Bizcocho de naranja sanguina

En mi casa los bizcochos siempre son bienvenidos. Ya pueden ser de mantequilla, aceite de oliva, con o sin fruta, clásicos o algo más sofisticados, que el público infantil y adulto (para qué engañarnos) los recibe con el mismo entusiasmo, empezando por mí misma. No hay nada mejor que un trocito de bizcocho para acompañar un té o café a media tarde.

bizcocho de naranja sanguina

Para mí, un bizcocho casero sugiera amor y calor de hogar. En días como hoy, en los que la nieve ha sido la protagonista indiscutible, la necesidad de confort y calor hogareño es más necesaria que nunca. Y aunque el confort cada uno lo entiende a su manera, estoy segura de que muchas mesas hoy reinarán platos calientes y contundentes, que nos permitan sentirnos agradecidos y a gusto con la vida, independientemente de las inclemencias del tiempo fuera.

El otro día compré naranjas sanguinas en la frutería del barrio. Me gustan por lo bonitas que son y lo bien que saben. En realidad, pretendía hacer una tarta más elaborada, pero las prisas del día a día me hicieron buscar una variante más rápida y sencilla, como este simple bizcocho. Si bien es verdad que la receta está pensada para naranjas sanguinas, cualquier otro tipo de naranja también vale, por supuesto. La masa no tendrá esos bonitos toques rosados, pero el sabor es más o menos el mismo.

bizcocho de naranja sanguinabizcocho de naranja sanguina

El resultado es un bizcocho no muy dulce y con un marcado sabor a naranja. Muy muy recomendable, si os interesa ampliar vuestro repertorio de bizcochos caseros. Yo, desde luego, volveré a repetirlo antes de que termine la temporada de naranjas.

Imprimir Receta


bizcocho de naranja sanguina

bizcocho de naranja sanguina

bizcocho de naranja sanguina

Espero os animéis a prepararlo. Para la próxima, prometo volver con algo salado y tal vez más sano, que ya llevo varias recetas dulces seguidas. Pero es que el dulce me pierde, lo reconozco :) Con un trozo de pastel casero, todo se ve de otra manera, ¿no os parece?

Os deseo una buena semana. Sed felices y no paséis demasiado frío.