Blinchiki s miasom (o simplemente Blinys rellenos de carne) para Carmen

Recetas de tía Alia cumple un añito de vida y su autora Carmen nos ha propuesto participar en el concurso que ha organizado para celebrar su primer cumpleblog. Como conozco a Carmen y puedo dar fe de que es una persona encantadora, no podía dejar de participar en su concurso. Es mi manera de felicitarla, de darle las gracias por su cariño, su simpatía y cómo no, por sus magníficas recetas. Desde aquí te deseo mucho éxito, Carmen. Tanto para tu blog como para todas los proyectos que emprendas en un futuro. Enhorabuena, guapísima, y que la dicha te acompañe!

La idea del concurso es presentar una receta de la cocina tradicional, de esas de toda la vida. Recuerdo que cuando leí el tema, le pregunté enseguida a Carmen si valía presentarse con recetas tradicionales de otros países. He crecido con la comida de dos culturas muy, muy diferentes: Cuba y Rusia. Muchos son los platos que han marcado mi niñez y me llevan a soñar con tiempos pasados y con gente que ya no está entre nosotros. En momentos así no puedo no acordarme de las natillas y el arroz con leche de mi abuela cubana Ana. O de su sopa de pollo, sin ir más lejos. También me vienen a la mente las frituras de malanga, los buñuelos de yuca que cenábamos en Nochevieja o los maravillosos batidos de mamey, guanábana o chirimoya, imposibles de recrear aquí en Suecia, pues son frutas que no se suelen importar….(¡qué pena, madre mía!) Son los aromas y sabores de mi tierra y de su comida criolla. Se trata de platos sencillos y sin grandes pretensiones, pero que una vez invocados acuden a nuestra mente cargados de fuertes recuerdos y asociaciones.

Y en el otro extremo tenemos la comida rusa con esa magnífica variedad de sopas, ensaladas frías, pasteles y empanadas. Teniendo una madre rusa, como es mi caso, la tradición culinaria de su patria siempre ha estado muy presente en nuestra casa. Y eso que los veintitantos años que vivió en Cuba han dejado una huella imborrable en la manera de cocinar de mi mami. Desde pequeña me vuelven loca los blinys, así que ver a mi mamá en la cocina preparando una buena cantidad era una verdadera fiesta. Tampoco puedo olvidarme de los pasteles y empanadas que preparaba mi abuela Lena y con los que siempre solía recibirnos cada vez que llegábamos de Cuba a pasar el verano con ella en Rusia. Son aromas que inundaban su cocina y su pequeña casa.  Imposibles de olvidar, no sólo por el sabor y la textura de aquellas extraordinarias empanadas, sino por la sensación de felicidad que reinaba en toda la casa durante el tiempo de espera, que por otro lado, se hacía eterno. 

Así las cosas, no me resultaba nada fácil decidirme por una receta. Al final escogí ésta que os presento hoy y que espero os guste. Se trata de unos blinys rellenos de carne, un plato típico ruso y que suele prepararse en ocasiones un poco más especiales. No son nada difíciles de hacer y el resultado es delicioso. Mi madre los ha preparado en innumerables ocasiones y siempre ha sido un rotundo éxito. Yo llevaba un par de años sin prepararlos, no sé bien por qué, así que me alegro de haber rescatado esta receta del baúl de los recuerdos. Hoy mis hijos probaron estos blinchikis rellenos de carne por primera vez y no sabéis con qué gusto se comieron dos unidades cada uno. Sus caras eran todo un poema, y yo la mami más feliz del mundo!!!!

La masa de estos blinys lleva 3 huevos, ya que ésta tiene que tener una consistencia firme y algo elástica, aún estando suave. Necesitamos que sea resistente y no se rompan con el relleno. 

El paso final de dorar los blinys es crucial: hace que éstos queden crujientes por fuera, pero suaves y jugosos en su interior. Una verdadera maravilla, os lo prometo!!!!

Se suelen acompañar de smetana, una especie de nata agria rusa. Si no la podéis encontrar (es posible hacerlo en tiendas de alimentación eslavas), podréis reemplazarla por crème fraîche o cualquier otra salsa que os guste. O comerlos tal cual, recién sacados de la sartén, tal y como los devoraron H&M en un visto y no visto.

Guardar & Imprimir Receta

Carmen, espero que mi propuesta te haya parecido interesante y que te animes a preparla algún día. Verás cómo tus hijos te lo agradecen ;-)

Feliz fin de semana a todos. Besos mil :)