Migliaccio Napoletano {Con los brazos bien abiertos}

Muy buenas,

¿Qué tal todo? Espero que bien :-)

Éste es el primer post de marzo, así por eso hoy vengo en clave primaveral. A pesar de la nieve que aún queda por ahí, espero que la primavera no tarde mucho en llegar. Ayer vi los primeros brotes y sentí una enorme alegría. A estas alturas del año, y más por estas latitudes nórdicas, cualquier signo de vuelta a la vida es recibido con los brazos bien abiertos y una amplia sonrisa. Aunque en nuestro fuero interno sepamos que pasado mañana puede volver a nevar y que de la noche a la mañana esos incipientes brotes se vean cubiertos de un grueso y gélido manto blanco sin que apenas se vean.

La tarta de queso que os propongo hoy es de origen napolitano y se prepara en Semana Santa. Así que si estáis buscando una receta alternativa a las torrijas (que a mí, por cierto, me vuelven loca), ya tenéis algo nuevo para probar. Tiene un nombre un tanto enrevesado (o al menos a mí me lo parece) y que no logro memorizar por mucho que lo intente… Sé que empieza por “m”, pero es imposible acordarme del resto, ja ja… Bueno, resumiendo, hoy traigo Migliaccio Napoletano, una tarta de sémola y queso ricotta que sabe a pura gloria. Está riquísima, tanto que según mi madre, es de las mejores tartas que he preparado nunca y según otros miembros de la familia, de lo mejor que he hecho últimamente….que no ha sido poco, por cierto ;-)

Es una tarta de aspecto más bien modesto, no es nada despampanante. Sin embargo, no os dejéis engañar por las apariencias. Detrás de esa aparente sencillez, se esconde un intenso sabor a leche, queso, vainilla y limón…Además, la sémola la da un sabor característico, por lo que se diferencia bastante de las tartas de queso más tradicionales o conocidas.

Resumiendo, es una tarta deliciosa y disfruté una barbaridad de cada bocado. Delicada e intensa, es todo un lujo para el paladar. ¡Y es que estos italianos sí que saben, ja ja!

{Guardar & Imprimir Receta}

En otro orden de cosas, le he vuelto a hacer algunos cambios a la cabecera y al logo de Delicious Stories. He seguido trabajando con la imagen de la amapola y aquí está el resultado:

No sé si será el logo definitivo. De momento, me gusta más que el anterior. Como cualquier trabajo creativo, forma parte de un proceso que no siempre sabemos adónde nos puede llevar. Mientras tanto, yo hago lo que puedo e intento aprender y disfrutar por el camino.

¡Hasta pronto! Sed felices :)