Vuelta a casa

Ya estamos de vuelta tras nuestra escapada a Salzburgo. Otra vez en casa, en mi cocina, con lluvia, frío y un aire gélido e impertinente capaz de hacer trizas cualquier sueño que podamos tener con la primavera y su calorcito. El tiempo no parece habernos recibido de la mejor manera, pero estamos nuevamente en casa y eso es lo que importa. 

En cualquier caso, no sólo llueve en Estocolmo. Por Austria y el sur de Alemania también llovía la semana pasada, y con eso me consuelo un poquito, a pesar de los grados de más y de los árboles en flor que casi me hicieron perder la razón por culpa de tanta belleza.

Como he vivido en varios países tengo el síndrome del desarraigo, para bien y para mal. Me obsesiona la idea de encontrar el lugar perfecto para vivir. No sé si existe, hasta ahora no lo he encontrado, pero yo lo imagino en mis sueños y lo busco en cada viaje que hago. Siempre que llego a un sitio nuevo me pregunto una y mil veces si podría vivir allí e intento buscar una respuesta concreta a esa pregunta. Una pregunta que por otro lado, no deja de ser hasta cierto punto retórica. No sé si mi país o ciudad ideal existe, me temo que no, pero en mis fantasías creo que no dejaré de buscarlo jamás, aunque simplemente sea una especie de juego.

Partiendo de que cada ciudad, país o continente tiene sus propios encantos, hay algunos lugares que nos llegan más al alma que otros y que nos enamoran perdidamente para toda la vida. Si bien un pedazo de mi corazón siempre estará ligado al Mediterráneo (aunque yo haya nacido más bien en el Caribe), otro pedazo no menos grande se siente identificada con el centro de Europa, no sé bien por qué . Tal vez son mis genes rusos que tiran para este lado del globo, aunque Rusia sea bastante diferente…

Del Mediterráneo amo su variedad de paisajes, de culturas y la apasionante historia de las civilizaciones que se han desarrollado en sus costas durante siglos y siglos. Por otro lado, Europa central tiene un no sé qué que me emociona profundamente cada vez que la visito. Además de la belleza del paisaje, me quedo extasiada recorriendo el casco antiguo de sus ciudades o disfrutando de la belleza idílica de esos pequeños pueblos donde todo se ve tan limpio y cuidado que me dan ganas de sufrir un arrebato, agarrar la maleta y bajarme corriendo del tren para empezar una nueva vida igual de idílica… 

Sé que la realidad es más compleja y no todo es oro lo que reluce. Como meros turistas vamos probando y saboreando realidades nuevas, sin poder hacernos una clara idea del resultado final. 

Después de toda esta historia creo que está de más decir que me encantó Salzburgo. No sé si me quedaría a vivir allí, pero ciertamente es una pequeña ciudad con muchísimo encanto. Si viajas allí podrás:

  • tirarte una foto en el aeropuerto nada más llegar con las montañas nevadas de fondo (prometo que la gente lo hace, aunque a mí no me dio por eso)
  • dar estupendos paseos a lo largo del río Salzach o
  • disfrutar de un paseo en carruaje por la ciudad
  • visitar los mercados al aire libre, donde venden productos típicos, pan y bollería casera
  • además de la tarta Sacher y del strudel, comer schnitzel al estilo de Viena o de Salzburgo
  • tomar cerveza, claro está ;-)
  • ir a esquiar, si te gusta
  • ir en tren hasta la ciudad alemana de Munich
  • subir a la fortaleza Hohensalzburg en funicular, desde donde se ven unas magníficas vistas de la ciudad
  • comerte al menos un bretzel al día, porque están buenísimos

Y más cosas….. pero eso que lo decida cada cual. Éstas son tan sólo las sugerencias de una pareja con niños pequeños y sus limitaciones ;-)

Os aseguro que mis dos diablillos disfrutaron de lo lindo de Salzburgo, al igual que sus papis :)

No me digáis que no le quedan bien esos sombreros ;-)

Bueno, y siguiendo la temática austríaca o centroeuropea debería haber traído una receta de aquellos lares, ¿verdad? Pues lo cierto es que traigo una comida inspirada más bien en el Mediterráneo. Se trata de unas ricas albóndigas de cordero y menta y una ensalada de zanahoria realmente deliciosa. Desde que di con la receta de esta ensalada hace un par de meses, la he preparado ya varias veces, pues desde el primer momento fue todo un éxito. Es fresca pero con carácter y tiene una mezcla de sabores muy interesante. Más que recomendable, os lo prometo.

La receta original no lleva ningún tipo de frutos secos. Sin embargo, creo que éstos le vienen de maravilla, pues el sabor dulce de las sultanas contrasta con el sabor salado del queso feta y las aceitunas kalamata. Si no podéis encontrar estas aceitunas, las podréis sustituir por otras aceitunas negras de sabor fuerte.

Espero os guste mi propuesta de hoy. Ya me contaréis.

Nos vemos pronto :)

Guardar & Imprimir Receta

Anuncios

30 thoughts

  1. Bienvenida al mundo real, Elena. Menudo album de fotos que nos traes con tu entrada. Después de leerte y ver las estampas siento como si hubiera sido yo la que se hubiera ido allí de vacaciones unos días. Conozco Munich y sus alrededores pero más al sur no he bajado…me encantaría…algún día. Puedo decir que es una zona preciosa y que recomiendo a todos. Especialmente en otoño cuando los árboles cambian de color y se visten de todo tipo de naranjas y amarillos. Es un espectáculo maravilloso.

    Las albóndigas y la ensalada no tienen desperdicio. Muy mediterráneas ambas recetas. Y muy apetecibles.

    Bss y buenas noches :)

  2. Gracias por esta entrada maravillosa cargada de sentimientos e imágenes preciosas. Allá donde vayas crearás hogar, y donde tu estés será tu casa, tienes un bello don, de tomar lo bueno de cada lugar. Yo te doy parte de mi alma mediterránea con todo mi cariño.

    Estupenda receta!
    Un beso para ti y tus hermosos niños.

  3. Pues yo también tengo la “mania” de imaginarme viviendo alla donde voy de viaje, me imagino en los mercados, en las plazas, elijo una de las casas que veo, compro pan (si me gusta el pan hay muchas posibilidades de que luego decida que es un buen lugar donde vivir),… en fin es juego que hace que tenga una lista de lugares donde si podría llegar a vivir y otros donde no, ¿?
    Tu ensalada me gusta bastante ahora que las que me han encantado son las albóndigas de cordero, seguro que las hago.
    QUe bonitos estas los peques con sus sombreros!

  4. Elena, sabes que no recuerdo si es estado en Salzburgo? Creo que sí, pero ahora mismo no soy capaz de recordar jajaja Qué cabeza!!! Los nenes están preciosos con esos sombreros!!! Probaré la receta, sobre todo la ensalada!!

  5. Bienvenida guapa, que precioso viaje y que preciosa ciudad, nos has transportado con tú historia a visitar esta linda ciudad, aunque yo a veces me gustaría estar a muchos kilómetros de aquí, siento como mi corazón late con el Mediterráneo, y supongo que acabaría acostumbrándome a vivir en otro lado pero sentiría como esta latitud quedara marcada en mi, aunque en estos momentos a mi mente le gustaría estar lejos de ella.
    Me gusta tú receta, aunque el cordero no sea mi carne preferida, me parece una receta con unos ricos matices. Un besito

  6. Que ciudad más bonita… y las fotos preciosas!! Tus “diablitos” ( que segura que no son jaja) me parecen PRECIOSOS, son magníficos!! Y el sombrero les quedan estupendamente bien ;)

    Besitos

  7. Bienvenida a la rutina.

    A nosotros nos gusta viajar mucho y te aseguro que si me dicen de elegir un lugar para vivir no sabria, cada lugar es especial, diferente… Mis hijos en cambio lo tienen claro, en Europa se irian para Estocolmo, este verano quedaron fascinados y eso que venían de la ciudad de los rascacielos…y si han de elegir por tierras americanas, uno se va a Los Angeles y el otro a San Francisco… espero que no se me vayan tan lejos a vivir en un futuro jajajaja

    Me encanta la propuesta que nos traes hoy…

    Un beso para ti y para los pequeños tiroleses…que están muy guapos

  8. A mi me pasa como a ti, vivo junto al mediterráneo y creo que es uno de los mejores lugares del mundo, pero Centroeuropa me fascina, hace solamente unos pocos años que empecé a conocerla y me enamoré de sus pueblos de cuento, de sus paisajes y de la calidad de vida que se disfruta…y Salzsburgo es precioso! Estuve en diciembre, con sus mercados de Navidad y fue fantástico.
    Y ahora que acabo de volver de Grecia, con los ojos llenos de blanco y azul, tus dos recetas me apetecen michísimo…qué rocas!
    Un besico.

  9. Gracias por compartir tu viaje y las sugerencias Elena. Que bellas fotos!

    Al igual que tú siempre estoy buscando el sitio perfecto para vivir, ese lugar donde por fin plantar las maletas. Creo que es algo que nos pasa a los que hemos emigrado.
    Tal vez BlauKitchen tiene razón, pero la verdad que es inevitable

    Ambas recetas se ven muy bien. Siempre estoy buscando como variar las albóndigas, así que sin duda las hare. Pero confieso que la ensalada es lo que mas me ha llamado la atención.

    Los niños bellos con esos sombreros!

  10. Una vez más es una delicia leer tus entradas. De verdad que para los que no podemos viajar demasiado, tu blog es una ventana al mundo desde la que nos enseñas infinidad de rincones con encanto.
    Una vez más, gracias por este regalo tan maravilloso que nos entregas cada semana.

  11. Oggggg a ver si ahora me deja comentar, llevo media hora intentando y no para de darme erroooooorrrr, oggggg, es curioso, pero sólo me pasa con tu blog, con el resto de WP no tengo problemas.
    Bueno, te decía que me ha gustado mucho el retrato que has traído de tu viaje, las fotos son preciosas y tus pequeños tiroleses están para comerselos ;-)
    Ultimamente me ha dado por las albóndigas, así que me llevo las tuyas, no creo que tardemos en probarlas, gracias.
    Besitos

  12. Hola preciosa! Me apunto tu ensalada de zanahorias, en verano ya sabes que hay excedente y mi encantan. La verdad es queme das un poquito de envidia, auqnue por otro laido me gusta tener mis raices asentadas, no me importaría estar una temporada viajando y viviendo en diferentes lugares. He viajado poco pero me considero un habitante del mundo, me entiendes verdad. Pero es cierto que gustan llegar al “hogar”, y ahora que tenemos niños, me doy cuenta de que me dará mucha pena de que se vayan de mi lado, pero ójala puedan cumplir sus sueños y si es volar que vuelen, mi sonrisa estará lavada con lágrimas pero seguro que mi corazón latirá con fuerza. Y te digo que me quedo con toda tu lista de planes, incluyo hacerme la foto con las montañas y quito el esquiar que no me gusta :) Con niños y sin niños. Un besito princesa

  13. Yo también soy de las que piensa en su lugar en el mundo. Aunque a diferencia tuya , el mío ya lo encontré. Es Bariloche una ciudad al sur de Argentina con mucho bosque, lagos y una paz envidiable. Llego allí y no me siento más, soy parte del paisaje , es una extraña sensación de comunión y unión total con el lugar. Estoy segura que algún día vas a llegar a “ese” lugar y te vas a dar cuenta que es el tuyo.
    Los tiroleses sonrientes están divinos! Tus fotos invitan a pasear con frío o sin él.
    Cariños

  14. Hermosas las fotos auqnue no tuve tiempo de leer el articulo… mejor en casa tranquila. Solo te queria decir que tengo problemas con el link a tu blog… No puedo ponerle nombre y no sale automatico entonces en la barra lateral me sale un espacio vacio. Podes entrar a mi blog para que veas. Ademas en mi lista de Reader no apareces, aunque te agregue… Sabes si tengo que hacer algo en particular? Besitos!!

  15. Una monada de fotos Elena! las de tus peques sobre todo son muy especiales! me alegro de que hayas disfrutado de esos grados de más y de los árboles en flor que aún no tienes por Estocolmo. Respecto a tu lugar ideal, es difícil pero puede que si continúas viajando, algún día lo encuentres. Un besazo

  16. Algún día quiero visitar todos esos lugares maravillosos… Yo también me hago la misma pregunta que tú cuando viajo… y en el único lugar donde me veo viviendo es en San Francisco. Me encantó!!! pero vamos que aquí en Barcelona también estamos muy bien ;). Besos.

  17. ¡Qué guapos tus peques! Muchas gracias por compartir estas fotografías de vuestras vacaciones, con todo el encanto que transmiten.
    El plato se ve estupendo, colorido como la primavera y dan unas ganas tremendas de probarlo, me imagino el toque tan especial que debe darle la menta y la harissa.
    Besos.

  18. A lo mejor este verano me paso por allí. ¡¡Si nos da tiempo!!
    Aunque ahora que he visto las fotos, ¡¡ojalá saquemos un “ratito”!! Es precioso!!

    Me encanta eso de buscar tu ciudad ideal cuando viajas, porque yo, aunque solo he vivido en dos, y las dos en España, ¡¡también lo hago!! Aunque es frustrante cuando encuentro una mejor que la que ocupo!! :P

    Por cierto que, además de las preciosas fotos de Salzburgo, me ha encantado ver a los pequeños, no los había visto, ¡¡son una monada!! Y tienen la cara exacta de hacer todas las pillerías que cuentas, especialmente el señorito del sombrero verde!!

    La receta tiene una pinta estupenda, muy para estas fechas, pero siento decírtelo, hoy me quedo con todo lo demás, que me ha gustado mucho :P

    Un beso!!
    Y por cierto, ¡¡en Madrid también llueve!! :P

  19. Yo con viajar algo más me conformaría, pero como no puedo físicamente, lo hago a través de otros medios, sobre todo soñando. Es barato y todo sale perfecto, jaja.
    Tus fotos sí que son idílicas. Me encantaría viajar de tu mano, ya te lo he dicho más veces.
    Tus albóndigas me seducen, pero esa ensalada, ahora que estoy a dieta, se pone a la cabeza de la lista.
    Un beso enorme, enorme.

  20. que envidia me das de poder pasear por esos lugares. Me gustaría tanto visitar, esa parte de Europa, lo tengo en mis viajes pte. Tu ensalada y tus albóndigas tienen una pinta espectacular. Bueno espero que el tiempo mejore. Bss

  21. Elena, bienvenida!, que gusto poder leerte de nuevo y disfrutar de las fotos, son preciosas!.
    Me ha parecido genial tu relato, sabes que yo siempre me hago esa pregunta, de si podría vivir en tal o cual parte. Sé que en muchos países latinoamericanos y en el caribe no, absolutamente.
    Cuando era muy chica, soñaba y deseaba que a mi padre lo trasladaran a la Antártica, se daba mucho en su trabajo y era mi mayor anhelo. No sé que me une tanto al frío y la nieve, seguramente el ser de la Patagonia, no sé, pero en este país me siento super cómoda y feliz, aunque no para terminar mis dias aqui….todos tenemos un sitio idealizado.

    De la receta me quedo con la ensalada :), no como cordero.
    Un beso amiga.

  22. Hola!!! no llego a todo!!! que fotografías más bonitas!!!bienvenida al mundo!!! después de las vacaciones yo es como si volviera a nacer!!!! Las albóndigas de cordero las he hecho una vez y nos encantaron, me llevo tu receta. Besotes

  23. Que preciosas fotos…es complicado encontrar un lugar ideal, aunque yo creo que lo encontraras, estoy segura….me gusta mucho la ensalada…es que chica el cordero y yo no somos muy buenos amigos….besitos.

  24. Querida Elena, qué gusto tenerte de nuevo con tus bellos y nostálgicos escritos y con esas preciosas fotos, qué ciudad tan linda!!! ya me la imaginaba así pues hace unos años una antigua alumna había estado estudiando allí y me la describía de manera tan real que yo pensaba que la había visitado. Tus peques están para comérselos y me imagino cómo habrán disfrutado de todo al igual que sus papis, te deseo que siempre sigas haciendo viajes tan bonitos y puedas contárnoslos. Tus dos últimas recetas SUPER!!! con las albóndigas me has dado una idea para que Alejandro coma otro tipo de carne que no sea ternera y como entre las cuatro o cinco comidas que come están las keftedes(albóndigas)
    se las haré, dime ese ingrediente que pones harisa es alguna especia y dime si puedo omitirla por favor porque no sé si la encontraré. En cuanto a la otra receta de Rusia ME ENCANTO esos blinis vienen siendo como las crepes o no?
    Bueno amiga un besote grande.

  25. Qué envidia (sana o insana :P) me da tu viaje… y tus fotos, y tus recetas, y hasta tus niños guapos! jejeje ya en serio, que el tiempo estuviera regular no impidió que nos hicieras llegar esas preciosas postales de tu viaje. Y las recetas me encantan las dos, esas recetas típicamente mediterráneas me vuelven loca. Un besote.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s