Gribiche de brócoli y patatas {que viva la normalidad}

Muy buenas,

Aquí estoy de vuelta, después de una semana bastante dura, encerrada en casa con los dos peques enfermos. Varios días seguidos sin ver la luz del sol, pues cuando tenía oportunidad de salir de casa, fuera ya había anochecido….

El viernes llegué al límite, pensé que iba a darme un soponcio con tanto encierro involuntario. Soy muy casera y puedo estar un par de días sin salir de casa, y más durante el invierno. Pero de ahí a pasarme toda la semana encerrada hay una gran diferencia…. En fin, que el sábado por la mañana salí a la calle nada más tuve la oportunidad. Bendito aire fresco, bendito frío, bendita luz….

Hoy hubiese querido publicar alguna receta dulce, pero durante estos días no he tenido tiempo para hornear. Prometo compensaros en breve.  Mientras tanto, y siguiendo el mismo espíritu de mi última entrada, os traigo otra receta del libro Super Natural Every Day, de Heidi Swanson.  Después de todos los excesos navideños, lo que más me pide el cuerpo son platos sanos, sencillos y sabrosos, y en los que las verduras sean el ingrediente estrella.  En este caso, el brócoli y las patatas al horno se aderezan con una deliciosa salsa de huevo duro llamada gribiche. 

Puede que éste no sea un plato muy sofisticado, pero os aseguro que la salsa le aporta un toque de lo más singular. Además, es una manera más de preparar el brócoli, esa verdura que no debería faltar jamás en nuestra dieta. Tengo la suerte de que H&M comen tanto brócoli como coliflor, y recetas como ésta ayudan a que les guste aún más. Los dos disfrutaron de lo lindo con su plato de gribiche, y yo estaba más que feliz de verlos comer así de bien, a pesar de la fiebre y el catarro.

Guardar & Imprimir Receta

Es todo por hoy. Feliz semana para cada uno de vosotros. En mi caso presiento que será una semana de  revivir sensaciones y redescubrir pequeños momentos. Esos que hace tan sólo unos días no tenían cabida en mi agenda y que me parecían más lejanos que nunca. Bendita rutina. Qué viva la normalidad y esos pequeños placeres.