Desde mi modesta cocina madrileña {Albóndigas de pollo al horno}

Hace apenas dos semanas publiqué una receta suya. Una tarta de ciruela que fue todo un éxito y que un día de estos seguramente repita. Me encantan las propuestas de Deb Perelman, sus  recetas son sencillamente magníficas e infalibles. Además, siento una profunda simpatía por esta mujer que, desde una minúscula cocina en Nueva York, ha logrado tener un blog de referencia, seguido y querido por tantísima gente en todo el mundo. Gracias a ella, sé que para tener un blog de recetas y “triunfar” no es imprescindible tener una cocina de infarto, amplia y luminosa, aunque reconozco que sin dudarlo, vendería mi alma al diablo por una cocina de esas, aunque no tuviera blog alguno. Mientras tanto, seguiré cocinando y soñando desde mi modesta cocina madrileña, aunque Madrid tenga poco que ver con Nueva York y yo tenga poco o nada en común con Deb.

Me topé con la receta de estas albóndigas por pura casualidad, mientras buscaba ideas para preparar pollo. He de decir que están riquísimas, las he preparado al menos un par de veces y no quería dejar de compartirlas con todos vosotros.

Me gusta el detalle de hacerlas al horno, pues de esta forma son más sanas. Además, el sofrito y el tomate le dan el toque de sabor justo. Quedan tiernas y jugosas, y os recomiendo que las preparéis para cenar un día de estos. Con unas patatas fritas están divinas y os aseguro que en casa triunfan siempre que las preparo.

{Descagar Receta en PDF}

Es domingo, el sol ha comenzado a ponerse y en el ambiente ya se nota esa melancolía, tan característica de las tardes dominicales. Tristeza por lo que no nos dio tiempo hacer durante este par de días y por la certeza de que lo bueno está llegando a su fin.

Hemos tenido un fin de semana raro, con  muchos planes que finalmente han quedado en nada. Tampoco me quejo, necesito de días así para descansar y reponer fuerzas. También para soñar, ya sea con cocinas de ensueño, casas en el campo o una ventana como ésta para llenarla de flores.

Feliz semana, amigos.