Gnudi de ricotta {El lado bueno de las cosas}

¡Buenos días!

¿Qué tal andamos? Cómo ha ido el fin de semana?

El nuestro ha sido más o menos tranquilo, aunque una visita al cine el sábado por la tarde siempre ayuda que sea un fin de semana un poquito más especial(!!!). Aquellos que tengan hijos pequeños y no acudan demasiado al cine sabrán entender nuestra sincera satisfacción, si es que les gusta tanto el cine como a nosotros. Es de las cosas que más hecho de menos de nuestra vida “pre-papás”….Ahora ir al cine o al teatro es una verdadera fiesta, aunque eso también tiene su encanto, ¿verdad? Y es que hay siempre hay que buscar el lado bueno de las cosas….

Pues hoy traigo una receta que sólo puede estar en ese lado bueno. Un plato sencillo y reconfortante, lleno de cariño y bondad, como tantos platos tradicionales de la cocina italiana. Nunca había comido gnudi, que son como los gnocchi aunque al prepararlos en lugar de utilizar patata se utiliza ricotta. Me han gustado muchísimo, son suaves y delicados y con una buena salsa de tomate y un poco de parmesano Reggiano por encima no necesitan de mucho más para alegrarnos la comida. Además, se hacen bastante rápido, algo que siempre se agradece en esta vida de locos que llevamos.

Yo los serví con salsa de tomate casera. Para preparar una salsa básica, trituramos 800g de tomates enlatados y pelados hasta formar un puré. Calentamos media taza de aceite de oliva a fuego medio en una sartén mediana, añadimos 2 dientes de ajo y los freímos un par de minutos hasta que se doren, removiendo a menudo. A continuación incorporamos el puré de tomate, 1/4 cucharadita de azúcar, sal y pimienta al gusto y llevamos la salsa a ebullición. Reducir el fuego y cocer a fuego lento unos 10-15 minutos hasta que la salsa espese.

{Guardar & Imprimir Receta}

Era la primera vez que los preparaba y tal vez por eso mis gnudi no me quedaron muy bonitos. Espero me queden mejor la próxima vez. Entonces pienso acompañarlos con una salsa de mantequilla quemada y salvia que me ha parecido de lo más sugerente.

Por último, quería decir que es un plato ideal para los niños. H&M lo comieron con muchísimo gusto y es una alternativa fantástica a la pasta. Además, lleva calcio, para que crezcan sanos y fuertes y se conviertan en Superniño él y en Superniña ella…(es lo que les decimos cuando andan más remolones de la cuenta con la comida y suele funcionar casi siempre). Cuando se hagan mayores y se enteren de que Superman no existe…….espero nos puedan perdonar a su padre y a mí ;-)

¡Feliz semana!