasado con la tarta y cómo habían hecho para destrozarla así, ella le contestó que sí, que le había puesto un pie encima, “pero sólo un pie, papi, los dos no….”

Ahora tengo la leve esperanza de que la próxima vez no utilicen los pies, aunque pensándolo bien, no creo que en los próximos años vuelva a dejar una tarta ni nada que se le parezca en el asiento de atrás tan cerquita de mis hijos, ¿no os parece?

Modifiqué ligeramente la receta de Heidi al utilizar más almendra en la elaboración de la crema frangipane. Aquí podéis leer su receta.  Además, podemos reemplazar las peras por manzanas u cualquier otra fruta según nos parezca.

Heidi, mil gracias por compartir esta receta, es una tarta que no decepciona: vistosa, exquisita y delicada, tanto de sabor como de textura. Desde luego, para repetir más veces y esperemos que con mejor suerte  ;-)

Buena semana a todos!!!

Guardar & Imprimir Receta

Anuncios

65 thoughts

  1. Seguro que han aprendido para la próxima vez y la tarta estaba igual de rica que si hubiese llegado intacta, en familia todo sabe mil veces mejor.
    Felicidades a tu padre y a tu hermano, se ve preciosa, por cierto.
    Besos

  2. Ay, qué penita, pobre tarta! Aunque seguro que tus peques no lo hicieron con maldad y luego se arrepintieron mucho; pero es verdad que a esas edades hay que tenerlos vigilados porque cuando les sale ese diablillo que llevan dentro, todo puede caer ante su paso (lo digo por experiencia con mis primos pequeños!). Aunque tu familia tenía razón, sólo es una tarta y seguro que aunque machacada, estaba buenísima. Imagino que habías puesto mucha ilusión y cariño en ella, como en todo lo que haces y más si es para una ocasión familiar especial, pero tu padre y tu hermano agradecerían igualmente el esfuerzo, y como dicen, lo importante es tener a la familia reunida :).

    Un abrazo

  3. Pobres!! seguro que lo pasaron fatal al ver el desastre que habían provocado, y tú también, pero veo que todo termino con mucho amor que es lo que cuenta, esta será una anécdota familiar que recordaréis con cariño cuando sean mayores, y la tarta?? pues siempre se puede repetir, y todo lo que se puede repetir da igual cuántas veces se haga, hay cosas que no se repiten nunca. Besitos guapa

  4. Pero Elena!!! Siento decirlo, pero la culpa la tienes tu por poner la tarta ahí, ni más ni menos que entre dos niños de tres años! Pero si eso es más peligroso que ponerla en la frontera de Israel y Palestina…
    Bueno, al menos tenemos las preciosas fotos y seguro que al final acabasteis riendo y que lo recordaréis con cariño durante muchos años.
    Un besico.

  5. Ele, que pena por la torta y por ti. Pero esta sera una de esas historias para recordar y contar una y otra vez y reirse tambien. Que chula Maya con esos de los piesitos. Los niños son maravillosos, aunque uno a veces….

    Se ve genial y seguro que la hago uno de estos dias.

  6. Es que no puedo parar de reir, por que me imagino la escena elos felices saltando y tu con la cara echando chispas jajaja

    La próxima tarta encima de tus rodillas, es el lugar más seguro.

    Bueno desde luego que se ve rica y sabrosa y no voy a tardar en probarla.

    Un besote guapa

  7. Me encantan las tartas de peras, a pesar que una vez dije que no comia nada con peras, pero los gustos cambian o quizás nunca había probado algo bueno con peras.
    Me encanta tu versión. Muchas felicidades para tu papá y tu hermano, seguro fué una linda celebración, lamento lo de la tarta, pero no quiero entrar en detalles.
    Besos.

  8. Elena, cielo, estas cosas pasan y no hay que darles ni pizca de importancia. Los niños no saben (todavía) de estos detalles que a los mayores tanto nos molestan. Y es maravilloso y deberíamos de aprender de ellos en lugar de ser al revés, que terminan aprendiendo ellos de nosotros cuando crecen y pierden esa inicencia que tanto nos gusta.

    Como bien dices, lo importante es que estuviérais juntos, el áspecto de la tarta es totalmente superfluo.

    Si te cuento que yo, el día de la celebración de la Primera Comunión de mi hija me dejé unas tablas de quesos y unas ensaladas en casa (lo celebramos en la casa del campo de mis padres) y que me sentí tan enfadada conmigo misma que, durante un buen rato, me privé a mí misma del disfrute de estar con mi familia y de ver a mi hija feliz. Menos mal que me di cuenta y reaccioné. De no haber sido así me habría amargado el día…y no merecía la pena.

    En las fotos se ve preciosa. Con esas imágenes nos quedamos.

    Bss y hasta pronto :)

  9. No lo dudo Elena, no te volverá a pasar! Y ella tan guapa que está en las fotos!!! Bueno, que los peques son así…no miden consecuencias :) Las peras y las almendras son amigas amiguísimas, y yo tanto de ellas, así que me quedo con tu tartita en el corazón y en la mente, en cuanto tenga una excusa, la preparo!
    Que tengas feliz semana tú también!

  10. Cuando llevamos alguna delicia de camino a casa de mi madre yo conduzco y C. lleva la bolsa encima para evitar ese tipo de accidentes jajaja La tarta divina, me la guardé en cuanto la publicó Heidi, estupenda fotógrafa ¿verdad?
    Un besote

  11. Hola.

    Hace unos días añadí tu blog al agregador.

    Quería felicitarte por él y darte las gracias por no hacer un blog de cocina cursi, as usual. Es un placer leerlo, aunque predomine la repostería, que no es lo mío. Uno es más de guisos, sartén y horno. Pero vamos, lo que quería decirte es que aparte la sabrosura de las recetas, que se presupone, el placer es cómo lo cuentas y la historia en la que lo envuelves.

    Cordiales saludos. E.

  12. Ay!!! pobre tarta!!! o pobres angelitos!!! pasó algo luego? ja ja!!! Que casualidad lo del padre e hijo, ya te comente en casa pasa igual, pero mi madre lo hizo con el segundo hijo, el mismo día nacía!!!! no le puso el mismo nombre porque ya se lo había puesto al primero. El día que nació mi hija yo le hice el ragalo a mi hermano mayor, el mismo día nacía su sobrina!!! que bonito!!! La tarta con un pie o con dos….deliciosa: Bss

  13. Hola, Elena. Soy Silvia, desde Córdoba (RA). Perdóname pero al leer tu post me surgieron dos preguntas -o una según cómo se mire la segunda-: ¿Tus padres y hermano también viven en Estocolmo? y ¿¿¡¡¡Por qué no hay fotos de la tarta post-viaje!!?? Ja-ja!! No te sientas mal. Sé que el momento es TERRIBLE pero con los años he comprendido que esos son los instantes que al tiempo se vuleven anécdotas inolvidables y con mucha risa. Me lo enseñó mi hija Guada, quien más de una vez cuando era más chiquita me decía: -Ahora no se nota, mami, pero con los años nos vamos a acordar y reirnos. Creo que lo sacó de una tira de Mafalda, pero hay mucha verdad en eso !
    Un beso grande y exquisita la tarta. Cariños !!!
    Silvia

  14. Que delicioso con peras, me encanta! Que bien la reacción de tu familia, después de todo estaban todos juntos festejando. Aunque a mí también me daría un patatús. Te cuento que los traslados de mis tortas y tartas van en mi falda o en el baúl bien protegidas de los saltos.
    Imaginate la inocencia de tus hijos que hasta recuerdan haberlo hecho, y lo mejor de todo es que lo reconocieron!
    Cariños

  15. jajajajaja, como me he reído hoy Elena! si es que nuestros peques no tienen maldad. pero a veces hacen cada cosa… y qué vamos a hacer? pues nada, sonreir, no? sabes qui mi padre y mi hijo nacieron el mismo día? eso sí, con 65 años de diferencia… ;) me encanta la tarta! muchos besitos (PD: puedes dejar la tarta que te apetezca en Memòries d’una cuinera,. sólo tienes que dejar un comentario con el enlace en el bloc y ya está! ;P)

  16. Consuelate pensando que si tuviesen 10 años más se la habrían comido por el camino… uno no puede bajar la guardia nunca! No sabes lo que es preparar algo con antelacion y de repente ¡donde estan las croquetas! nos las cenamos, no sabiamos que eran para la comida de hoy, jo mami, no te pongas asi por unas croquetas! Y el bizcocho que estaba enfriando en la cocina? Es que vinieron unos amigos a buscarme y merendamos un poco, era para algo especial? Un poco es que no se han comido el plato.. Yo llegué a amenazar con el destierro a quien se comiese el último yogur de la nevera, que los compraba por docenas y siempre que iba a por uno ni rastro. Angelitos, a los 30 ya empiezan a tener menos apetito así que te queda un ratito…. además tienes esas fotos tan preciosas! Besos

  17. La verdad es que me pongo muy fácilmente en tu lugar Lena, porque mis diablillos se parecen a los tuyos y a veces preparan desastres parecidos. Esperemos que con la edad se les vaya pasando.

    La tarta seguro que estaba estupenda, seguo que mejor de lo que muestran esas preciosas fotos.

    Besos, kilos, mejor dicho, ¡toneladas! de paciencia.

  18. Son cosas que pasan, peor si hubiera sido algo de cristal que es peligroso, ¡quién no ha tenido tres años!
    La tarta se ve divina, muy apetecible. Seguro que encuentras muchos momentos para prepararla.
    Besos.

  19. Es lo habitual que terminen las cosas y sobretodo las tartas hechas picadillo en manos de nuestros hijos.. Eso que era preciosa, impecable y riquisima… la haré seguro.. Besos!!!!!

  20. Ohhhhhhh que lastima!!
    Me imagino tu enojo….yo me hubiera puesto de muy muy mal humor…-
    Pero bueno al menos la tarta estaba en una bolsa y con un pie y no dos, se la pudieron comer igual no?
    Las fotos estan divinas…!!
    Un beso grande!
    Mer

  21. Elena,

    Què preciosas las fotos y la tarta, de verdad, como siempreson impresionantes. No me extraña que te sentara a cuerno quemado que los dos diablillos diesen al traste con lo que tu habías preparado con tanto cariño. Claro, que al menos fue sólo con pie, qué detalle. Menos mal, ufffff….. yo ya pensaba que había sido con los dos (ja,ja,ja,a). Desde luego los niños son la pera. Vaya paciencia que hay que tener. No me extraña que a veces sea imposible contenerse.

    Un besito,

    Sacer

  22. Elena ¡ que rica 1 y que preciosidad de presentacion. me encanta. La verdad es que el blog de Heidi, es de 10, pero el tuyo no le va a la zaga.

    Si me apuras te diría que el tuyo me gusta mas. Tus recetas son mas de aquí. y las fotos como siempre una divinidad.

    1. Virginia, yo te voy a apurar!. Porque a mí me encanta el blog de Lena y como tú soy su super fan ;) – Pero muchas gracias por darme un 10, hoy tu comentario me ha iluminado el día y me siento de 11!.

      pd. Lena, no quiero hackear tu comments list, sólo agradecer a quienes han tenido la dulzura de mencionarme.

      abrazos

  23. Cosas de niños desde luego pero me imagino cómo te pondrías.
    La tarta riquísima la he preparado varias veces últimamente y le pongo también pera sobre la base de hojaldre es super sencilla y deliciosa pero no apta para que jueguen los niños cerca.
    Saludos

  24. Hola guapetona, lo que me reí leyéndote y es que los niños no son niños si no hacen de vez en cuando alguna de las suyas. Recuerdo al mio pinchándome un roscón de reyes con un palillo de dientes para ver si chocaba con la sorpresa y así sabía donde encontrarla, lo malo es que ya llevaba sus tres horas levando y se desinfló como si fuera la rueda de un coche!! Casi lo mato!!
    Menos mal que tus fotos nos demuestran que fue todo un desastre a última hora pues aquí luce espectacular, aunque seguro que su abuelito les perdona todo con cariño y a ti te la agradecería como si hubiera llegado entera.
    Me gusta este tipo de pasteles con pera, así que no me olvido de esta receta para prepararla en estas tardes de invierno.
    Después ya te escribo por lo del otro día. Un besazo muy grande. Esther

  25. Ay… cómo me recuerda a trastadas de mi peque lo que cuentas…
    Y ellos son dos! lo que no se le ocurre a uno se le ocurre al otro!! ;)
    Pero se ve exquisita, eso desde luego! ;)

  26. Lo siento mucho, pero no puedo evitar sonreir al pensar en la respuesta de tu hija, es buenisima!! Y desde luego tu familia tenía razón al decir que solo era una tarta, pero entiendo perfectamente cual debía ser tu estado de ánimo, yo también lo he sentido con mis hijos en más de una ocasión…enfin…
    Desde luego a juzgar por las fotos la tarta tiene que estar riquísima!!
    Un besito

  27. Tus niños son unos adorables traviesos! Pero como todo pasa, disfrutar del momento, de compartir con tu Hermano y con tu Padre, con toda la familia y pasar buenos momentos….la tarta es hermosa, pero el recuerdo de la travesura, de la sonrisa de tu familia lo superara en creces.

    Un abrazo enorme Elena, me encanta leerte, tienes un estilo, muy particular y te lo digo yo que vivo entre letras y “escritores”.

    Mil besos.

  28. Ja!. A mí se me hace que si les hubieras dejado en lugar de ésta tarta de pera&almendras unos chocolatosos brownies el resultado hubiera sido igual un desastre pero porque no se hubieran contenido a comerse tal delicia. O será que hablo en primera persona?. ;). Y es que yo soy de lo más golosa desde muy temprana edad…En fin, que son unos peques y no pueden medir las consecuencias de sus actos.

    Espero que en verdad les haya gustado la tarta a toda tu familia, se me ilumina el corazón de saber que de alguna manera hubo un trocito de mí en tu celebración de familia.

    Me encantaron tus fotos, las encuentro más coquetas que las mías. Mil besos cariño.

  29. Hola,

    Su blog ha captado nuestra atención por la calidad de sus recetas.

    Agradeceríamos que lo registre en Ptitchef.com para poder indexarlo.

    Ptitchef es un directorio que referencia los mejores sitios web de
    cocina. Cientos de blogs ya se han inscrito y disfrutan de Ptitchef
    para darse a conocer.

    Para suscribirse a Ptitchef vaya a
    http://es.petitchef.com/?obj=front&action=site_ajout_form o en
    http://es.petitchef.com y haga clic en “Anade tu blog ” en la barra la
    parte superior.

    Atentamente,

    Vincent

  30. Ohh qué pena! Con todo el trabajazo y la ilusión que habrías puesto! Pero bueno, al final no importa que estuviera rota, si estaba buena es lo que cuenta! Bss guapa

  31. Ufff!!! menudos diablillos, jejeje, pero qué te voy a decir… son niños!!! será que nosotras no hicimos destrozos cuando éramos pequeñas, no?. Disgusto claro, me lo imagino, pero todo es comprensible. ;)

  32. Siempre se aprende algo, ahora ya se que solo debo poner un pié nunca los dos para destrozar una maravillosa tarta de peras :)
    Seguro que estaba delciosa!
    Un besito y felicitaciones para los dos Antonios

  33. Tu hermano y tu padre se llaman como el mío ;)
    Por cierto, que es una preciosa anécdota el que tu hermano naciera el mismo día que tu padre, ¡¡qué bonito!!

    Siento el final de la tarta, porque me imagino que te tuviste que enfadar un rato, ¡¡qué rabia!! Pero bueno, piensa que, aunque suene ya muy usado, la intención es lo que cuenta. Y estoy segura de que tu padre y a tu hermano (y solo hay que ver lo que cuentas), a lo que sí le dieron importancia es a vuestra presencia, y aún más, a la existencia de dos diablillos, por muchas tratas de cumpleaños que estropeen (que esperemos que esta sea la última, claro!).

    Yo me llevo la receta, que a mi padre le encantan las peras (aunque yo sea más de manzana).

    ¡¡Un beso!!

  34. Gajes del oficio, Elena, qué voy a decirte? si es que cuando saltan, corren, rompen es que están sanos y eso es para celebrar, siempre para celebrar, aunque en el medio del camino, rompan la tarta del tío y del abuelo.

    Como bien dices, ni tu padre ni tu hermano le dieron la mínima importancia :))

    Riquísima la tarta, imagino la combinación de sabores y me rechifla.

    un besazo, hermosa

  35. Al menos te ha quedado para el recuerdo esas fotazas increibles que has hecho!!!! y una buena anécdota para contar! hehe!!! tiene una pinta deliciosa esta tarta!!!!! aunque un poco tarde, mis felicitaciones a los cumpleañeros y a ti tb por todo el arte que llevas dentro!!!

    besiños salseros Elena!

    Tito.

  36. Elena! existe un imán invisible que atrae los pasteles a los niños o quién sabe, puede que sea al revés y sean ellos los que sienten una oscura y retorcida atracción hacia las tartas y pasteles donde dóciles y sumisos se entregan a su fatal destino.. dulce destino, para ser más precisos. Así es. Yo nunca dejo un pastel a su alcance sin vigilancia. Y aún así, mis tartas siempre tienen huellas de ratones:-)

    En casa también tenemos cumple doble; el 30 de noviembre nació mi hijo mayor y mi hermano pequeño. Se llevan 13 años y 13 horas exactos. Yo no llegaba ni loca a esta fecha, pero mi hermano decidió que así sería y a cabezota no le gana nadie. tuve un embarazo casi de elefante con 42 semanas largas cumplidas y un bebote de 4 kilos que no quería salir :-)

    Muchos besos guapa!

  37. HOla Elena! la verdad la tarta se ve exquisita, muy rica, las fotos preciosísimas. Lo de los niños, bueno…tómalo como anécdota y una sonrisa, así son de traviesos los niños..si te contara yo cada historia! jaja
    besos

  38. Bueno, con el destrozo de esta tarta por lo menos salió la reunión de la familia y no hay nada mejor que eso¿NO?
    Una anécdota para contar a los peques cuando crezcan.
    Seguro que en sabor no perdió ni un ápice.

    Un besito

  39. “Sólo un pie” jejeje Me encanta tu blog. Me ha hecho un montón de ilusión el comentario y ahora llegar aquí y sorpresa! Menudas fotos y menudas recetas. Y el toque personal que le das a los textos me encanta. Aquí me quedo :)

  40. ¡Sólo un pie! jajajajaja

    A mí me parece que tu padre y tu hermano tienen muchísima suerte de que su hija/hermana haya hecho unas preciosas fotografías que dan fe de lo increíblemente bonita que era su tarta de cumpleaños por lo que estoy segura de que tanto su vista como su paladar han quedado encantados y ese rato en compañía de la familia y de unos peques tan lindos como los tuyos ¡qué más se puede pedir!

    Besote

  41. Elena!!! como siempre yo preparando tus recetas y luego con preguntas!!! Antes de todo, decirte que la tarta quedó increíble, muy muy rica, la combinación es precisa y la almendra se siente… ñami ñami!!!
    Pero durante el horneo la mezcla se me subió mucho, incluso mas arriba de la masa, quedo como cake ¿que puedo haber hecho mal?
    Gracias por tus recetas, historias y fotos maravillossas!!!
    Abrazo.

    1. Hola, Claudia!

      Pues no sé, lo que se me ocurre es que el molde no era muy grande..o que había demasiado relleno. Ahora no recuerdo si a mí me sobró frangipane. Creo que sí y por eso hice además unas tartaletas….Intenta no llenar demasiado el molde, aunque te sobre relleno.
      Un besito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s