En busca del tiempo, la ilusión y los viejos hábitos {Bollitos de manzana y cardamomo}

Poco a poco voy volviendo a mi ser. No al mismo ser de hace unos meses, pues mi vida ha cambiado, y bastante, pero me conformo con recuperar la esencia. Rescatar algo de calma entre tanta vorágine diaria y de retomar actividades que me gustan y que me hacen feliz. Como estar en casa un día de lluvia y cocinar, por ejemplo.

Desde que volvimos de Suecia no había tenido una mañana tan productiva en el terreno culinario. Ayer cociné a gusto, hice fotos y hasta me dio tiempo de empezar con la edición. Qué decir…. volví a sentir ese cosquilleo nervioso, la ilusión al coger la cámara y unas ganas inmensas de compartir ese momento con medio mundo. Desde mi modesta cocina madrileña, me sentí feliz… fue casi como volverme a enamorar. No es que no haya cocinado durante todo este tiempo, pero sinceramente, no me veía con fuerzas de documentar el resultado.

Los frutos de esa mañana tan culinaria la veréis en el próximo post, el cual espero no tarde demasiado en llegar. Mientras tanto, os dejo con unas pequeñas delicias recién salidas del horno. No está nada mal para una mañana de domingo, ¿verdad?

Hice estos bollitos en verano.  Increíblemente ricos. Suaves, esponjosos y ligeros. Con un delicado sabor a manzana y un irresistible aroma a cardamomo y coco. En cuestión de una semana los hice dos veces, pues con la excusa de que son una versión más ligera de los bollos  suecos de toda la vida, me entregué  a ellos con entusiasmo desmedido. Lo confieso, tengo debilidad por la bollería artesanal y en especial, por los bollos de canela escandinavos. Podría comerlos a diario y no aburrirme en la vida. Tantos años de vivir en Suecia dejan huella.

Estos bollos no llevan ni una gota de canela, pero la verdad es que tampoco la necesitan. La manzana, el coco y el cardamomo se llevan de maravilla; doy fe.  Eso sí, llevan menos azúcar y mantequilla, la cual, por cierto, puede sustituirse en su totalidad por aceite de coco. Yo utilicé una mezcla de ambos, pues reconozco que también tengo debilidad por la mantequilla (tienen razón aquellos que han comenzado a sospechar que mi lista de debilidades confesable podría extenderse al infinito, ja ja).

Tenéis que probar estos bollos, os lo ruego. Os van a encantar, lo prometo.

La receta sale publicada en el libro The Green Kitchen, escrito por los creadores del maravilloso  blog de cocina vegetariana, Green Kitchen Stories. El libro es estupendo de principio a fin, al igual que el blog, que es uno de mis preferidos. Con unas fotos y recetas que siempre logran dejarme boquiabierta. Si no conocéis este blog, corred a verlo.

{Descargar el pdf de la receta}

Hoy el cambio de hora nos ha regalado una hora más. O al menos, eso nos hacen creer, antes de volver a quitárnosla luego en primavera…. Da igual. El tiempo que tenemos es el que es, y nos toca sacarle al día el mejor partido. Hacer malabares  a diario y pequeñas maravillas de vez en cuando para no perder la perspectiva y mantener la chispa. El tiempo, o más bien la falta del mismo, se ha convertido en mi mayor problema. Un problema que sólo el tiempo dirá cómo ir solucionando.

Feliz domingo y  feliz semana.

Anuncios

18 thoughts

  1. Hola Elena, veo que poco a poco vas encontrandote, la verdad es que no es facil ese gran cambio pero la vida me ha enseñado que todo es posible si uno trata, no te preocupes que dentro de un tiempo te vas a asombrar de lo bien que lo llevaras. Por aqui, bien dentro de lo que cabe, vamos tirando!!! pero no podemos cambiar la situacion y esto no tiene fin, desgraciadamente. Tus bollitos riquisimos nada mas verlos, los voy a hacer pero con eso de las harinas de espelta no me va bien, no los podria hacer con harina integral y harina normal simplemente? que tu crees? Un fuerte abrazo, Sheila.

    1. Hola, querida Sheila! Qué bueno saber de ti. A ver si en estos días te escribo con calma, tengo ganas de saber de ustedes.
      En cuanto a la harina, por supuesto puedes hacerlo con harina de trigo, refinada e integral. Quedarán igual de ricos, sólo que la espelta es más sana ;-)
      Bueno, ánimo con todo, y recibe de mi parte un beso gande.

  2. Hola, Lena.
    Cada cosa a su tiempo revela las razones justas y correctas por la que debió ocurrir. Es como decís al final: hay misterios, preguntas y cuestiones cuya respuesta solo está en el tiempo mismo.
    me quedo con esta receta que parece impactante en cuanto a sabores. mi cocina te debe el descubrimiento del cardamomo.
    Cariños, querida.

  3. ¡Madre mía, qué pinta tan buena! Dan ganas de llevarse uno, aunque no sea hora. Tienen un aspecto super apetecible, y porque dices que son de verano que si no te diría eso de “y lo que paetece hornear con este tiempo” (que a mi me apetece muchísimo).
    Un beso.

  4. ¡¡Quién no tendría debilidad por estos bollitos!! a mí me encanta el olor de la mantequilla en el horno, creo que todas las cocinas deberían venir con ese olor de serie (por desgracia no le gusta tanto a mis caderas ni a los dichosos pantalones… ups!) Tengo que seguir sacándole jugo al cardamomo, después de haber comprado un botito que tengo guardado en la alacena a buen recaudo, esperando una receta como esta tuya ;-)
    Y como aquí llueve uno de cada tres días, ya me veo más pronto que tarde amasando estas delicias, mmmm!
    Gracias por la receta y por el blog!

  5. Yo también echo de menos cocinar sin prisas con mi música de fondo, sin estar pensando en todo lo que tengo que hacer…Creo que necesito unas vacaciones, jejeje. A mí también me abruma la velocidad de todo. Siempre busco la forma de optimizar el tiempo. Espero que lo consigamos. tus bollitos me gustan mucho. Yo aún no he preparado bollería de este tipo, no sé si seré capaz. Pero lo intentaré.
    Que tengas buena semana.
    Un beso.

  6. Espero que si das en la respuesta de cómo tener suficiente tiempo lo compartas :o)
    estos bollitos los tengo marcados en el libro pero todavía no los he preparado, pero al conocer otras recetas de los mismos autores, creo que sólo me pueden gustar!
    A disfrutar del tiempo que tengamos.
    Besos y feliz semana,
    Palmira

  7. Hola Elena, la verdad es que se te echaba de menos pero estos bollitos son la muestra de que poco a poco vuelves con nosotros. A veces sin dar un cambio tan grande en la vida como el que has dado tu, cuesta coger el ritmo, así que no te agobies y todo fluirá pronto, tal y como lo ha hecho hoy. Verás como poco a poco cada vez son más esos días de disfrute en la cocina.
    Besos.
    Cristina

  8. Hola Lena!
    Soy Alba no se si te acordarás de mi… ha pasado ya mucho tiempo. Tenía, y más bien sigo teniendo un blog (lovelythingsofmylife.blogspot.com) pero lo deje apartado y no creo tampoco que lo retome seguramente lo elimine en breve.
    Hace meses que no pasaba por ningun blog y eso que el tuyo es uno de mis favoritos pero bueno ya no podía dejar pasar más tiempo sin echar un vistazo a este espacio tan estupendo y tan inspirador para mi. Tengo que decirte que has estado muy presente en mi cocina, y que tu “coq au vin blanc” se ha convertido en uno de nuestros platos favoritos!
    Estoy leyendo poco a poco todas las entradas que me he perdido y leo con sorpresa que ya no estás en Suecia así que te deseo toda la suerte del mundo en vuestra nueva etapa por Madrid! Poco a poco irás cogiendo el ritmo y te irás sintiendo más cómoda! El cambio tiene que haber sido radical para todos, espero que H&M se esten adaptando bien aunque creo yo que los niños disponen de una capacidad asombrosa para adaptarse a los cambios mucho más que la de los adultos!
    Estos bollitos tienen una pinta deliciosa y eso no es nuevo, y ahora que por fin he encontrado el cardamomo estoy deseosa de probarlos y por supuesto de hornar por fin esa delicia de nudos suecos que tienes por aquí!
    A partir de ahora me vas a volver a tener dando la lata por aquí!
    Un abrazo grande!

  9. Cómo echaba de menos tus post! Me alegra mucho saber que poco a poco vas encontrando tiempo para lo que te gusta!
    Una de mis debilidades también es la bollería artesanal, la mantequilla, la manzana…
    No tenía pensado hornear esta semana porque este fin de semana he tenido trabajando el horno intensivamente pero estos bollitos me han llegado hondo y no creo que pueda esperar mucho tiempo sin probarlos.
    Unos bollos y unas fotos preciosos!
    Besos

  10. Elena, poco a poco volverás a ser tu al 100%, si te sirve de algo te diré que mi horario de trabajo ha aumentado en un 200% por lo que ahora el tiempo para mi blog queda muy limitado, pero las ganas siguen estando ahí, solo hay que esperar ese momento en el de nuevo la creatividad y la sensibilidad tienen su lugar.
    Y todo esto me ha demostrado que cuando el arte quiere salir….sale.

    Un beso guapa, ahhh y los bollitos deliciosos, yo también echo de menos tus flores suecas…

  11. Que bueno!!!! me encanta la bollería casera….. ver que la masa duplica su volumen, el olor de la levadura , mantequilla…. es lo más!!!!

    Tenia la duda de si se puede usar la harina de trigo de fuerza; pero ya ha quedado resuelta en tu respuesta.

    La falta de tiempo es el eterno problema en el mundo actual, como combatirlo? supongo que serenando la mente y no tratando de abarcar demasiado.

    Tiempo al tiempo Elena!!

  12. Eena, qué pinta….. La foto es de ahora?
    Me encanta cómo escribes y las reflexiones que haces.
    Busca siempre un hueco para seguir haciendo estas delicias
    besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s