Ensayo fotográfico: Promesas de primavera

A pesar de que enero aún no ha llegado a su fin, la primavera ha entrado en nuestra casa a borbotones y sin pedir demasiado permiso. Promesas de primavera en forma de cálidos rayos de sol que se cuelan por la ventana al despuntar el día,  mientras juegan con los tulipanes y su reflejo en la pared. El jacinto ha comenzado a abrirse y a desprender su deliciosa fragancia, mientras la amarilis blanca que plantamos hace unas semanas, ya está a punto de florecer y de mostrarle al mundo sus encantos.

Pequeñas promesas de primavera que me emocionan, me enamoran y que convierten un simple rincón en un pequeño paraíso junto a la ventana en pleno invierno. Mi jardín  de invierno, mi paraíso particular.

Feliz domingo.