Mac ‘n’ cheese, o macarrones con queso {Comiendo a solas}

Hoy hemos amanecido con una mañana espléndida, después de haber sufrido un fin de semana lluvioso, oscuro y algo triste. Han sido dos días tranquilos, con pocas actividades al aire libre, aunque ayer aprovechamos para dar un agradable paseo por las afueras de la ciudad, a pesar de los cielos encapotados y la constante amenaza de lluvia. 

Terminé con las manos heladas y  las botas enfangadas a más no poder, Hugo, con los pies mojados, y Maia, bastante cansada de tanto caminar. Sin embargo, la inolvidable imagen de ese bosque exuberante y multicolor, la merienda a la luz de las velas con gofres recién hechos que nos esperaba al final del paseo y el irresistible olor a leña que salía del café donde paramos hizo que estas pequeñas adversidades bien valieran la pena. Son esos momentos mágicos que nos salvan de la monotonía y el tedio un día cualquiera.

Ideal para reconfortar cuerpo y alma un frío día de otoño puede resultar un cuenco de mac ‘n’ cheese, o macarrones con salsa de queso. Bien caliente y humeante, cremoso en su interior y crujiente en el exterior y con ese inconfundible olor a queso, a cocina resguardada de la lluvia y el viento, a mimos de madre cariñosa y a calor de hogar….

Pocas razones veo yo para que no os guste este plato (bueno, siempre que nos guste el queso). Un clásico de toda la vida, sencillo, adaptable a vuestros gustos y preferencias (léase con/sin bacon, con/sin puerro, con/sin setas, con/sin verduras, etc….) Hay miles de posibilidades, sólo tenemos que poner un poquito de ganas e imaginación.

Guardar & Imprimir Receta

Una vez terminada la sesión de fotos para esta entrada, cogí mi cuenco, lo calenté unos minutos en el horno y me lo comí todito sin tan siquiera sentarme a la mesa. Envuelta en una manta y acurrucada en el sillón de la cocina, disfruté de cada cucharada como una niña. Afuera llovía, el gato ronroneaba perezoso y entonces me di cuenta de que comer a solas puede tener su encanto.

¡Feliz comienzo de semana!

Anuncios

30 thoughts

  1. Relatas un dia idílico!
    Me hubiera gustado ver esos gofres!
    Confieso que nunca he comido… Son crujientes? A que saben? Que molde usas?
    Y como bien dices no hay nada más recomfortante que unos macarrones con mucho queso!
    Feliz semana para ti también!

    1. Siento desilusionarte, guapa! Los gofres me encantan, aunque no los suelo hacer pues no tengo el molde. Los comimos en un café, que fue donde merendamos. Recién hechos son deliciosos, aquí se comen con nata montada y mermelada :)))
      Un besito.

  2. Mmmmmmmmmmhhhhh, ¡qué buena pinta! Qué pena que para quemar todo eso haya que ir muchas horas al gimnasio! Pero cualquier día de éstos lo pruebo. Por cierto, que yo, que en casa (cuando estoy, je, je) siempre como sola, te puedo decir que sigue siendo igual de placentero. Y si encima lo acompañas de una copa ve buen Rioja, más. ;-)

  3. Humm que descripción tan rica de esta receta, y de esa merienda al aire libre aunque terminárais enfangados hasta las orejas, sin duda lo pasásteis bien.

    Me quedo con este plato delicioso que a mi hija (Gran Ratona) le encantará.

    Besos

  4. Yo suelo comer a sola muy a menudo y me da pereza, me gusta comer en compañía. A veces algún que otro plato de pasta cae, pero no probé los mac&cheese aunque la fama le precede, tendré que probar, sola o acompañada es un gran plato.
    Un beso guapa

  5. pero que rico…. y que bonito!!!!
    la receta me la apunto o mejor la imrimo y la guardo.
    Seguro que si este plato te lo comes con prisas y atendiendo varias cosas a la vez no esta ni la mitad de bueno.
    A veces la soledad, en momentos puntuales, nos hace valorar la cosas de una forma diferente.
    felicidades por el post, me ha encantado.
    Gema.
    http://www.madelfotografia.blogspot.com

  6. Hola amiga, aqui tambien hemos tenido lluvias hasta hoy y ha refrescado bastante.Me ha gustado mucho tu receta pues soy muy amante de los macarrones y la verdad que el toque de puerro y bacon los hace aun mas deliciosos. Un besote

  7. Elena yo quiero vivir así!! Que delicia poder disfrutar de esos paseos, de esas vistas y de esos olores! Que delicia!
    Los macarrones tienen una pinta demasiado buena jajaja. Esto pa’ la dieta va muy mal!! Pero creo que no me voy a poder resistir a ellos y menos con estos días de lluvia!

  8. Elena, me encantan los típicos Mac`n`cheese! No soy mucho de prepararlos, porque como pocas veces pasta, y cuando lo hago, intento que sea algo más “especial”, pero están super buenos!!
    La última vez probamos una receta versión Beer Mac’n’cheese, que estaba para morirse, jajaja

    Y por cierto, qué fotos más bonitas haces, por favor!! Esa primera me encanta!! No pones solo imágenes, incluso sin el texto, tus fotos hablan. Al menos a mí me hablan!!
    Así que, ¡¡gracias!!

    Un beso de una pelota o una fan groupie, como prefieras calificarme :P
    Feliz semana! :)

  9. Que relato tan bonito Elena, haces que desee un día de lluvia tanto como uno soleado. Esos macarrones con queso son perfectos para un día así.
    Besoss

  10. A mi me encanta, tienen una pinta buenísima y casi nunca los preparo porque a mi costillo no le gusta el queso (él se lo pierde).
    Besos.

  11. Una entrada de cuento. Qué bien relatas todos esos momentos que ya nos gustaría a más de una poder disfrutar. La pasta con la salsa de queso es de lo más versatil y deliciosa que podemos saborear y qué fotos……….
    Besos guapa y que sigas ofreciendonos todas estas delicias

  12. ¿Te puedes creer que nunca he probado los macarroni cheese? Llevo tiempo con ellos en la cabeza y con intención de prepararlos pero tengo tantas recetas por hacer que no leas ha llegado el momento todavía. Por ahora, me conformo con ver los tuyos que se ven deliciosos.

    Bss

  13. Ese paseo parece que fue muy bonito…Qué lugares más estupendos para pasear, Elena! Esos macarrones con queso… a quién no le gustan? Y la presentación en esas minicazuelitas es muy chula.çBsitosssssssssssss

  14. Botas embarradas… llegó el otoño! me ha encantado tu paseo, me resulta muy muy familiar. A ver si termino de desmontar la enfermería y podemos nosotros disfrutar también un poquito de eso antes de que llegue la nieve.

    Tengo que confesarte que nunca he comido macarrones con queso. Mezclar la pasta con lácteos es algo que me echa un poco para atrás, igual por esos recuerdos de malas carbonaras con espaguetis nadando en cantidades ingentes de nata. Pero claro, con tanto quesito bueno, tienen que estar ricos por fuerza, y esa capita crujiente… ñam!

    Un besote.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s