Bizcocho de chocolate y naranja {Encajando las piezas del puzzle}

¡Muy buenas! ¿Cómo lleváis el recién estrenado mes de abril?

Hoy os traigo un exquisito bizcocho de chocolate y naranja. Lo encontré en un libro que me gusta mucho, Scandilicious Baking, de la noruego-norteamericana Signe Johansen. Tanto su blog como sus dos libros tratan principalmente sobre cocina escandinava. Para un persona como yo, que ha vivido 11 años de su vida en Estocolmo, leer y releer libros como éste es una de las mejores formas de mantener el vínculo con la tradición culinaria escandinava.

Para preparar el bizcocho utilicé una mermelada de naranja muy especial. Nos la regaló Raúl, del estupendo blog El Oso con Botas, en un breve encuentro que tuvimos hace unas semanas aquí en Madrid. Tuvo el maravilloso detalle de regalarnos un bote de mermelada hecha por él  a cada uno de los allí presentes (!!!) Si ya me caía bien antes de conocerlo en persona, con este gesto se ganó todas mis simpatías de una vez.

Tengo que decir que la mermelada está riquísima y como podéis ver, la etiqueta es una monada, ¿a que sí?

¡Muchísimas gracias, querido Raúl!

En cuanto al bizcocho, espero os animéis a prepararlo en casa. Si os gusta la mezcla de chocolate y naranja, ésta es una opción excelente.

 

{Guardar & Imprimir Receta}

En otro orden de cosas, el tiempo vuela…. Ya estamos en abril y dentro de nada, estaremos camino a la playa para disfrutar de una Semana Santa junto al mar. Creo que toda la familia necesita de esos días de relax, haga el tiempo que haga.

Últimamente mi cabeza no para de procesar ideas y proyectar planes de futuro. Estoy segura de que la brisa del mar y el maravilloso run-run de las olas me ayudarán a ver las cosas en perspectiva.  En estos momentos, mi vida se asemeja a un rompecabezas gigante, desordenado y olvidado en una esquina de la habitación desde hace tiempo. Ahora me toca a mí buscar y recolocar las piezas del puzzle, con mimo y mucha paciencia, y hacer que todas encajen a la perfección.  El resultado final de dicho puzzle la dejo para más adelante…. por ahora, todavía ando encajando las piezas ;-)

Bueno, es todo por hoy. No quiero aburriros con tanta metáfora. Que  tengáis una estupenda tarde de miércoles. ¡Sed muy felices, queridos!

Pizza de patatas {Pequeños placeres de primavera}

Las mañanas ya van siendo otra cosa. El sol se cuela por las ventanas de la casa, atravesando las cortinas y dibujando en el tejido formas etéreas y caprichosas. Ya no tengo que tomarme mi primer café en la oscuridad de un tímido amanecer. Ahora me siento junto a la ventana, busco los rayos del sol y me dejo mimar con su calor, aún placentero a comienzos de primavera. Recibir la mañana en el salón, ahora bañado de luz, es la mejor terapia para comenzar bien el día.

Hace un par de semanas inauguramos en casa la temporada de terraza. Hicimos la primera visita al vivero, que no la última, donde compramos algunas plantas y unas cuantas hierbas aromáticas. Volver a hacer algo de vida en el exterior nos llena de entusiasmo, sobre todo después de haber pasado los últimos tres años en Suecia, donde comer fuera en el balcón era todo un acontecimiento. Poder sentarnos fuera a desayunar o a tomar el aperitivo me parece un verdadero lujo del que no pienso renunciar por nada del mundo….aunque algunas veces haya tenido que echarme una manta por encima.

Y para estar en sintonía con la primavera, os traigo una pizza de patatas deliciosa, ideal para esas cenitas de picoteo al aire libre, ahora que comienza el buen tiempo. Vi esta receta en el maravilloso blog de Juana, La Cocina de Babel, y nada más verla, me enamoré de esta pizza di patate alla pugliese. La he hecho muchas veces, siempre igual y con muchísimo éxito. La masa, hecha a base de harina y puré de patatas, queda crujiente y muy sabrosa. Para mí fue todo un descubrimiento y os recomiendo probarla.

La próxima vez tal vez cambie un poco los ingredientes… pero es que me gusta tanto así, que me va a costar un poco, lo reconozco.

Querida Juana, ¡mil gracias por la receta! Gracias a ti, este plato se ha convertido en una de nuestras cenas favoritas, por lo rica que queda y lo fácil y rápida que es de preparar. Ya veis, son todo ventajas ;-)

 

 {Guardar & Imprimir Receta}

 

Después de varios años, volvemos a tener en la terraza un arbusto de camelias. Espero podamos cuidarlo bien y que las flores se sientan a gusto en nuestra casa.

Disfrutad del día y de lo que queda de semana. Rodearos de flores, salid a la calle o al campo y dejaos llevar por la espontaneidad del momento. La primavera es un maravilloso regalo y en lo que a mí respecta, quiero estar muy presente para disfrutarla con mis cinco sentidos y emocionarme con su efímera belleza y sin perder la cabeza, que ya sabemos que la primavera, la sangre altera :))))

Sed muy felices y os mando a todos un cálido y primaveral abrazo.

 

Pequeñas verdades: Juguemos más

“El juego es el elemento más importante en el proceso de descubrir quién eres.

El juego te guiará directamente hacia tus deseos más profundos.”

  Keri Smith, Living Out Loud

                                                                                                                                   

Una tarta de fresas muy sencilla

¡Qué gusto estar en Madrid en esta época del año! Estamos a finales de febrero (exactamente en el último día de mes) y la primavera ya se respira en el ambiente. Los almendros han comenzado a florecer, de momento de forma tímida y casi imperceptible, pero las primeras flores ya están ahí. El otro día, mientras íbamos con H&M al colegio, que se encuentra a unos 10-15 minutos andando, vimos los primeros brotes. Se pusieron locos de contentos, y yo también. Hicimos el resto del camino mirando hacia arriba, descubriendo los pájaros que nos acompañaban en nuestra ruta matutina y buscando más flores y brotes.

En momentos así, siempre me acuerdo de Estocolmo y su invierno interminable. A estas alturas, la estación más gélida del año todavía está en todo su apogeo y aún queda mucha nieve por caer, así que poder contemplar los almendros de mi barrio en el mes de febrero es para mí un verdadero milagro. Un regalo del que no todos son plenamente conscientes.

Por otro lado, las cajas de fresones también han comenzado a aparecer en mercados y fruterías, y aunque todavía no estamos en plena temporada y por ese motivo el sabor de la fruta a menudo deja bastante que desear, me resulta difícil no llevarme a casa una de esas cajas. Por eso, me parece el momento ideal para utilizar las fresas en tartas y postres, como la tarta que os traigo hoy. Es de las recetas más sencillas que he publicado, se hace en  5 minutos, y el resultado, exquisito. Tiene una textura interesante, una superficie crujiente, y en cuanto al sabor, las fresas son las protagonistas.

{Guardar & Imprimir Receta}

receta

A mí me quedó demasiado tostada, por eso sale un poco oscurita. Tenía que haber estado más pendiente y haberla tapado con papel de aluminio, pero no llegué a tiempo…. En cualquier caso, que este detalle no os eche para atrás. A mí me gustó muchísimo y os la recomiendo sin falta.

Es todo por ahora, queridos míos. Espero os haya gustado la receta de hoy.

Es viernes, para mí el mejor día de la semana, y os deseo que tengáis un estupendo finde. A ver si el sol hace acto de presencia y nos regala unos días sin lluvia ni cielos encapotados. Pero si no tenéis tanta suerte y por vuestra tierra llueve, nieva o relampaguea, recordad ser, ante todo, muy felices. A pesar del tiempo y todos los pesares.

Últimamente

Una excursión de domingo a Chinchón y flores de primavera. Muchas flores….

Los fines de semana me gusta levantarme temprano y salir a comprar flores después de desayunar. El sábado pasado volví a casa con la bolsa repleta. Fui incapaz de escoger entre los jacintos, los tulipanes y las delicadas francecillas. Así que cargué con todas ellas, paseo de las delicias cuesta abajo, feliz como una niña con zapatos nuevos….y es que a mí las flores me ponen de muy buen humor.

El domingo fuimos de paseo a Chinchón. Llevábamos varios años sin ir y tenía muchas ganas de volver a disfrutar de su maravillosa plaza. No fuimos muy originales y cumplimos con los rituales de rigor: pasear por sus empinadas calles, tomar el aperitivo en la plaza bajo el sol primaveral y montar en burro, algo que si vas con niños, como nosotros, es difícil de evitar ;-) Antes de volver, le compramos a una señora muy graciosa y espabilada una ristra de ajo que según ella, nos debería durar todo el año…. No sé si es verdad, pero da igual. De momento ahí está la ristra de ajo, colgada en la cocina, aunque con la cantidad de ajo que utilizamos en casa, no sé cuánto va a durar.

tulipanes

Mañana viernes volveré con una deliciosa receta para el fin de semana. Algo con fresas, ya que la primavera está a la vuelta de la esquina… Nos vemos y mientras tanto, sed muy felices!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.293 seguidores

%d personas les gusta esto: