Tarta de ciruelas y almendra {Remedio para una mañana de lluvia}

Mañana de domingo gris y lluviosa, densas gotas que empañan el cristal y algún que otro transeúnte solitario recorriendo las frías y desiertas calles. De este lado del cristal, pocas ganas de salir al exterior, pero sí muchas de hornear y preparar algo dulce, preferiblemente con frutas de temporada y escandalosamente bueno. Se me ocurren varias opciones, pero al final me decanto por esta maravillosa tarta rústica de ciruelas que vi (una vez más) en el libro Seasons, de Donna Hay.  Siento volver con el mismo libro, pero yo ya os advertí de que me moría de ganas de preparar cada una de sus recetas. Tengo una larga lista de platos en espera, así que por ahora tan sólo estoy cumpliendo con mi palabra ;-)

En cualquier caso, también prometo diversificar. Esta racha de Donna Hay que estoy viviendo en estos momentos no durará para siempre, sobre todo porque entre mis últimas adquisiciones tengo varios libros que también prometen. Libros de cocina escritos por otros autores y que esperan ser descubiertos con el mismo entusiasmo y cariño que le he dedicado a mi chef australiana preferida.

Es época de ciruelas. Al natural no es la fruta que más me gusta, pero en pasteles y postres es de las que más. Aportan un sabor espectacular y un toque ácido muy acertado.  Soy una incondicional de las ciruelas, ¡que lo sepáis! Además, ¿qué me decís de su maravilloso color? Le da vidilla a cualquier postre que se preparare con ellas.

Esta es una tarta bastante sencilla de hacer y que no os dejará indiferentes. Lo prometo :)))

Guardar & Imprimir Receta

Espero que os haya gustado mi propuesta de hoy.  Ya me contaréis qué os parece. Gracias por estar ahí.

Hasta dentro de unos días. Sed felices cual perdices :)