Cake tres leches {dulce lo justo}

Hacía mucho tiempo que quería hacer la tarta Tres Leches. No la había probado nunca, pero como gran amante que soy de todo lo lácteo, tenía la certeza de que iba a gustarme. Y así fue. Una tarta contundente, con intenso sabor a leche condensada, que gustó muchísimo a todos los que tuvieron la suerte de disfrutarla. 

En mi búsqueda por la red vi muchas recetas, sobre todo en páginas norteamericanas, pero al final me decanté por la receta publicada por Beatriz en su estupendo blog Tú Eres el Chef. La tarta se veía fabulosa, sus fotos me convencieron a la primera, así que no tuve más necesidad de seguir buscando. ¡Gracias por la receta, Beatriz!

Llamada así por la salsa de tres leches (condensada, evaporada y nata) con la que se empapa el bizcocho, tiene una textura húmeda y un sabor que entusiasma a cualquiera. Puede cubrirse con merengue o nata montada, y las frutas aportan un toque ácido y fresco que se agradece en este contexto. De todas maneras, no penséis que es una tarta muy dulce. Es dulce lo justo, diría yo, y todo un disfrute para el paladar.

Es importante que el bizcocho se empape bien con la salsa. Por esa razón, resulta conveniente verter el líquido sobre la tarta bien despacio y hacer bastantes agujeritos en la superficie. Sin miedo, que nunca van a ser demasiados, aunque os parezca lo contrario :-) Si os sobra demasiada salsa por los laterales, como me pasó a mí, podéis recogerla con cuidado y  volver a echarla por encima del bizcocho. Incluso varias veces, tal y como hice yo. Además, mientras más tiempo esté la tarta en el nevera, mejor queda, así que os recomiendo hacerla de un día para otro. 

Por otro lado, intentad trasladar el cake al recipiente final desde el principio. Que no os pase como a mí, que lo puse en este molde blanco para quiches al tener bastante fondo por el tema de la salsa. Tenía intención de pasarlo posteriormente a otro plato, pero el día después me fue imposible sacar el cake de ahí. Con la salsa, se había quedado pegado al fondo. Intenté varias veces, pero como tampoco quería destrozar la tarta, al final tuve que dejarla en este molde tan raro y poco apropiado para la ocasión. Es una tontería, pero bueno, yo no pensé en ese detalle cuando lo hice y por eso os lo cuento ;-)

Espero que os animéis a preparar esta tarta. Es un dulce muy, muy recomendable y que yo volveré a repetir un día de estos. Para serle fiel a su origen centroamericano (según he podido leer, México y Nicaragua se lo disputan), pienso cubrirla de lascas de mango por encima, hmmm…¡no me quiero ni imaginar lo rica que tiene que quedar!

{Guardar & Imprimir Receta}

Cake tres leches

Y en otro orden de cosas, muchas gracias por vuestros mensajes y comentarios felicitando a H&M. El de ayer fue un día muy bonito, sobre todo por lo contentos y radiantes que estaban los dos.  En su corta vida de cuatro años, es la primera vez que los vi realmente conscientes de que era su cumpleaños. Se creen ya mayores, los angelitos… con lo mucho que aún les falta por aprender todavía…por vivir y por sufrir también…Espero que el amor que les damos les sirva de coraza para afrontar los sinsabores de la vida, que desafortunadamente no entienden de excepciones.

Bueno, no me extiendo más, que yo podría seguir y seguir hablando de la vida y de todo un poco, pero no es mi plan aburrir a los lectores. Espero os haya gustado la receta de hoy; ya me contaréis qué os ha parecido.

Que tengáis una feliz tarde. Hasta pronto.