Una tarta de fresas muy sencilla

¡Qué gusto estar en Madrid en esta época del año! Estamos a finales de febrero (exactamente en el último día de mes) y la primavera ya se respira en el ambiente. Los almendros han comenzado a florecer, de momento de forma tímida y casi imperceptible, pero las primeras flores ya están ahí. El otro día, mientras íbamos con H&M al colegio, que se encuentra a unos 10-15 minutos andando, vimos los primeros brotes. Se pusieron locos de contentos, y yo también. Hicimos el resto del camino mirando hacia arriba, descubriendo los pájaros que nos acompañaban en nuestra ruta matutina y buscando más flores y brotes.

En momentos así, siempre me acuerdo de Estocolmo y su invierno interminable. A estas alturas, la estación más gélida del año todavía está en todo su apogeo y aún queda mucha nieve por caer, así que poder contemplar los almendros de mi barrio en el mes de febrero es para mí un verdadero milagro. Un regalo del que no todos son plenamente conscientes.

Por otro lado, las cajas de fresones también han comenzado a aparecer en mercados y fruterías, y aunque todavía no estamos en plena temporada y por ese motivo el sabor de la fruta a menudo deja bastante que desear, me resulta difícil no llevarme a casa una de esas cajas. Por eso, me parece el momento ideal para utilizar las fresas en tartas y postres, como la tarta que os traigo hoy. Es de las recetas más sencillas que he publicado, se hace en  5 minutos, y el resultado, exquisito. Tiene una textura interesante, una superficie crujiente, y en cuanto al sabor, las fresas son las protagonistas.

{Guardar & Imprimir Receta}

receta

A mí me quedó demasiado tostada, por eso sale un poco oscurita. Tenía que haber estado más pendiente y haberla tapado con papel de aluminio, pero no llegué a tiempo…. En cualquier caso, que este detalle no os eche para atrás. A mí me gustó muchísimo y os la recomiendo sin falta.

Es todo por ahora, queridos míos. Espero os haya gustado la receta de hoy.

Es viernes, para mí el mejor día de la semana, y os deseo que tengáis un estupendo finde. A ver si el sol hace acto de presencia y nos regala unos días sin lluvia ni cielos encapotados. Pero si no tenéis tanta suerte y por vuestra tierra llueve, nieva o relampaguea, recordad ser, ante todo, muy felices. A pesar del tiempo y todos los pesares.