Tarta de mascarpone y fresas {Loca por las fresas…y sin encender el horno}

{Scroll down for recipe in English}

¡Hola, amig@s! ¿Qué tal? Espero que bien. Yo ando acatarrada, nada serio, pero ahí estoy, con las típicas molestias, capeando el temporal ;-) Este catarro no podía ser más inoportuno pero bueno, creo que por otro lado, éstos casi nunca lo son. Además, espero estar más en forma mañana por el bien de mis hijos, que estando así, no soy la mejor compañía. 

La receta de hoy va dedicada a todos aquellos que con tanto calor veraniego no se atreven a encender el horno. Pobrecitos, por mucho que a veces me queje  del fresquito nórdico, no envidio para nada esos terribles calores. Cada vez me gusta menos pasar calor, así que entiendo que entre canículas y olas de calor, tardes en la piscina y paellitas en la playa, no apetezca demasiado pasar mucho tiempo entre fogones, y mucho menos todavía encender el horno. 

La de hoy es una de esas recetas que lo tienen todo (y sólo cosas buenas, que conste): lleva pocos ingredientes, es fácil y rápida de hacer, no necesita tiempo de horneado, es versátil, está deliciosa y es muy vistosa. ¿Qué más se le puede pedir a una tarta? La vi hace unos días en un fabuloso libro que os recomiendo a todos, The Kitchen Diaries, del cocinero y autor inglés Nigel Slater. 

En la plaza del barrio donde vivo hay un puesto al aire libre de frutas y verduras. Los frutos rojos de esta temporada están viniendo mejor que nunca. Hace rato no comía unas frambuesas tan buenas, me tienen enamorada. ¡Y esas fresas! Las suecas, las de aquí, las que no se importan de ningún sitio y saben y huelen a gloria bendita…. Creo que compro cajitas de fresa todos los días y las seguiré comprando hasta que no acabe la temporada, que éste es un disfrute más bien efímero. Ayer las disfrutamos de postre con un poco de nata montada. Un postre sencillo, pero delicioso. Hoy le ha tocado el turno a esta fabulosa tarta, que por lo rica que está bien podía haber reservado para el fin de semana. Pero bueno, ya se sabe que la paciencia no es una de mis virtudes más destacadas…

Guardar PDF de la receta

{In English}

I have received recently several requests to add the English recipe of this strawberry tart. I found it in Nigel Slater’s wonderful  book, the kitchen diaries, which I really love. I’m so fond of Nigel’s writing, it makes this book really special. Can’t get enough of reading through its pages over and over….

I have made this tart several times, it has become a classic dessert at our home. Everybody loves it and it’s so simple to make. Hope you like it too. Enjoy :)

{Save & Print the Recipe}

Espero os haya gustado la receta de hoy, ya me contaréis. Es importante utilizar galletas de textura gruesa, tipo Digestivas, de buena calidad. Y si tienen sabor a almendra o a naranja, mejor todavía. Yo utilicé unas galletas rústicas de avena con trocitos de almendra que le aportaron a la base ese toque de frutos secos que tanto me gusta en las tartas de queso.

Os deseo a tod@s una buena semana y unas felices vacaciones a aquellos que ya las estén disfrutando. Y a los que no (como yo), paciencia, que todo llega. ¿Os queda mucho todavía? ¿Qué planes tenéis?

A mí todavía me queda bastante. Este año hemos decidido disfrutar del verano sueco e irnos fuera, al sur, cuando éste ya esté casi terminando. Así lo alargamos un poquito más y nos llenamos de energía para afrontar el crudo invierno que nos espera a la vuelta de la esquina ;-)

Nos vemos, sed felices :))))))