Bombay curry {Primavera en Amsterdam}

Pocas ciudades me parecen tan fotogénicas como Amsterdam. Cualquier callejuela, puente  o esquina guardan infinidad de imágenes para recordar e miles de historias para imaginar. Da gusto perderse por la ciudad vieja y disfrutar de la vida que bulle en las calles, parques y barrios de esta acogedora ciudad europea.

Adoro la luz y las ventanas grandes. Siempre que visito un lugar nuevo, me fijo en el tipo de ventanas que tienen sus edificios. De todos los sitios que he visitado, que no son pocos (modestia y aparte), me quedo sin lugar a dudas con las ventanas de Amsterdam. Más grandes, imposibles, pero eso es justo lo que más me entusiasma. Para mí, son protagonistas indiscutibles de la estética de la ciudad, además de los canales, claro está….

Estuve en Amsterdam por primera vez un mes de octubre de hace muchos años. Recordaba una ciudad alegre, pintoresca y acogedora, a pesar del frío, el viento y la lluvia. Por eso quería visitarla ahora en primavera, cuando la naturaleza es más espléndida que nunca y a cada paso, nos regala lilos y magnolios en flor y tulipanes que inundan parques y jardines.

A pesar de la lluvia que cayó una mañana y de las nubes que nos amenazaban a diario, el sol salió a recibirnos en varias ocasiones, creando un contraste de luz y sombra maravilloso. ¡Qué bonita es la primavera, y más aún, en ciudades con tanto encanto como Amsterdam!

Para seguir con la temática holandesa, debería haber traído una receta propia de aquella tierras. Pues la verdad es que no, y ya que ando desentonada, me voy a ir más lejos todavía, a Bombay, la ciudad más poblada de la India. Bombay curry es el nombre de este plato y no sabéis el cariño que le tengo. Y no porque haya estado en la India y me traiga recuerdos, que no, sino porque es un plato que llevo haciendo desde hace muchos años y siempre con muy buena acogida. Entonces la cocina me interesaba ya, aunque en menor escala que ahora, y todavía no se me había ocurrido tener un blog de recetas.

Es una receta sencilla y que os dará muy buen resultado. La mezcla de sabores es maravillosa, sobre todo por la suavidad, el aroma y ese toque final que le aporta la leche de coco. Mmmmmm, os la recomiendo de todo corazón. Es un clásico en nuestra mesa, uno de esos platos que siempre formará parte de nuestro “repertorio culinario”.

Si no sois muy amantes del picante, os recomiendo echar muy poquito, para no “estropear” el resultado. A nosotros nos encanta, aunque este plato no es demasiado picante, sólo un poquito ;-) ¡Espero os guste!

{Guardar & Imprimir Receta}

{In English}

I’ve been making this recipe for many years, when I wasn’t that interested in cooking and the idea of having a food blog hand’t cross my mind yet.  It’s a staple dish at our home and a real crowd pleaser. It’s always a pleasure to prepare it, while a wonderful smell fills the apartment and I keep coming back to the kitchen over and over to check if the meat is, hopefully, ready and we can start our little feast. Hope you like it.

{Save & Print the Recipe}

En un par de días termina el plazo para apuntarse al sorteo por el segundo aniversario de DeliciouStories, así que el lunes volveré para anunciar los ganadores y compartir algún que otro capricho ;-)

Mientras tanto, os deseo un buen fin de semana :)