Cake de calabaza y queso feta {La receta del 15}

¡Hola, chic@s!

Espero hayáis tenido un estupendo fin de semana (para muchos un poco más largo de lo habitual) y que tengáis por delante una semana llena de cosas buenas. Hoy es lunes 15, y como todos los meses, toca la Receta del 15. Yo llevo meses sin participar, aunque no por falta de ganas, sino más bien de tiempo. Cada mes me hago la promesa de hacerlo, pero luego se me pasan los días sin llegar a todo lo que quisiera.

Bueno, y como ya habréis adivinado, este mes la cosa va de calabazas. Sí señor, os traigo una receta más con calabaza. Con tanta receta vais a terminar odiando seriamente  las calabazas o a la dueña de este blog ;-)

La receta de hoy se trata de una especie de cake o bizcocho salado de calabaza y queso feta. He de reconocer que no me quedó muy bonito, pero a pesar  de su aspecto no tan agraciado, os aseguro que está muy rico. En la foto del libro donde vi la receta (aaay, ese fabuloso libro de Donna Hay, ya os he hablado del mismo) éste sale bastante más chulo. Recuerdo que fue  amor a primera vista: nada más verlo, tuve la certeza de que no iba a tardar muchos días en prepararlo. Y así fue.

Éste es un cake ideal para servir de aperitivo o para acompañar un plato de sopa o crema. La mezcla de calabaza y queso feta es formidable, así que si os gusta este tipo de panes os animo a prepararlo.

Guardar & Imprimir Receta

El sábado hizo un día precioso, así que aprovechamos para irnos a las afueras de Estocolmo y dar un paseo por el campo. Estuvimos en Hellasgården, una reserva natural al este de la ciudad. Estuvimos andando gran parte de la mañana y disfrutando del otoño escandinavo. La última vez que estuvimos allí fue a comienzos del verano, todo estaba verde y había mucha gente bañándose y tomando el sol por doquier…. Ahora el paisaje es bien diferente, aunque todavía podemos encontrar algún que otro bañista en paños menores (por no decir sin paño alguno o al natural) sumergiéndose en las gélidas aguas del lago Källtorp entre una y otra visita a la sauna.

Bueno, es todo por hoy. Os deseo un feliz comienzo de semana. Yo seguiré disfrutando de este otoño que tanto me gusta, de su colorido y de esa luz dorada que todo lo envuelve y que llena de gracia el entorno que nos rodea.

¡Hasta pronto!