Bizcocho de peras y avellanas {Saltándome las tradiciones}

Es la primera vez en muchos años que no he celebrado el primer domingo de Adviento tal y como  manda la tradición. Todavía no hemos sacado los típicos candelabros ni las decoraciones navideñas, y la botella de glögg que compramos en IKEA hace un par de semanas, sigue todavía sin abrir en la mesa de la cocina, olvidada. La lata de pepparkakor que compramos ese mismo día para acompañar el glögg se acabó en un suspiro: H&M se encargaron de que no quedara ni una en pocos días.

Ha sido un comienzo un poco desastroso, lo reconozco, pero teniendo en cuenta la falta de tiempo de la que sufrimos últimamente, estos despistes son más que comprensibles. Es más, hasta eran de esperar y no me culpo por ello. Aún tenemos alguna que otra caja pululando por el estudio,  y mi armario pide a gritos una reorganización general, por lo que subir más cajas del trastero y engalanar la casa no ha estado en la lista de prioridades.

Sin embargo, la tradición y las buenas costumbres mandan, así que esta semana le iré dando la bienvenida a la temporada navideña, aunque sea poquito a poco y con unos días de retraso. Colgaremos estrellas en las ventanas y coronas navideñas en las puertas. Además, habrá que buscarle un hueco a las candelabros de Adviento que en Suecia colocábamos en los polletes de las ventanas y que aquí no sé bien dónde poner…..Y cómo no, intentaré cultivar el espíritu de la Navidad, de mucha paz y sosiego, que de eso se trata, aunque en la oficina diciembre sea el mes más estresante del año y con mayor carga de trabajo. (La vida está llena de contradicciones, ¿a que sí?)

DSC_7568

Y por las tardes de los tres domingos que quedan de aquí a Navidad pienso reunirme con gente querida y tomar glögg, una tacita o dos, y acompañarlo de pequeños bocados, tanto dulces  como salados. Es un buen plan para las tardes de domingo. De esta manera, podremos rememorar nuestros inviernos en Estocolmo, donde este mes se vive de forma muy intensa y siguiendo las tradiciones nórdicas.

Para una merienda cena de esta naturaleza, un bizcocho de peras y avellanas como el que os traigo hoy podría ser una excelente opción. O para los desayunos del domingo, para ir despertando los sentidos….

Afrutado y especiado a la vez, con una mezcla de texturas que enamora y un intenso aroma a avellana y canela este bizcocho es todo un homenaje al otoño, a su paleta de colores ocres y las bondades de un hogar cálido y acogedor. Si la idea de una fría tarde de otoño os incomoda, id al mercado a por unas peras y preparad este rico bizcocho. Puede que entonces el frío os parezca menos hostil y la realidad, bastante más amable…

{Descargar la Receta en PDF}

¿Qué os ha parecido la propuesta de hoy? Espero os animéis a preparar este rico bizcocho, ya me contaréis.

Por lo demás,  os deseo una estupenda semana, amigos. Abrigaos bien y salid a disfrutar de esta maravillosa estación, la más romántica y evocadora de todas. Sed muy felices.

Anuncios

17 thoughts

  1. Hola Elena, sigo tu blog desde hace unos meses y lo cierto es que noto cierta diferencia entre las entradas que escribías desde Estocolmo y ahora. Comentas en el post que allí se vivían las tradiciones de manera más intensa, eso no lo sé, pero si es cierto que lo que contabas desde allí me parecía como un parón en el tiempo, como que cada día, cada tarde, cada excursión, era muy intensa.
    Aquí la vida va mucho más rápido y por eso estoy de acuerdo en que conviene detenerse y tratar de vivirlas de forma más consciente, con glögg o sin él ;), eso sí, a poder ser con un dulce delicioso como el que propones. Tengo pendiente una receta similar con almendra en lugar de avellana…compararé las recetas y tal vez me decante por la segunda. Pinta fantástico!!

    Un abrazo!

  2. Ya veo que andas de los nervios… jejejejejejeej No te preocupes. Esta época nos estresa a todos, aunque nos guste cambiar la decoración de la casa y hacer que huela a gloria con un bizcochito de peras y avellanas como éste tuyo, que, por cierto, me parece una propuesta realmente deliciosa.
    Ya te irás acoplando poco a poco…
    Besitosssssssss

  3. Hola guapa! Sabes? recuerdo a la perfección tus entradas navideñas en Suecia, como te envidiaba, será que siempre te gusta lo ajeno, pero hija tal como lo describías eraa un gistazo el frío, la nieve y tus tartas contra el frío. Hoy he empezado a poner algun candelabro, la primera vela ayer, y poco más , la semana que viene llegará el arbol y el resto de decoración. El bizcochito no cambia, sigues con buen gusto y de buen gusto le daba yo al platito con una buena taza de té. Bss guapa y todo vendrá poco a poco.

  4. peras y avellanas … es tal cual lo decís acerca de cómo evocan el otoño y su placidez. Sin embargo, y en o personal, tengo cierta nostalgia por las peras de agua de mi infancia. Aparecían unas pocas semanas durante lo más tórrido del verano y eso siempre coincidía con la Navidad. Ahora disponemos de peras todo el año, a cambio debimos de perder las peras de agua.
    Tu receta me ha gustado especialmente, peras y avellanas son dos sabores que me resultan irresistibles.
    Todo se va acomodando, Elena, la magnificencia del tiempo inexorablemente da a cada cosa lugar. cariños-

  5. El tiempo…el sábado mi hijita me pregunta qué cuándo vamos a decorar la casa de Navidad y claro, yo le respondo que en diciembre. Naturalmente ella me dice: “mañana es diciembre mamá”.
    A todo esto, qué pasó con noviembre? cómo es que pasó tan rápido?

  6. Pues aunque te saltes las normas, te las apañas para deleitarnos siempre con recetas originales y apetecibles.
    Yo también ando este año un poco rebelde con las tradiciones. El motivo es básicamente el mismo que el tuyo, que no me da tiempo a todo.
    Me encantaría poder hacerte una visita ahora que estás en Madrid, y compartir contigo un buen rato de esos de los que hablas.
    Un beso enorme.

  7. Jajajaja, bueno, Elena, no lo llames saltarse las tradiciones, considerala… ¡aplazada! Jajajaja

    La mezcla de peras ya vellanas es estupenda, y el bizcocho tiene muy buena pinta, tiene que estar espectacular.

    Un beso!!

  8. Hola Lena!
    Te entiendo perfectamente, la rutina, el trabajo, las obligaciones… hacen que vivamos a mil por hora con cientos de cosas en la cabeza y el tiempo nunca se multiplica, solo las tareas, pero nada mejor para compensar que los maravillosos momentos en los que podemos comer un trocito de delicia como la que traes :)
    Feliz semana para ti también!
    Besos

  9. Tiene una pinta estupenda este bizcocho.
    Yo tampoco he adornado aún la casa ni he pensado qué hacer, así que si te sirve de consuelo, estamos más o menos igual.
    Supongo que añoras las Navidad nórdica y no es para menos, porque debe ser preciosa.

    Besos

  10. Qué es el glogg??? Me encanta tu porcelana, te lo he dicho ya alguna vez? es de una delicadeza exquisita. Yo ya estoy empezando a acumular en casa platitos y cuencos cada uno de su padre y de su madre con los que nunca podré componer una mesa completa y me encanta :) Aquì en Milan tampoco se nota mucho la Navidad, hay que reconocer que esa magia se les da mucho mejor a los nórdicos!

  11. Me parece una propuesta buenísima, el otro día hice algo parecido y me he dado cuenta viendo tu receta, que se me había olvidado echar harina a la cobertura.. Así que me ha servido esta entrada un montón
    Las fotos preciosas, pero lo que aun me ha maravillado mas, es la redacción, uhmm me imagino la Navidad en un pais nórdico, que delicia. Bsss

  12. Hola Lena.
    Bizcocho de peras y avellanas….ummmm. Hace unos años mi chico me regaló un libro de pan fantástico se llama Brot, es del Alemán Bernd Armbrust y entre todas las recetas hay una en especial que he hecho tantas veces que ya perdí la cuenta : P, es un pan dulce de (Walnüssen) no se como se llama en español y peras, la combinacion no podría ser más acertrada. Se que este bizcocho me va a encantar. Yo lo voy a hacer para celebrar que en 19 día me voy de vacaciones a Cuba. Es que aquí en el mar Báltico el invierno ya empezó, de hecho el viernes empieza a nevar : (
    seguro voy a alegrar a muchos con tu pastel ; )
    Un beso

  13. Se ve que H&M entienden muy bien de qué va el negocio este de la navidad… yo por eso no las he comprado todavía, porque a pesar de que en esta casa no hay Haches ni Emes, iban a durar un suspiro igual. El glögi en cambio si lo he catado… qué bueno está. Creo que a este bizcocho maravilloso le iría muy bien su compañía ;)

    Un besote.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s